Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agaete Segundo tramo de la carretera desde El Risco

Agaete propone un tramo subterráneo para la nueva conexión con La Aldea

La alternativa de túnel bajo el casco está en el Plan Estratégico del municipio que redacta el Cabildo

Agaete propone un tramo subterráneo para la nueva conexión con La Aldea

Agaete propone un tramo subterráneo para la nueva conexión con La Aldea

Vecinos de Agaete proponen soterrar unos tres kilómetros de la segunda fase de la nueva autovía de La Aldea (proyectada desde El Risco) en su trazado por dentro del casco, para evitar que esta carretera de alta velocidad parta en dos el pueblo, dejando aislada la localidad marinera de Las Nieves. La alternativa, que está también recogida en el Plan Estratégico del municipio, que acaba de redactar el Cabildo de Gran Canaria, sugiere crear espacio de ocio y ajardinados, aparcamientos y una estación de guaguas en la superficie liberada del tramo actual. El colectivo Agaetespacioweb, que ha abierto el debate, afirma que se está a tiempo de incluirlo en el proyecto final de la obra, cuyo inicio está solo pendiente de la firma del Convenio de Carreteras Canarias-Estado, porque no compromete los plazos de ejecución, este tramo está por definir, y su coste es asumible.

La segunda fase de la carretera de La Aldea, entre El Risco y Agaete, está a punto de comenzar. Y, sin embargo, los responsables autonómicos han mantenido en el aire cómo será exactamente su paso por el pueblo. Por este motivo, el municipio ha empezado a moverse, en busca de la opción más sostenible para su futuro.

La propuesta, que fue expuesta durante una charla organizada por el colectivo Agaeteespacioweb con la participación del arquitecto-urbanista, Juan Palop, aparece recogida en el Plan Estratégico Territorial de Agaete, desarrollado a instancias del Cabildo de Gran Canaria, y en el que han colaborado los ciudadanos a través de mesas de trabajo y miembros de la Corporación.

El proyecto que se ha puesto sobre la mesa contempla que la autovía se entierre cuatro metros "por debajo de los flujos domésticos" entre la urbanización Las Candelarias (donde apareció el centenario ingenio azucarero y restos arqueológicos) y la zona baja del instituto de El Turmán (en la rotonda de entrada que delimita la entrada al casco y el camino hacia el Puerto de Las Nieves). Y tendría unos tres kilómetros de longitud.

Enterrar la vía permitiría liberar la zona alta del trazado actual (en el entorno de la piscina y las instalaciones deportivas), que ahora ocupa el asfalto, para crear espacio libres y de ocio y esparcimiento. "Son soluciones testadas y que no son caras", aclara el arquitecto, que habla de crear un corredor ecológico en la superficie.

La idea, según Juan Palop, es evitar la creación de un 'muro' entre el casco y el núcleo costero. Además, permitiría la construcción de una estación de guaguas y aparcamientos, como servicios complementarios.

Uno de los problemas de la futura autovía al aire libre sería que los propios estudiantes tendrían que moverse junto a una vía de tráfico de alta velocidad. Juan Palop recuerda que la carretera de La Aldea tiene una escala insular y hasta regional. Y más ahora que se plantea el puerto como una conexión marítima-terrestre de Canarias, convirtiendo Agaete en un nudo de conexión regional. De ahí que hable del peligro de que el municipio quede atravesado por una infraestructura de grandes dimensiones, que choca también con el turismo ligado a la actividad deportiva, agrícola y pesquera. De forma gráfica, apunta que "hasta para comprar el pan habría que cruzar una autopista". Además, recuerda que si bien todos los municipios de la Isla tienen el tráfico circunvalado, este no es el caso de Agaete, que todavía tiene que delimitarlo y ejecutarlo.

El colectivo Agaetespacioweb, formado por reputados profesionales y antiguos altos cargos políticos del municipio, manifiesta que en mayo un alto cargo de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias reconoció en una charla organizada por ellos que no tenían definido el trazado a su paso por el casco de Agaete. Y que todavía sigue sin hacerse pública, pese a que el inicio de los trabajos será inmediato desde que se firme el Convenio. De ahí que entiendan que la opción que han puesto sobre la mesa todavía sea viable. Juan Palop añade que soterrar la vía es posible todavía si se empeña el Ayuntamiento de Agaete.

"La construcción de la segunda fase de la vía Agaete-La Aldea, concretamente el tramo casco de Agaete-El Risco, afectará directamente a la ordenación de la trama urbana de Agaete, más que el propio accidente geográfico constituido por el barranco principal. Esta infraestructura viaria de carácter insular formará parte del anillo que circundará la isla de Gran Canaria.

Con toda certeza su uso irá en incremento y la afección a los espacios limítrofes también, tanto que puede 'partir en dos' la configuración de la superficie en la que se concentra un mayor número de vecinos, con sus consecuencias para la seguridad del tránsito de personas desde los núcleos urbanos, así como los impactos visuales y sonoros, circunstancias a las que hay que añadir las conexiones con la vía que circunvalará el casco para dar acceso directo al núcleo poblacional del Valle. Considerando que estamos en tiempo para analizar alternativas", manifiesta Agaetespacioweb, que ha decidido abrir un debate social, al entender que la autovía va a marcar el futuro del pueblo.

La asociación añade que este hito, al igual que la ampliación del puerto, puede transformar el modelo de desarrollo de Agaete.

El proyecto del Cabildo recoge también la opción de que la circunvalación al casco para subir a El Valle transcurra por Cruz Chiquita, la zona alta del casco, relegando la opción que se barajaba hasta ahora sobre la base del barranco. De forma paralela el Plan Estratégico plantea recuperar los callejones del casco como atractivo turístico y priorizar las conexiones peatonales para hacer un "municipio ecosocial". La idea es que los vehículos de los turistas aparquen en la zona alta dentro de un bulevar y bajen al casco por esos callejones, para que tengan "otra visión del casco".

Juan Palop habla de que "más que una vía de circunvalación se trata de que sea una vía de paseo", recuperando "la huella de su pasado" y que sean un espacio de encuentro con bancos y lugares tradicionales de conversación vecinal y punto de encuentro.

El debate viario coincide también con el rechazo que ha despertado entre muchos vecinos la ampliación del Puerto de Agaete, que también está a punto de ejecutarse.

Compartir el artículo

stats