Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate sobre el Estado de Gran Canaria

El Cabildo intenta relanzar las obras de Chira-Soria y del tren del Sur con el mandato agotado

Morales anuncia que la central hidroeléctrica se adjudicará antes del verano | Asegura que el ferrocarril es la solución en el corredor viario de la Isla

Antonio Morales y Pedro Justo Brito consultan un teléfono móvil durante en Debate del Estado de la Isla.

Antonio Morales y Pedro Justo Brito consultan un teléfono móvil durante en Debate del Estado de la Isla. Juan Castro

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, rescató ayer los proyectos de Chira-Soria y del tren del Sur para resaltar los logros de su equipo en el Debate sobre el Estado de la Isla, lo que no evitó que la compra de las fincas de Amurga volviera a centrar la atención del Pleno y que los grupos del gobierno y de la oposición se enfrascaran en una guerra de cifras sobre inversiones, empleo o ejecución presupuestaria, con más interés en lanzar sus mensajes electorales que en realizar un balance político del último año.

Morales abrió el último Debate de la Isla de este mandato con el anuncio de que el proyecto de la central hidroeléctrica de Chira-Soria se ha presentado ya en varias administraciones públicas para obtener los permisos correspondientes y confió en que la adjudicación se pueda realizar durante este primer semestre de 2019, es decir, antes del verano.

Después de una década de modificaciones y retrasos, en la que los tres últimos presidentes del Cabildo han fijado numerosas fechas de inicio de las obras y ninguna se ha cumplido, Morales ha querido convertir el proyecto energético en esos embalses en el tema estrella del Debate de Isla y, en su primera intervención de ayer, aseguró que el arranque de las obras está más cerca.

"Debo empezar por la que considero va a modificar nuestras condiciones energéticas, la central hidroeléctrica de Chira-Soria; Red Eléctrica Española nos propuso la transformación de todo el proyecto que estuvo concebido inicialmente para optimizar la gestión convencional del sistema de generación y hemos convenido en transformarla para que se convierta, además, en la gran pila de almacenamiento que permita la penetración de un 70% de las energías renovables que necesita la Isla para alcanzar la soberanía energética", explicó.

Morales sostuvo que "se trata de una obra de ingeniería puntera que va a revolucionar la situación energética de la Isla" y que los beneficios medioambientales y económicos "son evidentes", sin despreciar el atractivo que supondrá para el turismo.

"La inversión pública prevista -precisó- se acerca a los 400 millones de euros y seperamos todos que el proyecto pueda pasar todos los informes medioambientales y adjudicarse en este primer semestre del año, aunque la realidad es que ya se han invertido más de 20 millones de euros en el proyecto".

El anuncio de Morales sobre Chira-Soria fue respondido con reproches por los portavoces de Unidos, José Miguel Bravo de Laguna, y de CC, Fernando Bañolas, quienes aseguraron que el proyecto de la central hidroeléctrica ya estaba terminado desde el anterior mandato y que las modificaciones introducidas por el actual gobierno lo han retrasado otros cuatro años.

"Déjese de cuentos porque la verdad es que hasta ahora no se ha movido ni una piedra", le espetó el consejero nacionalista. También dudaron de que se pueda adjudicar antes del verano si todavía no están aprobados los informes de impacto medioambiental.

En respuesta, el presidente insular admitió que está "enfadado" con Red Eléctrica de España porque la central de Chira-Soria no ha avanzado a la rapidez que se esperaba, pero insistió en que ese salto de agua va a cambiar el modelo energético de la Isla y volvió a rechazar la posible implantación del gas.

Morales también repescó para el Debate de la Isla el proyecto del ferrocarril entre la capital y la zona turística de Maspalomas. Así, resaltó que todos los proyectos constructivos de vías y estaciones se han culminado en los últimos meses y consideró que "el tren va a suponer la respuesta actualizada a los problemas de movilidad en el principal corredor viario de la isla".

El gobierno insular se ha limitado hasta ahora a tener preparados los diseños del recorrido y de las paradas, sufragados por el Ministerio de Fomento con más de 20 millones de euros, en espera de que aparezca la financiación de las obras, valoradas entre 1.000 y 1.300 millones de euros en función de si se incluye una estación en el parque de Santa Catalina.

También estas referencias al ferrocarril fueron criticadas por los grupos de la oposición, pues consideran que la actuación del gobierno de NC y PSOE en estos cuatro años se ha limitado a cambiar de sitio la estación de El Veril para poder construir el parque acuático.

Amurga

Al igual que en los últimos Plenos del Cabildo, la compra de las fincas de Amurga a los familiares de Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias, centró las principales discusiones del primer día del Debate de la Isla y previsiblemente de la jornada de hoy, pues se han presentado dos propuestas de resolución. La primera, Unidos, plantea que por parte del consejo de gobierno del Cabildo se inicie una revisión de oficio del expediente de adquisición.

A juicio del partido de Bravo de Laguna, "la falta de los deslindes de cauces públicos o caminos reales y la falta de abstención de los miembros del consejo de gobierno que tenían que saber la identidad de algunos de los vendedores son causas suficientes para iniciar dicho procedimiento de revisión".

La segunda propuesta de resolución sobre Amurga, de CC, pide crear una comisión de investigación al entender que existen numerosas irregularidades en el expediente. En los numerosos debates de ayer, el presidente y el portavoz de NC, Carmelo Ramírez, defendieron la adquisición de esos terrenos e insistieron en que se trata de una decisión de los técnicos de Medio Ambiente, con todos los informes favorables, mientras que los grupos de la oposición denunciaron que se trata de "un traje a medida" para pagar 4,06 millones de euros a los pripietarios de esas tierras, entre los que se encuentran la esposa y cinco cuñados de Román Rodríguez.

Los portavoces de la oposición trataron sin éxito de conocer qué hará el PSOE cuando la compra de Amurga vuelva al consejo de gobierno. Luego, en declaraciones a los periodistas, el vicepresidente primero del Cabildo y portavoz de los socialistas, Ángel Víctor Torres, negó de forma tajante que exista una división en su partido y pidió respeto a sus decisiones internas, tanto a Morales como a los cuatro partidos de la oposición.

"Si Sebastián Franquis y Luis Ibarra estuvieran en el Pleno votarían lo mismo que yo; pero vuelvo a repetir que el PSOE se reserva el voto si este expediente regresa al consejo de gobierno; y debe regresar con nuevos informes porque entendemos que es una revisión de oficio y se tiene de suplementar con esos nuevos documentos y ahí expresaremos nuestro sentido del voto y lo explicaremos, con la total independencia que tiene el PSOE en ese consejo de gobierno", recalcó Torres.

El resto del Debate de la Isla fue un toma y daca entre los representantes de NC, PSOE y los dos no adscritos, María Nebot y Miguel Ángel Rodríguez, por un lado, y los portavoces del PP, Unidos, Podemos y CC, sobre los logros y los fracasos de este mandato, con una avalancha de cifras sobre las que tampoco se pusieron de acuerdo.

Presupuestos

Así, Morales afirmó que mejora de los ingresos ha permitido aumentar los presupuestos y pasar de los 592 millones de euros de 2015 a los 913 millones actuales, un 54,16% más. "Y hemos hecho posible para este mandato de 2015-2019 una inversión de 900 millones de euros. En el anterior la inversión total fue de 518 millones. Y con más presupuesto, hemos ejecutado más y gastado más", apuntó.

A juicio del presidente, "estamos pues ante una inversión histórica en el Cabildo, que produce empleo directo, pero sobre todo activa a las pequeñas y medianas empresas; y este horizonte se reforzará en los próximos seis años con nuevas inversiones tanto en los presupuestos ordinarios, como en el Plan de Desarrollo Canarias y en el ambicioso Plan Sociosanitario que hemos diseñado de 95 millones de euros".

Carlos Ester, portavoz del PP , consideró que este mandato se puede resumir en tres puntos: "son cuatro años perdidos; el gobierno insular ha ido contra las personas; y ha sido un periodo de retrocesos y de mentiras, atacando directamente a los grancanarios y sobre todo a los más débiles".

Bravo de Laguna, de Unidos, acusó a Morales de incumplir los compromisos de su programa y de convertir el Cabildo en una entidad menos democrática. "De esto último hay pruebas inequívocas, desde la falta de transparencia, el desprecio a la oposición y sus ataques a algún sector de la prensa que no le hacen la ola. Sí, tal vez ha intentado cambiar la Isla, cambiar el modelo, pero a peor".

Miguel Montero, portavoz de Podemos, aseguró que el gobierno insular solo ha cumplido el 40% del programa que se pactó con su partido en 2015 y consideró que en las elecciones del 26 de mayo hay una alternativa progresista encabezada por su grupo. "No hay que resignarse a que Morales intente estar aquí otros 28 años", ironizó.

Compartir el artículo

stats