Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sur combate los mosquitos y estudia si la Charca tiene especies invasoras

El tratamiento incluye una bacteria que ataca a las larvas a través del sistema digestivo

Los operarios combaten los mosquitos en el perímetro de la Charca de Maspalomas, ayer.

Los operarios combaten los mosquitos en el perímetro de la Charca de Maspalomas, ayer.

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha iniciado los trabajos para combatir la plaga de mosquitos de marisma que desde hace meses invade el entorno de la Charca de Maspalomas y ocasiona importantes picaduras a residentes y turistas. El Consistorio sureño está aplicando un tratamiento ecológico, necesario para preservar la biodiversidad de flora y fauna de este espacio protegido, a partir de la materia activa Bacillus thuringiensis, una bacteria que ataca a las larvas a través de su sistema digestivo. La actuación se está implementando en la charca y el entorno del Parque Tony Gallardo.

Los operarios de la empresa contratada para realizar este servicio, bajo la supervisión de un técnico municipal y los agentes de Medio Ambiente, han aplicado este tratamiento ecológico, tal y como establecen las directrices impuestas por el Cabildo de Gran Canaria en el perímetro exterior de la charca ya que es el lugar donde los mosquitos suelen poner sus larvas. Esta larva se nutre de la bacteria, que ataca a través del sistema digestivo, pero no afecta ni a los peces ni a los pájaros que anidan en este entorno paisajístico.

En esta actuación, realizada por técnicos especialistas en biocidad y fitosanitarios, se han empleado 400 litros de solución de materia activa. Este tratamiento consta de dos etapas: la primera se ha realizado durante este pasado jueves y ayer viernes, y la segunda se realizará a finales de la semana que viene con el objetivo de romper el ciclo biológico de las larvas y los mosquitos.

En este escenario, el Ayuntamiento ha dispuesto además un sistema de trampas de monitoreo para capturar e identificar los mosquitos con la finalidad de estudiar las especies, conocerlas y detectar si hubiesen nuevas especies invasoras en este espacio protegido de la Reserva Natural Especial de las dunas de Maspalomas. Este sistema consiste en pegatinas adhesivas que mantienen a los insectos vivos hasta su estudio. Estas láminas no contienen ni venenos ni elementos tóxicos.

Decenas de personas han sufrido en los últimos meses picaduras de estos mosquitos que ha conllevado incluso que se hayan visto obligados a visitar centros hospitalarios. El Ayuntamiento asume esta actuación tras firmar un convenio con el Cabildo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats