La nieve prometida no llegó. La borrasca atlántica 'Filomena' dejó la cumbre grancanaria cubierta de hielo y los accesos han sido cortados por el servicio de carreteras del Cabildo. La fina capa de hielo puede ser una pesadilla para los conductores que circulen por las carreteras afectadas.

Se esperaba que 'Filomena' cubriera de blanco la cumbre, pero durante la noche no llegó a nevar. El hielo fue su sustituto y tiñó varias zonas afectadas por el incendio de hace dos años.

Ya durante la noche tuvieron que ser desalojadas varias personas que esperaban la ansiada nevada en el Pico de las Nieves, desatendiendo todas las recomendaciones de no subir.

Se espera que las carreteras cortadas sean reabiertas cuando el hielo desaparezca del firme, aunque el propio Cabildo sigue recomendando no subir a la cumbre por las precipitaciones y los vientos que han provocado varios desprendimientos durante los últimos días.