Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia de España vista por un canario

Daniel Santana protagoniza el filme ‘Príapo’ sobre las luces y sombras del pasado nacional

Daniel Santana.

Daniel Santana.

Un repaso a la Historia de España desde el hombre primitivo hasta la actualidad antes del Covid, con sus luces y sombras. En eso consiste Príapo, una producción audiovisual canaria protagonizada por el actor, nacido en Vecindario, Daniel Santana Lantigua, que se revela como una de las más originales y ambiciosas realizadas en las Islas desde hace tiempo.

Con una duración de unos 160 minutos, Príapo se escapa además a cualquier definición ya que, dirigida por Tomás Pérez Torrella, la obra transcurre por varios géneros cinematográficos que van del cine al falso documental, pasando por las series históricas. Hasta el momento el trabajo se ha estado moviendo por festivales independientes de América y Europa y está pendiente hacer en breve una proyección, a modo de presentación oficial, en una sala en Gran Canaria o Madrid.

Sea como fuere, el filme ya llama la atención desde el mismo título que tiene. “El nombre alude al dios de la fertilidad en la mitología griega”, señala el propio Daniel Santana que, además de único protagonista, es también el productor ejecutivo del proyecto. “La función de este dios en sí era la de garantizar una abundante cosecha y cuya invocación servía para alejar el mal de ojo. Era una forma de definir España y transmitir esperanza, una mirada hacia el futuro de no rendirse”.

La obra es el resultado de cinco años intensos de rodajes intensos, desde 2014 a 2019, y en ellas se refleja “la esencia de un pueblo como el español tan heterogéneo”, por lo que la obra recorre toda la geografía nacional con todos sus cambios políticos, desde comienzos de su historia hasta la actualidad.

“Aunque pudiera definirse como un documental, en él se entrega a la historia de España sin esnobismos, reflejando la historia de un país con una crisis continua, que ha pasado por muchos acontecimientos, y en él se cuentan todas esas vidas, hechos o momentos, desde el primer instante en que el ser humano tiene consciencia hasta el momento actual, pasando por cada momento importante de la historia de España, pasando para ellos del documental a la ficción y de la fantasía a la realidad más pura, jugamos con todos esos recursos”. La película se divide en siete partes que podrían ser vistas separadamente, pero el conjunto de todo transmite coherencia y un trabajo redondo que en ningún momento pierde el interés del espectador.

Una de las primeras escenas en las dunas de Maspaloma.

Pero un argumento tan complejo requiere, por supuesto, de un guión milimétricamente estudiado para no ofrecer una obra que parezca pretenciosa. “La película está tratada desde un personaje que representa al ser humano presente en cada época, y a medida que avanza por la Historia se va preparando para ir superando todos los trabajos que se les va encomendando, desde la búsqueda del fuego hasta la partida hacia las Indias, pasando por un banquero en la crisis de 2008, hasta la actualidad antes del Covid”.

Santana insiste en el carácter independiente de la película que les ha permitido “poder realizarla con nuestras ideas, algo que además nos facilitó poder rodar en muchísimos sitios, y al ser un equipo de cinco personas, nos dio la posibilidad de desplazarnos por todo el territorio español sin muchas dificultades, y por este motivo en la película se pueden ver todas las comunidades claramente, que además incluye imágenes de cinco de las ocho islas”, añade. Así recorremos “desde las mezquita de Córdoba a las médulas en Ponferrada, o el Palau de Barcelona”.

Los paisajes y los vestuarios, con más de 200 cambios, han sido muy importantes para dar más credibilidad a las imágenes ya que son los soportes que permiten introducir al actor en cada espacio geográfico en el que se produjo algún acontecimiento histórico de relevancia”. Pero es que en cada lugar el personaje y la trama cambian radicalmente, por lo que ha sido necesario un equipo totalmente distinto en cada una de estas localizaciones.

Partiendo de la base de que la producción es totalmente privada, puesta por el propio director con una financiación que rondó los 50.000 euros, este aspecto resulta ser un punto en contra porque ha hecho que el trabajo se dilate en el tiempo. “De este modo podemos tener todo el control “, señala Santana. “Es algo que, durante el rodaje puede ser un problema, pero que al final se agradece”, detalla.

Ante un trabajo cinematográfico tan especial, las referencias parecidas conocidas para situar al espectador pueden ser complicadas de percibir. Sin embargo, el actor grancanario cita desde series como El ministerio del tiempo, que van pasando por distintas tramas de la historia de España, a un documental de La 2, pasando por un trabajo de Iciar Bollaín o algún filme histórico que refleje cómo se conquistó América.

Aunque está pendiente su estreno en España, este trabajo ha cosechado una serie de éxitos desde el pasado 2020 ya que empezó ganando el Festival de Cine de Polonia, y tuvo un feliz peregrinar por distintos países de Sudamérica, aunque todo se tuvo que parar con el maldito el coronavirus, lo que no impidió que haya sido la elegida para representar a España en Los Ángeles dentro del festival ​The 2020 Film and Video Poetry Symposium. “Nos llamaron en agosto de este festival con el fin de proyectarla en septiembre. Pero en diciembre la pandemia tuvo los picos más altos en Los Ángeles y no se pudo abrir a mucho público, pero sobre todo lo vieron gestores culturales, productores, etc., y la crítica fue muy buena y la idea del director es hacer otra presentación a mitad de este año en verano.” La idea del festival era realizar un tríptico de la Historia de España en el que Príapo iba a ser la obra principal junto a una pieza que hablaba sobre una familia que huyó de la dictadura y otra como tributo a la poesía escrita también durante la dictadura.

Santana quiere agradecer a Canarias Crea, al Gobierno de Canarias y al festival californiano, en especial a Jesse Russell Brooks, por todo el esfuerzo realizado para intentar viajar y representar en persona la obra. Lantigua y Pérez Torrella se conocieron en Barcelona durante sus estudios de dirección cinematográfica. Posteriormente, Lantigua continuó su formación como actor en Madrid, donde inició rápidamente su carrera profesional en teatro y cine. De vuelta a Gran Canaria, participó en el elenco del Don Juan Tenorio representado en Vegueta y dirigido por José Luis Massó.

Lo más complicado de Príapo fue “aguantar de forma titánica todos esos años mientras aparecían otros proyectos”, asegura. Y problemas de logística. “Recuerdo el comienzo de la película, que es en el mar de Cantabria, que mientras rodábamos en el agua, el cámara y yo vemos de pronto que nos estaba chupando hasta dentro y nos costó mucho trabajo salir y nos vimos cerca de un acantilado. Tardamos como 40 minutos en salir”.

En otras escena, “era el desierto de Los Monegros, no nos enteramos muy bien de que el ejército estaba haciendo prácticas y nos dieron el alto y tuvimos que salir de ahí escoltados”.

Santana Lantigua subraya que “me gustaría que ahora la presentación fuera aquí ya que soy de esta isla y estoy de vuelta tras tanto tiempo en Madrid”.

Compartir el artículo

stats