La búsqueda de indicios sobre el paradero de Juana Ramos, desaparecida el 20 de agosto de 2016 en Las Palmas de Gran Canaria, se han reanudado este lunes en una finca del municipio de Arucas ya rastreada perteneciente a un amigo del principal sospechoso, la expareja de la mujer.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), en concreto, un batallón de zapadores del Ejército de Tierra ha retomado las labores de prospección en la finca en busca de pistas del caso.

Por su parte, a finales del pasado mes de abril, ya se procedió a realizar trabajos de rastreo en una finca ubicada en el paraje conocido como camino Hoya Olivares, entre el barranco del Pino y el de Lezcano.

Mientras, el pasado mes de febrero diferentes unidades de la Policía Nacional, apoyados en esa ocasión por efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), llevaron a cabo un dispositivo de búsqueda de pistas sobre Juana durante cuatro días en zonas de barrancos de Arucas y Moya.

Actualmente al frente del caso de Juana Ramos se encuentra la magistrada del Juzgado de Violencia de Género Número 2, María Auxiliadora Pérez, y durante el tiempo de esta investigación, que está bajo secreto de sumario, el principal sospechoso sigue siendo la expareja de Juana, que en un principio estuvo en prisión provisional y actualmente pesan sobre el mismo medidas cautelares, tales como tener que presentarse dos veces en los juzgados o no poder salir de la isla sin ponerlo en conocimiento de la autoridad judicial.

Archivo: Búsqueda de Juana Ramos en el barranco Lezcano (Arucas)