Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Brígida

La mejora de dos miradores espera por el adjudicatario dos años después

Ando Sataute y PSOE advierten que se puede perder la partida de 101. 722 euros | Urbanismo justifica que JHL Expendedores ha cambiado el proyecto

Miradores de Santa Brígida Andrés Cruz

Los miradores de la Cruz de la Concepción y de las Tres Piedras, ambos en La Atalaya, siguen en el olvido. Hace dos años que el Ayuntamiento de Santa Brígida adjudicó la renovación de estos espacios de interés turístico por un importe de 101.722 euros, pero la empresa de Tenerife que se hizo con el concurso público no ha iniciado los trabajos de mejora en todo este tiempo.

En los dos miradores, que se encuentran muy cerca uno del otro, los trabajos consisten en colocar unas plataformas para que resulte más cómodo contemplar la vistas desde esta parte alta de Santa Brígida, y mejorar los accesos para las personas con escasa movilidad. En el de la Cruz de la Concepción en su día se colocaron baldosas y unas vallas, y en de la Tres Piedras el suelo es de callaos y tiene bancos, pero no cuentan con mantenimiento.

Desde la oposición, PSOE y Ando Sataute, partido que precisamente cuando aún gobernaba en mayo de 2019 adjudicó esta actuación a JHL Expendedores S.L, denuncian la falta de gestión del departamento de Urbanismo porque si la empresa ha incumplido con los plazos habría que darlo al otro licitador ya que se corre el riesgo de perder la partida que recibió el Ayuntamiento para esta actuación del Fondo para el Desarrollo de Canarias (Fdcan).

La explicación que da el edil de Urbanismo, Martín Sosa, es que la obra está pendiente de unos trámites del departamento de Contratación porque la empresa adjudicataria quiere hacer un modificado del proyecto y no se ajusta a lo que en su día se acordó, por lo que se está valorando la viabilidad o no de la actuación.

La renovación de los dos miradores se adjudicó por 101.722 euros porque era la cifra más baja de las dos que se ofertaron, y fue el criterio que siguió el anterior grupo de gobierno para adjudicarlo, porque suponía una rebaja de 24.800 menos sobre el presupuesto. El plazo para llevar a cabo esta actuación es de dos meses.

El proyecto de rehabilitación del mirador de la Cruz de la Concepción partía con un importe base de licitación de 58.878 euros, y se adjudica por 47.281 euros, con lo que se logra una rebaja de unos 11.600 euros. En el caso del proyecto del mirador de Las Tres Piedras, el importe de salida fue de 67.694 euros y se elige la oferta de 54.441 euros de la misma empresa que supone unos 13.200 euros por debajo del presupuesto.

22

Miradores de Tres Piedras y La Concepción, en Santa Brígida. Andrés Cruz

La concejala de Ando Sataute, NIna Fernández, señala que al ver que no se contrataba la obra ya en septiembre y en octubre de 2019 desde su grupo, ahora en la oposición, preguntan en el Pleno al nuevo gobierno, liderado por Miguel Jorge Blanco, qué era lo que ocurría con la adjudicación de la reforma de los dos miradores, y la explicación que le dan es que «no había dinero para acometer el plan de seguridad de la obra.

Al ver que no se iniciaban los trabajos esta formación política vuelve a lanzar la misma pregunta en 2020, en pleno confinamiento, y ahora en 2021, pero las explicaciones siguen sin convencerles. “Dos años para buscar dinero para el plan de seguridad, y ahora dicen que hay cambios en el proyecto cuando saben que se puede perder la subvención”, advierte la concejala de Ando Sataute.

Subraya además, que se trata de un proyecto de interés turístico porque se puede llegar desde la Atalaya y el Gamonal y ambos están conectados con lo que esto supone de atractivo para las visitas que se organizan al Centro Locero, que también sigue pendiente de unas obras de mejora.

Para Carlos Carrión, secretario general del PSOE en Santa Brígida el hecho de que no se hayan iniciado las obras responde a la «negligencia» del Ayuntamiento porque no gestionan y sólo se preocupan de dos obras: el mamotreto y la rotonda que mejora el acceso al casco urbano «para poder colocarse luego esas dos medallas de cara a las próximas elecciones».

El dirigente socialista añade que esta falta de gestión del grupo de gobierno es la que ha hecho que tampoco esté concluida la obra del Centro Locero de La Atalaya o que no se lleven a cabo actuaciones en los barrios o que incluso hayan rechazado la puesta en marcha de un plan de reactivación turístico.

Compartir el artículo

stats