Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

El acceso de coches a Tauro se limitará a residentes, proveedores y urgencias

Los vecinos muestran su alegría por la inminente apertura de la playa después de cinco años años cerrada

55

Playa de Tauro Juan Carlos Castro

El acceso de coches a la playa de Tauro, en el municipio de Mogán, una vez que la cala se reabra al público de forma oficial, se limitará a los residentes, las empresas proveedoras de mercancías a los dos negocios que operan en la zona y a los vehículos de emergencias. Así lo confirmó ayer el concejal de Urbanismo y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Mogán, Mencey Navarro, quien ha explicado que los particulares que visiten esta playa tendrán que buscar otras opciones para estacionar sus vehículos, como ocurre en los accesos a otras playas del municipio, ya que el Consistorio no puede habilitar un aparcamiento porque no cuenta con parcelas de suelo municipal en esta zona. Hace nueve días que la Demarcación de Costas de Las Palmas y la empresa que tenía la concesión de la gestión de la playa, Anfi Tauro S. A., firmaron la reversión de la cala a manos públicas y desde entonces el Ayuntamiento y los vecinos mantienen conversaciones para dar salida a la reivindicaciones de los residentes, que reclaman que después de quitarse el vallado que impide el acceso a la playa también se elimine la escollera que se instaló justo a las puertas de sus casas, así como que se habilite una carretera que tenga salida y entrada por distintos extremos. Mientras se resuelven todas sus demandas, los vecinos muestran su alegría por poder volver a bañarse en esta playa después de cinco años y ya entran al arenal, antes incluso de la retirada oficial del vallado. "Ya era hora", exclaman.

Diego Montero y Mara Peraza, vecinos de Tauro, ayer por la mañana en la playa. Juan Castro

Según las estimaciones del Ayuntamiento, la valla debería quitarse a lo largo de esta semana y esta actuación debería correr a cargo de Anfi Tauro, aunque la tarea la asumirá el Consistorio de forma subsidiaria si la empresa no lo hace. Mientras ese momento llega, ayer y anteayer una cuadrilla de operarios de limpieza de la Corporación moganera acudió hasta esta playa para limpiar los restos de basura que pudiera haber en el arenal y dejar así la cala apta para el baño. Paralelamente, en los próximos días el Ayuntamiento instalará la señalización con las prohibiciones establecidas en el uso de la playa, así como la balización de ambos extremos con boyas para garantizar la seguridad de los usuarios, ya que por un lado existe el peligro por el movimiento de rocas y por otro esta la tubería de una desaladora que vierte salmuera al mar.

Los usuarios tendrán que ingeniárselas para aparcar ya que el Ayuntamiento no tiene parcelas

decoration

En Tauro permanece aún gran parte del vallado a la espera de que se retire, pero algunos vecinos ya no han aguantado más la espera y, sabiendo que la playa ha vuelto a manos públicas, abrieron ellos mismos algunos tramos, lo que ha permitido que a la cala accedan también otros residentes canarios y turistas internacionales. Durante la jornada de ayer visitaron la playa decenas de personas, pero lejos de la masificación que se registró el pasado fin de semana, el primero con la playa en manos públicos y sin vigilantes desde que se firmó la reversión.

No eran aún las 11.00 horas de la mañana y Diego Montero y Mara Peraza, vecinos de Tauro desde hace más de 40 años, ya había plantado su hamaca en primera línea de playa. Vive a apenas 10 metros del arenal y era el segundo día que iba, ya que también lo hizo el martes, y los rayos de sol que ha cogido allí tumbada casi le han sabido a gloria después de cinco años sin poder hacerlo. "Llevo cinco años casi en depresión, porque yo me sentaba en primera línea en mi terraza y desayunaba mirando al mar, pero luego pusieron un muro de piedra y cerraron una playa que es patrimonio público", relató, "me sentía frustrada, enfadada, porque no era justo". Hasta ahora solo entraba a bañarse y se iba a casa, no disfrutaba de la playa. "No quería buscar la ruina a los vigilantes, soy consciente de que hacían su trabajo", añade.

Herminio Acosta, presidente de la asociación de vecinos, y Paco Ojeda, propietario del bar Pío Pío, ayer. Juan Castro

Por su parte, Herminio Acosta, presidente de la Asociación de Vecinos de Playa de Tauro, ha recibido la noticia "con ilusión", después de años de lucha y reivindicaciones. "Estoy tan contento que ayer brindé y mañana [por hoy] voy a pescar si Dios quiere". Y es que, dijo, no ha podido salir a pescar con su bote en los últimos cinco años como había hecho toda la vida. Para Acosta es prioritario habilitar la carretera, eliminar la valla y las rocas y, además, reducir el nivel de arena al nivel de la carretera para que, en caso de lluvias y de que el agua corra por el barranco, ésta no quede acumulada en la zona de viviendas y provoque así una desgracia.

Una cuadrilla del Consistorio ha pasado durante dos días para limpiar la basura de la playa

decoration

La inminente reapertura beneficia también a los negocios. "Ya se ve más vida en la playa y eso nos llena de alegría", señaló Paco Ojeda, propietario del bar Pío Pío. "Esto nos va a beneficiar, ya se nota más movimiento de gente y eso es bueno después de tanto tiempo sin apenas clientes", dijo. Y es que según sus cálculos el cierre de la playa le provocó caídas de ingresos de hasta 30.000 euros cada mes, lo que conllevó el despido de tres empleados. "Esto es una alegría", suspira. El otro negocio se encuentro cerrado por obras.

Aimedeyacoan Santana es uno de los vecinos que ha quitardo parte de la valla y ha colocado contenedores para que la gente eche la basura. "Esto es un alivio y un desahogo para todos los que queremos disfrutar de nuestra playa", afirmó, ya que durante este tiempo, como hicieron muchas personas, tuvo que irse a Playa del Cura para poder bañarse y tomar el sol.

Pero no todos los vecinos están de acuerdo. Ayose Trujillo considera "precipitado" reabrir la playa sin que esté completamente habilitada. "Sin aparcamientos, con la valla y la escollera, esto es una encerrona y no está habilitada para que venga la gente en masa, deberíamos espera", dijo, "no me parece correcto que la gente se meta ya".

Yurena Déniz y su hijo Aduén, vecinos de Tamaraceite, ayer en la playa. Juan Castro

Y en Tauro no solo se bañan ya los residentes, también las personas llegadas desde otras zonas de la isla, como Yurena Déniz y su hijo Aduén, desde Tamaraceite. "un amigo me dijo que la playa reabría y yo no pude esperar al fin de semana", contó ayer, el primer día que venía después de mucho tiempo, aunque reconoció que alguna vez visitó la playa "porque había gente que entraba y yo también me animé". Mientras esperaba, optó por Playa del Cura y las piscinas naturales del norte, como apuntó su hijo, de siete años.

55

Playa de Tauro Juan Carlos Castro

Compartir el artículo

stats