20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabildo

Debate sobre el Estado de la Isla: Rechazo unánime a la pretensión de Marruecos sobre las aguas canarias

Todos los grupos del Cabildo ven «inadmisible» el expansionismo de Rabat | El Pleno reclama el apoyo al referéndum del Sahara

Conchi Monzón, en primer término, y Ángeles Batista. | | DAVID DELFOUR

Conchi Monzón, en primer término, y Ángeles Batista. | | DAVID DELFOUR Jesús Montesdeoca

Las tensas relaciones entre España y Marruecos tras los incidentes de Ceuta, que el Gobierno central intenta encauzar con los cambios en el Ministerio de Asuntos Exteriores, no han sido impedimento para que el Cabildo de Gran Canaria aprobará ayer dos propuestas de resolución contra las pretensiones marroquíes sobre las aguas canarias y la ocupación del Sáhara Occidental, con duras críticas a las autoridades de Rabat por parte de los grupos del pacto tripartito y hasta de Ciudadanos.

De hecho, la iniciativa de NC para rechazar la intención de Marruecos de ampliar sus aguas territoriales hacia Canarias y la antigua colonia española salió adelante por unanimidad, mientras que la referida a la descolonización del Sahara y de Palestina tuvo el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos.

La primera propuesta aprobada insta a dirigirse al Gobierno de España y a la Presidencia de la Comisión Europea «a fin de que realice, de forma inmediata, las gestiones oportunas para que las aguas del Archipiélago canario figuren como aguas canarias y no marroquíes, como se pretende por parte del Gobierno marroquí que figuren en la actualidad, denunciando esta injerencia por parte de Marruecos en su afán expansionista hacia el sur de territorio».

El portavoz de NC, Carmelo Ramírez, expuso que «Marruecos ha oficializado en sus leyes internas su intención de apropiarse de las aguas canarias y explotar los recursos que se esconden en su subsuelo, sin importarle las repercusiones de derecho internacional». Ramírez detalló que los dos textos legislativos marroquíes, aprobados en el Parlamento de Rabat en enero de 2020, amplían 200 millas su zona económica exclusiva y la plataforma continental la extiende a 350 millas, lo que supone asignarse, además de las aguas canarias, las aguas del Sahara Occidental.

El texto, aprobado con el voto de todos los consejeros del Cabildo, señala que «es inadmisible y no tiene justificación alguna que la denominación de las aguas de un país figure con la denominación de un país tercero, por las consecuencias jurídicas y de defensa del interés general que ello conlleva».

La segunda resolución contra Marruecos insta a dirigirse al Gobierno de España, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a la Presidencia de la Comisión Europea para que «apoye sin titubeos las justas causas de los pueblos en situación de conflicto, y de manera especial se insta el apoyo de la celebración del referéndum de independencia para el pueblo saharaui, al igual que el respeto de los Derechos Humanos en los territorios ocupados, la libertad de los presos saharauis defensores de los Derechos Humanos, el cumplimiento de las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE y el cese del expolio de las riquezas del Sahara Occidental».

La propuesta también reclama a España y a esos organismos internacionales «la implicación en la justa resolución de la cuestión palestina, esto es, el fin de la ocupación militar israelí de los territorios palestinos, así como el cese inmediato de la agresión en la franja de Gaza y la oposición a la apertura de embajadas en Jerusalén». La portavoz de UxGC-CC, Ángeles Batista, propuso incluir una mención a los pueblos de Venezuela y Cuba, pero no se aceptó por tratarse de problemas internos, no casos de descolonización.

Compartir el artículo

stats