Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana .

Tejeda reconoce a Tunte su impulso económico en el pregón de Santiago

El discurso ensalza las relaciones históricas, familiares y comerciales a lo largo de los años

María Eugenia Suárez, de pie, primera a la izquierda, anoche. | | A.S.B.T.

María Eugenia Suárez, de pie, primera a la izquierda, anoche. | | A.S.B.T.

La segunda teniente de alcalde de Tejeda, María Eugenia Suárez, reconoció a San Bartolomé de Tirajana su «contribución económica y la sinergia de riquezas que ha generado en la isla» durante la lectura del pregón que anoche inició los actos por las fiestas de Santiago en Tunte, marcadas por el Año Santo Jacobeo. «A pesar de los momentos que vivimos, esa realidad es innegable aunque ahora se vuelva a mirar a la tierra y se repiense en ese oficio de agricultor y ganadero que hemos ido abandonando en aras de buscar un futuro mejor», añadió. Suárez pronunció el texto en nombre del alcalde, Francisco Perera, pregonero de las fiestas este año, al encontrarse fuera de la isla. Tampoco pudo asistir al estar de vacaciones la alcaldesa de San bartolomé de Tirajana Conchi Narváez.

La concejala de Tejeda brindó un recorrido histórico a través de los vínculos que unen a Tejeda y Tunte, desde la relaciones familiares y los lazos de amistad hasta la actividad económica, así como el fervor regilioso. La unión de ambos núcleos se remonta hasta hace al menos cinco siglos, como así atestiguan los fondos parroquiales de Tunte, donde hay registros desde 1597 de bautismos, matrimonios y defunciones de vecinos de Tejeda. «Estas celebraciones se deben a que iglesia obtiene el rango de parroquia muy pronto ya en 1534 tiene cura propio, mientras Tejeda permanece como ermita hasta 1677», dijo.

Los vínculos entre pueblos eran posibles gracias al camino de La Plata, un sendero que conecta Tunte con Tejeda que antaño vertebraba la vida social, económica y religiosa y que hoy revive porque por allí pasa el camino de Santiago que conecta el sur con Gáldar. «Ese polvoriento camino ha sido testigo de trueques, de comercios, pasos fúnebres, reencuentros y sobre todo, como halo de luz del paso de romeros que cada año acudían y acuden hasta aquí para festejar las fiestas en honor a Santiago», relató la edil.

Suárez destacó episodios de fraternidad entre ambos pueblos, como la ayuda que Tunte brindó a Tejeda en 1816 «a pesar de las penurias que pasaba» para rehabilitar la parroquia de Nuestra Señora del Socorro. Los vecinos llevaron varias cargas de cal por el camino de La Plata.

La concejala resaltó también el trabajo que ambos municipios realizan con el barrio de Ayacata como «hijo en común», lugar estratégico para los tejedenses que peregrinaban a Tunte para pagar sus promesas, y destacó cómo en los 80 San Bartolomé de Tirajana, con Francisco Araña del Toro como alcalde, colaboró con Tejeda para llevar el agua a los barrios del sur del municipio. «Paradojas de la vida, hoy Tejeda es quien suministra el agua a Ayacata». Suárez recordó a muchos vecinos «con el corazón compartido» y que fortalecieron los lazos entre pueblos como Camilo Álvarez, destacado impulsor del sector de la almendra, Juan Santana Castellano, quien fuera durante 40 años policía local, o Manuel Zenón Araña Yánez, médico que durante años prestó sus servicios en ambas poblaciones y que ejerció como concejal en la villa a finales de los años 70. También recordó al tejedense Miguel Suárez, párroco de la parroquia de San Bartolomé desde 1944 hasta 1954 y al periodista Francisco Guerra Navarro, Pancho Guerra, al que calificó como «hombre de gran talla». La edil también tuvo palabras para el desaparecido cronista de San Bartolomé de Tirajana, Carmelo Pérez.

Compartir el artículo

stats