Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Brígida

Los padres del centro Juan del Río Ayala denuncian su mal estado

El AMPA asegura que hay ratas en el sótano y que sólo se dispone de una parte por su insalubridad | Se quejan de que el depósito de gas siga a la entrada

Estado en el que se encuentra uno de los muros del colegio Juan del Río Ayala, en Santa Brígida. | | LP/DLP

Estado en el que se encuentra uno de los muros del colegio Juan del Río Ayala, en Santa Brígida. | | LP/DLP

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Colegio de Educación Infantil y Primaria Juan del Río Ayala denuncian el estado de deterioro de este centro educativo que se localiza en la misma entrada al casco de Santa Brígida, y señalan que, pese a las quejas presentadas, hasta ahora lo único que han hecho desde el Ayuntamiento o la Consejería de Educación son «parcheos». «Hasta las ratas se pasean por el sótano, que presenta un estado insalubre», señala la secretaria del Ampa, Namibia Rodríguez.

La representante de las madres y padres del alumnado explica que ya no saben a quien acudir porque la situación no es nueva, y hasta ahora lo que se ha hecho es «parchear», porque se arregla un ladrillo y al poco tiempo se levanta otro, y por otro lado, hay que cerrar unos baños, o clausurar la sala de usos múltiples porque se empieza a desprender la pintura.

Asegura incluso, que en alguna ocasión, la directiva de este centro público ha llegado a comprar pintura y algún material de su dinero para intentar remediar algún que otro desperfecto, a fin de que estos problemas del inmueble afecten lo menos posible al desarrollo de la vida escolar de los alumnos.

Del sótano apunta que sólo está habilitado un 15%, que es lo que ocupan unos baños y un espacio para guardar las pelotas y los materiales deportivos que se utilizan en las canchas para las clases de Educación Física, pues el resto está totalmente «insalubre» y presenta un «estado de abandono».

Namibia Rodríguez cuenta que aunque el colegio presenta una entrada arbolada con pinos, en ese acceso se encuentran los depósitos del gas y desde hace tiempo que les comentaron desde el Ayuntamiento que había que trasladarlos a los techos de la cocina, pero finalmente no se ha hecho nada, y siguen en el mismo sitio como si nada.

Incluso se pregunta cómo es posible que este centro que se hizo casi que a la vez que otro de San Mateo presente este estado de abandono, y a la vez, responde que «probablemente es porque en éste no se han ido llevando a cabo las reformas necesarias».

También comenta la representante del AMPA como hace unos dos años en la sala de usos múltiples, que se utiliza para clases de música, la Consejeria se hizo cargo de las obras de reforma, y se colocó hasta un falso techo porque el anterior se caía a trozos, pero ya este espacio se ha vuelto otra vez a cerrar debido a que se han empezado a caer trozos de yeso y pintura. Y lo mismo, subraya que ocurre con los muros o con los ladrillos, que apenas el Ayuntamiento manda a un operario a hacer un «remiendo» y enseguida hay otro espacio en el que aparecen desperfectos.

Insiste en que cada una de estas cuestiones se las han trasladado por carta a la dirección del centro, y parece que hasta ahora lo único que saben es que por parte del Ayuntamiento les han señalado que en octubre se van a intentar resolver algunos de estos problemas, cuestión que el AMPA considera que es un «sin sentido» porque lo normal es hacer las obras ahora que los alumnos están de vacaciones y no cuando justo empieza el nuevo curso escolar.

Echan en falta las madres y padres del alumnado de infantil y primaria de este centro de Santa Brígida una zona techada para que cuando se organizan celebraciones como la de Navidad, carnavales, o el Día de Canarias ellos poder verlas, porque si llueve se celebra en el interior y los familiares se quedan sin poder asistir. «El pasado invierno no pudimos estar ni en los actos de Navidad ni en los de Carnaval», asegura Namibia Rodríguez. Además, insiste en que si se habilitara este espacio no sólo se resolverían los contratiempos por las lluvias sino que ahoracon las normas sanitarias impuestas ante la situación de la pandemia se dispondría de un espacio al aire libre en el que los alumnos harían las representaciones y los padres podrían asistir. Remarca que todo lo que denuncian no es más que el resultado de la desidia por parte del Ayuntamiento y del poco interés porque los alumnos de este centro educativo, que está ubicado a escasos metros de las Casas Consistoriales, y justo al otro lado del llamado mamotreto, dispongan de unas instalaciones dignas en las que formarse.

Compartir el artículo

stats