Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sector Primario

Las bodegas de la isla esperan recuperar el pulso este otoño

El sector reinventa su oferta para recomponer la situación | La Ruta del Vino impulsará la vuelta tras un verano con altibajos

Cosecha 2020 en la Bodega Plaza Perdida en Los Hoyos. | | JUAN CASTRO

Las bodegas grancanarias se reinventan de cara a presentar su producto, con la mira puesta en la recuperación de la movilidad y de la situación anterior a la pandemia.

Con la Ruta del Vino de Gran Canaria en marcha, el sector confía en que avance el proceso de vacunación y por tanto empiecen a llegar visitantes a partir del otoño, en un verano todavía con datos tímidos y con altibajos.

Así, la bodega Higuera Mayor está intentando entrar en otros canales de distribución, dado que tradicionalmente sus principales clientes son restaurantes en zonas turísticas y hoteles. Confía en una mejora a finales de 2021.

También Mondalón apuesta por vender sus vinos en tiendas pequeñas y especializadas, lo cual le ha aportado el acercamiento de nuevos públicos.

Mientras que La Viña Aguayro destaca que «casi el 90 por ciento de las ventas las realizaba en las visitas a la bodega». Ahora se agarran a iniciativas como lotes de productos locales en Navidad o visitas más limitadas. Creen que el escenario ha cambiado y difícilmente será el mismo que el de la antigua normalidad, por lo que están en proceso de adaptación.

De hecho, la Bodega Los Lirios es un caso de éxito en cuanto a adaptación a la nueva situación. Antes de la pandemia recibían muchas visitas, pero en la nueva normalidad apostaron por arrancar con el bochinche, donde apuestan por un cliente más local interesado en el vino, la cultura y los ambientes relajados. En este sentido expresan su intención de fidelizar a ese cliente más allá de la posible recuperación de la actividad turística.

Los premios recibidos avalan el crecimiento de las producciones de Gran Canaria

decoration

En Bodega Hinojo, por su parte, confían en una recuperación, al menos parcial, para el próximo año 2022. Mientras, introducen sus vinos en mercados municipales como el de Telde y en ventas online.

Por último, la firma Bodega Vandama ha seguido ofreciendo su vino en el restaurante y en la zona de terraza. Creen que la recuperación se empieza a vislumbrar.

Los bodegueros grancanarios se muestran, por tanto, esperanzados con el futuro. Consideran que la pandemia fue un parón de un sector en auge en la isla y con gran dependencia del canal HORECA.

Ahora, con la puesta en marcha de la Ruta del Vino de Gran Canaria y nuevos canales de comercialización, las personas vinculadas al sector confían en continuar creciendo.

Además, los premios nacionales e internacionales avalan el crecimiento y la calidad de los Vinos de Gran Canaria, presentes en la Guía Peñín, y con reconocimientos en los certámenes Top Wine, Catavinum o Mezquita, todos durante este año 2021.

«Una recompensa superlativa»

El Agala Altitud 1050 de la cosecha de 2019, de Bodegas Bentayga y producido en Tejeda se encuentra dentro de los 17 vinos tintos más interesantes de España, según La Guía de Vinos 2012 de Lluís Tolosa, con una puntuación de 93 sobre 100 y del que afirma que «quizá sea un vino difícil de encontrar, tan solo se producen 2.500 botellas, pero si logran dar con él, la recompensa será superlativa». Con la misma valoración se encuentra otro grancanario, el Lava 2019, producido en Santa Brígida con listán negro, vijariego negro, tintilla y baboso negro, y que entra en el listado, «porque es capaz de transmitir el territorio en cada sorbo, es un arquetipo». También figura el tinerfeño Bastardo Negro, de 2013, un vino que «enamora con el paso en boca, con sus característicos toques minerales y el tanino amable». | LP/DLP

Compartir el artículo

stats