Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grupo Rk Hotels promueve un museo del plátano con seis casas rurales

La empresa canaria pone en marcha el único centro para mostrar la cultura de la fruta en la provincia, con 7.000 plataneras v Rehabilita una casona para eventos

48

Museo del plátano Juan Carlos Castro

Arucas contará con su primer museo del plátano y el único en la provincia de Las Palmas. El grupo turístico canario RK Hotels promueve la puesta en marcha de un centro de interpretación con seis casas rurales, que mostrará la cultura de este cultivo en dos fincas con casi 7.000 plataneras, que incluye muestras de 12 variedades distintas, una zona de picoteo de alta calidad de productos de la tierra y tienda de recuerdos. La Hacienda La Rekompensa se extiende sobre 56.400 metros cuadrados en la vega agrícola de Trasmontaña, y ya tiene en marcha una zona preparada para acoger celebraciones y eventos, tras la rehabilitación de una centenaria residencia solariega típica canaria, donde se desarrollará junto a las estancias para el hospedaje un rincón gastronómico con vistas a la vega agrícola y la costa norte, de la Isleta a Bañaderos.

Arucas ha sido tradicionalmente la gran despensa del plátano en Gran Canaria. Sin embargo, y pese a que han surgido voces en ocasiones reivindicando un espacio para dar a conocer la historia de este fruto, la iniciativa nunca prosperó.

La Hacienda fue la residencia de verano del Premio Nacional de Literatura Antonio Marrero Suárez

decoration

El grupo Rk Hotels promueve un museo del plátano con seis casas rurales JC Castro

Ahora el grupo turístico RK Hotels se ha embarcado en este proyecto, que espera inaugurar el próximo año. «Toda nuestra vida hemos sido hoteleros, pero somos conscientes de que hay que diversificar. Y este es un sector del que hemos aprendido mucho en estos tres años, desde que compramos una primera finca en Gáldar y al año siguiente en Arucas», señalan sus promotores Katleen Van den Bosch y Rubén García.

El nuevo museo del plátano será el único en la provincia de Las Palmas, pese a que hubo experiencias anteriores. Aunque ellos quieren darle una visión del negocio amplia, aprovechando su experiencia como directores de hoteles y comerciales. Su objetivo es llegar a los canarios y a los colegios. «Vemos que aun siendo una actividad tan canaria, el mundo del plátano es desconocido para muchos y esto lo hemos podido corroborar con cada amigo y conocido que hemos invitado a la finca. Por eso hemos decidido hablar con la consejería de Educación para que organice excursiones con los colegios de la Isla». Pero, sobre todo a los turistas. «Hay turoperadores que están dispuestos a traer 10.000 turistas al año», avanza.

El museo del plátano dispondrá de un área exterior de visita, para pasear, ver las distintas variedades, «apreciar sus diferencias y leer las explicaciones, para que puedan percibir el olor tan auténtico y ver los distintos momentos de crecimiento de los plátanos, y para que puedan contemplar las laboras que realizan nuestros trabajadores», con carteles informativos. Para ello se han habilitado los caminos con picón, con calles de hasta cinco metros que fueron planificadas así desde el primer momento pensando en su destino didáctico. En total, en ambas fincas cuentan con 7.000 plataneras.

Un turoperador tiene previsto llevar a 10.000 turistas cada año para descubrir la cultura del campo

decoration

Una vez dentro del museo, los visitantes podrán descubrir todo el proceso, desde el inicio de una platanera hasta el momento de degustar el plátano. «Tendremos imágenes y textos, así como televisión con vídeos de las labores del plátano y de las cooperativas, y una muestra de herramientas y fotos antiguas». Después, podrán degustar algunos productos hechos con plátano canario, contando con una tienda de productos selectos y de recuerdos.

El museo ofrecerá la posibilidad de acabar la visita con un picoteo con productos de calidad, con una tabla de jamón y queso, y un vino canario, un refresco o café, acompañado de una selección de tartas caseras canarias, según la idea original de los promotores.

El objetivo es que el centro de interpretación pueda abrir sus puertas el próximo año, para lo cual han agradecido el apoyo del alcalde, Juan Jesús Facundo y de todo el Ayuntamiento de Arucas.

Esta ‘aventura’ que verá pronto la luz comenzó hace tres años. En noviembre 2018 compraron una finca de plataneras en Gáldar, de 12.000 metros cuadrados, con un alpendre y una construcción, donde pretendían habilitar casas rurales. «Fue un gran amigo, Nicolás Mederos, que se dedica al plátano de toda la vida quien nos buscó la finca, de hecho la hemos llamado Los Buenos Amigos. Fue un acierto haberla comprado, pero no tenía un buen acceso para traer a turistas y residentes, por lo que decidimos seguir con el cultivo, pero buscar otras opciones para hacer también las casas rurales».

Los empresarios fueron adentrándose cada vez más en este sector primario. «Nos apuntamos a todos los cursos relacionados con la platanera, sacamos los carnés de manipuladores de productos fitosanitarios, aprendiendo a realizar todas las labores y trabajando en la finca, porque es la única manera de aprender, y aun seguimos aprendiendo cada día con nuestro encargado, Juan Ramon Sosa Santiago, que es un grandísimo profesional», resaltan los dueños de RK Hoteles, que valoran también el apoyo de sus trabajadores, «porque hemos hecho un buen equipo y prima el buen ambiente».

Y, «realizando estas labores y las de arrancar y plantar una finca de nuevo con todos los preparativos de los terrenos que eso conlleva, hemos visto lo duro que trabajan los agricultores y el gran esfuerzo físico de todas las labores. Por eso pensamos que había que dar a conocer esa labor, por esto y porque ahora al estar dentro vemos la importancia real del plátano, que exporta semanalmente a la Península ocho millones de kilos y viendo la cantidad de gente que vive de esto. Ahí pensamos que esto se tiene que dar a conocer y valorar». Y de esa experiencia surgió la idea de hacer un museo del plátano.

En mayo de 2019 compraron la finca de Trasmontaña, de 36.400 metros cuadrados. La prepararon entera para volver a plantarla, y el Día del Carmen de 2019 plantaron 5.767 plataneras y ya dejamos en ella una zona habilitada con 12 variedades diferentes de plataneras que formarán parte de la visita al museo del plátano.

Al mismo tiempo, redactan el proyecto para poner en marcha seis casas rurales en esta finca.

La zona para las celebraciones abrió hace un mes, con vistas de Bañaderos a La Isleta y a la vega

decoration

Tras obtener los permisos, y ante el elevado coste de la inversión, surge la posibilidad de comprar la finca colindante de 20.000 metros cuadrados, que ofrece mejorares perspectivas, tanto para el museo del plátano como para la celebración de eventos por sus vistas a las plataneras y al océano.

Esta nueva finca la compraron con la pandemia, en mayo 2020.

«Todas las parcelas de esa nueva finca llevaban sin cultivarse desde 1965; y como las plataneras se plantan en julio y no nos daba tiempo ese año, lo que hicimos fue preparar toda la tierra para plantar papas. Hasta ahora hemos tenido dos cosechas de papas. Y en julio de este año ya hemos plantado las plataneras, 150 aguacateros, piña tropical y dejamos también una zona para papas. Nos quedó una parcela sin plantar donde tenemos previsto crear un huerto de verduras con caminitos para los niños, cada verdura con su cartelito identificativo, para que los niños de los colegios sepan de donde salen y como crecen las verduras», señalan Katleen Van den Bosch y Rubén García.

Además, cuentan con manga, naranjero mandarino, limonero melocotón, albaricoque, paraguayo, guayabo, café, peral, papayero, manzana anna, higueras y níspero. De ahí que tengan previsto comercializar las frutas y verduras, además de otras elaboraciones de Arucas, como puede ser mermelada, miel y ron.

La puesta en marcha del museo del plátano está prevista para 2022, una vez coloquen la cartelería, los soportes informativos y el resto de la infraestructura.

La empresa no ha parado en el negocio agrícola. Y el año pasado también arrendaron en Trasmontaña otra finca, que han replantado. Por tanto, en la actualidad agrupan 85.000 metros cuadrados de cultivos en conjunto.

Katleen Van den Bosch y Rubén García trasladan las ideas del negocio vacacional al campo

decoration

De momento, la pareja de empresarios acaba de poner en marcha sus instalaciones para la celebración de bodas y todo tipo de eventos, en el exterior de una rehabilitada casa veraniega, que cuenta con una zona de estancia con tres habitaciones ambientadas en las casas antiguas, con una zona amplia de reuniones y un patio interior.

Esta hacienda fue la residencia veraniega del Premio Nacional de Literatura Vicente Marrero Suárez (Arucas 1922-Las Palmas de Gran Canaria 2000). De ahí que se vayan a exponer fotos familiares, incluida una con su amigo el pintor Pablo Picasso.

El jardín exterior se ha acondicionado para los eventos. Además de bodas y bautizos, acogerá presentaciones empresariales, catas de vinos, work shop y pases de modelos y exposiciones itinerantes, cursos de agricultura, producciones de películas y programas de televisión, y ferias y mercadillos de artesanía y agricultura. Y contará con una zona para tapas, cócteles y de restauración ligera. Todo ello aprovechando la amplia vista panorámica que tiene sobre la vega y que llega hasta el mar, desde Bañaderos a La Isleta.

En el primer mes de estreno ya ha acogido cinco eventos. Y la agenda se extienda a 2022. «Esta semana comenzamos con la campaña de cenas de Navidad de empresas ya que el lugar al ser al aire libre es ideal hoy en día por el covid, y contamos solo para sentar a clientes con unos 1.500 metros cuadrados al aire libre, además de que pueden celebrar comidas y coctails en medio de plataneras, y pequeñas reuniones o comidas de trabajo, contando con la colaboración de reconocidas empresas de catering».

Compartir el artículo

stats