Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes estrena una de las más avanzadas estaciones de investigación de semillas de Europa

KWS, líder de I+D en el sector primario, invierte 5 millones de euros en la villa

Un operario de KWS trabaja en un semillero en la inauguración de la estación de Agüimes

La multinacional alemana KWS, dedicada desde el siglo XIX a la investigación y la mejora de semillas presentó este jueves en sociedad sus instalaciones que desde el año 2017 está implantando en el municipio de Agüimes, un enorme laboratorio en el que se lleva invertido cinco millones de euros y que ya da empleo a 24 personas fijas y hasta 50 eventuales según ciclos, y que supone en su conjunto la punta de lanza de sus últimas tecnologías

Al acto de inauguración acudían el presidente del Cabildo, Antonio Morales, el consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, y el alcalde de la villa del sureste, Óscar Hernández, junto a otras autoridades, que pudieron conocer en una visita guiada la complejidad del trabajo que desarrolla KWS en la mejora de semillas de millo y girasol, que son los dos principales vectores en los que trabajan en estos momentos los especialistas en los invernaderos de Llano Blanco. 

Actuaron de cicerones, Jean-Claude Castelle, director internacional de Estaciones de Cultivo de la firma, y Javier Quintero, jefe de la División de Cultivos, quienes resaltaron las cualidades únicas del sureste grancanario para ubicar un complejo de este tipo, entre ellas la ventaja de un clima que permitirá reducir la obtención de nuevas semillas en menos de siete años, que es la media habitual para este tipo de desarrollos, ya que les permite implantar hasta cuatro ciclos anuales en el caso del millo, en vez de los tres que se ofrecen en otros puntos del planeta.

La firma fue fundada en el año 1856, emplea a 6.000 personas y distribuye sus productos en 85 países

decoration

Hay que resaltar que KWS, una empresa familiar fundada en Alemania en 1856, es un referente mundial en este tipo de I+D y de hecho sus operaciones comerciales se desarrollan en 85 países, como subraya Javier Quintero, con una facturación anual de 1.310 millones de euros y 6.000 trabajadores, y que dedica hasta un 20 por ciento de su importe neto anual a investigación. 

Para el presidente del Cabildo, el corte de la cinta que abre las instalaciones a la isla, supone “una satisfacción, que agradezco enormemente, por la decisión de establecer en Gran Canaria una empresa líder mundial en la mejora genética”, que casa con la política que, según afirma, persigue desde el principio de sus mandatos, la de “la apuesta decidida por la diversificación, que haga posible una economía que no esté sujeta al monocultivo del sector turístico”. Para ello considera que “es fundamental que propiciemos y avancemos en políticas de investigación y desarrollo que profesionalice el tejido agrícola del sector primario para lograr una soberanía alimentaria”. 

El clima del sureste grancanario les permite reducir de manera significativa los plazos de investigación

decoration

Morales aprovechaba la coyuntura para lanzar un reto a KWS, el de guiar una reconversión agrícola, ante la grave crisis del tomate que arrastra el archipiélago, para hacerlo reflotar o para intentar esquivar la importación de semilla de papa, un tubérculo que se consume en orden de 50 millones de kilos al año en Canarias, a través de futuras investigaciones en Agüimes.

El alcalde la villa, por su parte, también expresaba su “alegría inmensa, como responsable del municipio, que una empresa con la experiencia y capacidad de investigación de KWS llegue a este rincón del sureste de Gran Canaria”, que es fruto según afirma, “de años de permanente contacto con las administraciones insulares para que pudiera mostrar a la sociedad ahora el trabajo que vienen haciendo”, para desear por último que espera que su presencia en el municipio sea al menos tanta como los 160 años de historia de la firma, para rematar su simbólica bienvenida con el beneficio que también representa para unas zonas agrícolas abandonadas y que ahora se destinan a un futuro de investigación, formación y desarrollo". 

Compartir el artículo

stats