Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes

La diocalandra obliga a talar una decena de palmeras en Playa de Arinaga

La edil Juani Martel justifica la medida para frenar la plaga «como en otros municipios»

Varios ejemplares de la palmera canaria de la decena que fue cortada en la calle Alcalá Galiano, junto al pabellón municipal y el campo de fútbol, el pasado jueves. | |

El Ayuntamiento de Agüimes ha talado durante esta semana una decena de ejemplares de la palmera canaria [Phoenix canariensis] en la Playa de Arinaga, exactamente en la calle Alcalá Galiano, donde se están sustituyendo las farolas del alumbrado público y se realizan trabajos de mejora de las zonas ajardinadas, especialmente en las mediadas de esta vía.

La concejala de Parques y Jardines, Limpieza Viaria y Playas, Juani Martel, explicó a este periódico que esta medida se aplica porque «están afectadas» por la presencia del coleóptero Diocalandra Frumenti. «No podemos correr el riesgo de que esta enfermedad se extienda en otras plantas, ni que se rompan las palmeras afectadas y se provoquen daños a personas o materiales», agregó Martel.

Las plantas cortadas serán sustituidas por ejemplares de Washingtonia filifera, especie foránea

decoration

La edil no pudo precisar el número exacto de palmeras que se cortaron en la calle de Playa de Arinaga, porque «se trata de dos proyectos distintos y a la vez» que se están realizando. «Al tiempo que se quitan esas palmeras afectadas, que no aguantarían ser trasladadas y plantadas en otros sitio, plantamos otras palmeras que no son canarias, la palmera la Washingtonia de California o Washingtonia filifera, así como otras de flores, como la gazania majorera y las rocallas. No plantamos la palmera canaria, aunque es la más afectada por esta enfermedad, que está avanzando y hacemos un estricto seguimiento desde 2007», explicó la concejala.

Juani Martel afirmó también que todas las palmeras del municipio se podan una vez al año y que los operarios revisan cada uno, dos o tres meses, según el estado de cada una. «La caída de las hojas, por ejemplo, es una señal de que un ejemplar no está bien», añadió Martel.

Malestar

El hecho de que más de diez palmeras canarias, de gran tamaño y de aparente buen estado, ha creado malestar entre varios vecinos al verlas tiradas durante varios días de esta semana en un terreno que está detrás del pabellón deportivo municipal, y junto al campo de fútbol, al lado de la calle Álcalá Galiano. «Por lo menos que informen sobre por qué las cortaron. Tampoco es que las dejen ahí tiradas varios días. Si se sigue así, van a desaparecer», indicaron varios residentes, al contemplar los troncos en el suelo.

Imágenes de estas palmeras fueron subidas a las redes sociales través del colectivo Los vigilantes de los árboles, que mostró «su malestar e indignación» por lo que se veía y por lo que habían fotografiado.

La responsable de Parques y Jardines insistió que la tala «es necesaria», y recordó que durante 2021 «tuvimos que quitar más de un centenar de palmeras canarias por esta enfermedad. Y en los otros municipios de la Isla se hace lo mismo». A parte de estas plantas de Playa de Arinaga, también se cortaron recientemente otras entre el Cruce de Arinaga y Montaña de los Vélez, y entre el mismo cruce y el casco de Agüimes. Juani Martel quiso lanzar un mensaje positivo: «las palmeras del interior, como las de Temisas y Los Corralillos están más sanas respecto al diocalandra que las de la costa».

Compartir el artículo

stats