Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los operarios retiran hasta 40 kilos de tilapias de la Charca de Maspalomas tres días por semana

La directora de la junta rectora de la Reserva Natural de las Dunas incide en que se ha roto el ciclo natural por el desarrollo turístico

12-06-2022 SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA. Peces muertos en la Charca de Maspalomas | 12/06/2022 | Fotógrafo: Andrés Cruz Andrés Cruz

Un equipo de cuatro operarios sacan con nasas tres días a la semana entre 36 y 40 kilos de peces tilapias, la especie invasora que habita desde hace cinco años en la Charca de Maspalomas. Para intentar retirar todos los ejemplares que conviven ya en solitario en este paraje natural, a donde no se sabe realmente si llegaron procedentes de algunas presas o fueron depositados por alguna persona, el Cabildo de Gran Canaria encargó a la empresa Gesplan estas tareas, al igual que la recogida de los gatos que se encuentran abandonados por esta playa del sur.

Aunque se trata de un pez que ha conquistado la acuicultura, en la Charca su llegada ha roto el equilibrio que había entre las especies de flora y fauna de este humedal donde se daban hasta once especies, y ahora ni hay rastro de aves como la gallineta común o la focha. Entre 1.300 y 1.400 ejemplares se sacan cada lunes, miércoles y viernes, unas tareas que solo se suspenden los fines de semana. Este hecho y la falta de oxígeno, que se anticipa cada año por la falta de lluvias en la zona sur y la entrada de olas de calor, provoca que los turistas y usuarios se la playa se encuentren con la imagen de cientos de peces muertos en las orillas. 

Marta Martínez, directora de la junta rectora de la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, que depende del Cabildo de Gran Canaria, considera que probablemente la invasión de tilapias haya sido causada por el hombre, y entiende que antes de abrir una zanja para que el agua de mar aporte ese oxígeno que se agota en la Charca, habría que estudiar como le puede afectar eso al medio marino. “Si se abre al mar pueden surgir problemas en el mar, y si entran especies nuevas, no cabe duda que van a desaparecer, con lo cual lo importante es erradicar primero esta especie para luego abrir el debate sobre porqué este espacio natural se ha cerrado”, ha destacado este lunes. 

También ha puesto sobre la mesa el debate sobre el motivo real por el que este humedal se ha ido cerrando, que no ha sido más que el proteger a las urbanizaciones de apartamentos que se han construido al pie de este paraje para que no les llegara el agua. Sobre esto, además, ha hecho una llamada de atención a los agentes implicados en esta junta rectora como son, junto al propio Cabildo, entre otros el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, y los empresarios turísticos, para que «cambien el concepto que tienen sobre este humedal de Maspalomas, pues se trata de una reserva que está protegida, y no de una playa urbana». 

Asimismo, ha incidido en que no sólo se ha cerrado el ciclo natural de la Charca con la construcción de urbanizaciones turísticas, sino que hoy día llegan hasta este espacio el agua del riego de los jardines de los apartamentos más próximos, al igual que les cae arena cuando se realizan las labores de limpieza y la retirada de basura con camiones en la playa.

Por su parte el edil del área de Gestión Medioambiental del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Tony Pérez, ha aclarado que la decisión de abrir o no este este espacio al mar le corresponde al Cabildo. No obstante, ha comentado que aunque la falta de agua se ha resuelto otros veranos con la apertura de una zanja desde la orilla para que la entrada de la marea evite la mortandad de peces, en esta ocasión ese no es el problema porque se trata de una especie invasora y se está analizando la cantidad que se recoge para ver si se acaba con ella.

Compartir el artículo

stats