San Bartolomé de Tirajana

Maestros serbios en la cárcel canaria

Seis profesores de Belgrado utilizan el programa de Erasmus para aprender la manera que tiene el centro de adultos de San Bartolomé de dar clase en centros penitenciarios  

De derecha a izquierda, Mina  Ðoković, Petar Kojić, Ljiljana Mladenović, Jelena Magić, Ljiljana Petrović, Manuel Funes, Radovan Tešić y Esteban Álvarez .

De derecha a izquierda, Mina Ðoković, Petar Kojić, Ljiljana Mladenović, Jelena Magić, Ljiljana Petrović, Manuel Funes, Radovan Tešić y Esteban Álvarez . / LP/DLP

El programa de Erasmus no solo ha servido para alumnos, sino también para profesores con ganas de aprender y nutrirse de la manera de enseñar de otros países. Seis profesores serbios de una escuela de adultos (CEPA), en la que imparten principalmente clases en centros penitenciarios, han pasado seis días en Gran Canaria junto al CEPA de San Bartolomé para adquirir la manera de dar clase en la cárcel de Juan Grande.

Maestros serbios en la cárcel canaria. Un grupo de profesores procedentes de Belgrado ha pasado esta semana en Gran Canaria en el programa de movilidad Erasmus, seis días en los que han podido conocer, entre otras cosas, el funcionamiento del sistema educativo español en la prisión de Juan Grande. En esa experiencia, se llevan conocimientos para su país, donde ejercen como docentes en un centro penitenciario. "En Serbia las cárceles no son tan modernas, son cerradas, los funcionarios son policías y llevan armas», relatan los integrantes de este grupo de seis profesores".

La directora del centro Ðuro Salaj, Ljiljana Petrović, junto a los seis docentes Jelena Magić, Ŝana Mladenović, Petar Kojić, Radovan Tešić y Mina Ðoković, explican que en el centro penintenciario de Belgrado en el que dan clase, los profesores van acompañados de los funcionarios en todo momento, mientras que en Gran Canaria van solos y sin problema alguno, algo que corrobora Esteban Álvarez, uno de sus homólogos en la cárcel de Juan Grande y persona que les ha acompañado en esta experiencia como coordinador de Erasmus del Centro de Personas Adultas San Bartolomé (CEPA). «Esto se debe a que el sistema español ha tenido una evolución penitenciaria, y Juan Grande en concreto es la que más métodos modernos tiene», destaca Álvarez.

Los seis profesores aseguran que ha sido su primera vez en Canarias y que gracias a los anfitriones que han tenido han pasado un tiempo muy bueno y han disfrutado. «Es todo diferente a nuestro país, nos encanta el clima porque nunca hay invierno, las playas están cerca y podemos ir cada día, nos llevamos cosas muy positivas y hemos desarrollado la experiencia de trabajar con las tecnologías de la información y la comunicación». 

Un aprendizaje lleno de experiencias y una semana «increíble» en la que descubrieron la manera que tiene España de dar clase en los centros de adultos, nutriéndose de todo lo aprendido para poder incorporarlo a sus clases en Belgrado. Su escuela, que se llama Ðuro Salaj, es la mas antigua de la ciudad, fundada en 1954 y la más grande. Sin embargo, fue hace seis años cuando comenzaron con la iniciativa de estos proyectos de Erasmus para profesores. «Nosotros no tenemos mucha experiencia en esto, por lo que queríamos aprender más y vimos que esta escuela de Gran Canaria tenía mucha experiencia, tenían proyectos con Erasmus y además trabajaban con prisioneros, al igual que nosotros», comenta Jelena Magić, profesora de inglés. 

«Las cárceles en Serbia no son tan modernas, son cerradas y los funcionarios son policías y llevan armas»

Desde el centro Ðuro Salaj, contactaron con Esteban Álvarez al considerar que el centro de Gran Canaria guardaba mucha relación con ellos a la hora de impartir las clases, sobre todo en el tema penitenciario. «Hay una colaboración mutua, porque a nosotros también nos han abierto las puertas en otros países y hemos aprendido otras formas de dar clase, por lo que nos hemos nutrido mucho en ese sentido». Mientras que en la escuela de Belgrado imparten unos niveles educativos hasta primaria, en el CEPA de San Bartolomé tienen también secundaria, un ciclo de educación primaria con el que se están estrenado este curso, y también ofrecen preparaciones para algunos ciclos. 

La manera de dar clase con los internos, cómo tratar los temas de igualdad, hablar con otras personalidades y que expresen su mentalidad y su manera de explicar han sido los conocimientos que se llevan de vuelta a Belgrado, describiendo la experiencia como increíble. «Las competencias comunicativas que nos han enseñado han sido muy importantes, enseñar a un estudiante que está en un centro penitenciario, formar un ambiente de aprendizaje respetuoso y de comunicación afectiva a través de un diálogo abierto y usar métodos creativos como incorporar el juego en las lecciones», argumentan los profesores. 

El CEPA de San Bartolomé de Tirajana comenzó en el año 2015 con sus primeras experiencias en el Erasmus. En ese momento, empezaron con socios nórdicos y poco a poco fueron dando el salto, estando en países como Italia, Escocia, Suecia y Portugal. Unos viajes en los que han aprendido muchas cosas de otras culturas, incorporando muchas aptitudes a la manera de dar clase en España. «Hay cosas impresionantes que hemos aprendido, y muchas veces creemos que estamos por debajo de unos niveles y no es así, estamos muy bien situados», asegura Manuel Funes, director del centro.