El Norte pretende ser la primera comunidad canaria de ‘comida lenta’

La Mancomunidad da los pasos para incorporarse a la marca internacional ‘Slow Food’

El objetivo es promocionar los productos de cercanía como el queso

La representación de la Mancomunidad, con el alcalde de Bra (Italia), la delegada española de ‘Sloow Food’ y queseras isleñas.

La representación de la Mancomunidad, con el alcalde de Bra (Italia), la delegada española de ‘Sloow Food’ y queseras isleñas. / LP / DLP

Javier Bolaños

Javier Bolaños

Los once municipios del norte dan los pasos para convertirse en la primera comunidad canaria ‘slow food’, esto es, una marca internacional que promueve la defensa y disfrute del placer de los productos de proximidad, en contraste con la comida rápida de determinados negocios de restauración. La Mancomunidad del Norte aprovechó su participación en la ciudad italiana de Bra de la XIV edición de la feria bienal Cheese, que agrupa a más de 500 queserías y que organiza precisamente la ‘Slow Food’, para dar un paso más en la defensa de su idiosincrasia gastronómica.

‘Slow Food’ fue fundada en 1980 por Carlo Petrini y un grupo de activistas para defender las tradiciones regionales, la buena alimentación, el placer gastronómico, así como un ritmo de vida lento. Ese movimiento ha evolucionado «para dar cabida a una aproximación global sobre la alimentación, que reconozca las fuertes relaciones existentes entre nuestros alimentos, nuestro planeta, las personas, la política y la cultura. Hoy Slow Food representa un movimiento global que implica a miles de personas y proyectos en más de 160 países», según su presentación.

Del Camino de Santiago al melón de Bellerrén

Los ayuntamientos de la comarca grancanaria aspiran ahora a formar parte de este colectivo, muy arraigado en Europa. En España tienen este sello de identidad marcas como Alimentos del Camino de Santiago, Cocineros y cocina KM.0 de Cataluña, distintas entidades vascas, Melón de Torres de Bellerrén, Vía de la Plata de las provincias de Salamanca y Zamora, entre otras. Y en todos los casos comparten sus compromiso de transferir esos valores a las nuevas generaciones y conservar su cultura gastronómica, abriendo nuevos cauces de proyección exterior.

El Norte sería la primera en Canarias en formar parte de esta comunidad, en el caso de que se selle su incorporación, ya que existe un interés mutuo por la promoción del norte de los productos de proximidad.

Una filosofía del paladar

En principio se baraja si se delimitaría solo al queso artesanal, o bien abarcaría otros productos. Y permitiría a las empresas productoras implantar una marca que identificaría su seña de identidad, además de su compromiso por protegerlo. En definitiva, mostrar un compromiso con su filosofía de saborear el producto local.

Los contactos para que el norte se asocie a esta entidad se aceleraron durante la celebración de la XIV edición de la feria bienal Cheese, en la ciudad italiana de Bra, que tuvo lugar en septiembre, y que es la más importante del mundo, con 500 queserías participantes. Cheese es el mayor evento internacional dedicado a la leche cruda, quesos naturales y los productos lácteos artesanales. Y está organizado precisamente por Slow Food.

La incorporación facilitaría el acceso a nuevas ayudas europeas.