El renacimiento de la casa de los Caubín

No es fácil desprenderse de una casa que guarda en sus entrañas un pedazo de la historia de la Villa de Santa Brígida cuando la has convertido en un lugar de ensueño. Levantada en el entorno natural de Los Silos, la casona solariega que habitara la familia Castro Caubín a finales del siglo XIX y que los actuales propietarios han convertido en el hotel rural La Villa de las Flores sale a la venta.

La emblemática casa de los Caubin en Santa Brígida, renace como una espléndida propiedad hoy convertida en Hotel Rural.

La emblemática casa de los Caubin en Santa Brígida, renace como una espléndida propiedad hoy convertida en Hotel Rural. / LP/DLP

José A. Neketan

José A. Neketan

La casona contiene una buena parte de la historia de la Villa de Santa Brígida. Según recoge en sus diversos estudios el cronista de la Villa de Santa Brígida, Pedro Socorro, la antigua hacienda pertenecía en el último tercio del siglo XIX a Rafael de Castro y su esposa María del Pino Ostia y Caubín, de ascendencia maltesa. En el seno de esa familia destacó la figura de Rafael de Castro Caubín, un militar que fue un laureado capitán del ejército español en la guerra de Cuba y uno de los responsables de que la imagen de la Virgen del Pino tenga honores castrenses en su día principal.

Con el tiempo pasó a manos de Pedro Marrero, un hombre que convirtió este lugar en un centro de diseño floral del que salían ramos que se distribuían por la villa. Hay quien señala este hecho como el responsable de que a Santa Brígida se le conozca popularmente por la Villa de las Flores, además de que muchas personas mayores recuerdan que los cultivos de flores ornamentales ocupaban buena parte del terreno agrícola del municipio. Fue la historia de Pedro Marrero la que sedujo a sus actuales propietarios para devolverle el esplendor a esta casona, que nos ofrece una oportunidad de inversión única y exclusiva, tanto como hotel rural, o como una magnífica vivienda familiar.

Imagen de uno de los salones de la casona tras su reforma.

Imagen de uno de los salones de la casona tras su reforma. / LP/DLP

Complejo de calidad

Natalia Martín, gerente de La Boutique • Canary Real Estate, empresa que gestiona su venta, destaca la calidad del complejo, que está todo a estrenar, como una estupenda inversión. Su precio en el mercado es de 1.580.000 euros. «Se trata de una propiedad estupenda que cuando se reformó para convertirla en hotel se cuidaron todos los detalles, respetando la estética de la arquitectura canaria, los muros, patios, balcones, pisos de madera y techos de teja, y el resultado es un precioso complejo hotelero de gran calidad que conserva la historia del lugar y que ha realzado su atractivo».

Martín confiesa que ya hay personas interesadas al tratarse de una propiedad y una oportunidad única. «Es una propiedad ideal para alguien que quiera emprender su primer negocio en el ámbito hotelero o turístico porque no es muy grande y tiene todo preparado para abrir, además de tener muchas posibilidades, como poner en marcha en sus terrenos el ‘glamping’, una nueva modalidad de acampada que combina la experiencia de acampar al aire libre con las comodidades y lujos propios de los mejores hoteles y que ya se permite en Canarias, o la celebración de eventos por la magia y la elegancia del lugar».

La piscina está al aire libre en un entorno natural.

La piscina está al aire libre en un entorno natural. / LP/DLP

La gerente explica sobre las personas que han consultado los detalles de esta propiedad, que es apta para la RIC, «algunas son extranjeros que conocen bien la isla y que quieren abrir su propio negocio en un lugar dentro del ámbito rural, con todos los beneficios que ello conlleva y que forma parte de ese modelo turístico que prefiere el interior de la isla a la zona de costa, o personas de otros países que se plantean venir a vivir a Gran Canaria y a la vez poner en marcha un negocio».

Modelo de sostenibilidad

La edificación también responde al modelo de sostenibilidad, pues cuenta con una caldera de biomasa y aerotermia para la producción de agua caliente, calefacción y refrigeración, y una depuradora que reutiliza las aguas residuales para regar los jardines.

Martín también destaca como fortaleza de esta inversión el lugar donde está ubicado la casona, un espacio que conecta con el barranco de Guiniguada y sus caminos reales y rutas de senderismo, y se localizan cerca el campo de golf de Bandama, el club Hípico o la Caldera de Bandama, entre otros atractivos.

La casona, que cuenta con una superficie construida de 508 metros cuadrados en una parcela que supera los cuatro mil metros cuadrados, consta de tres niveles en los que se distribuyen diez habitaciones diáfanas decoradas con exquisito gusto y destinadas al descanso y a la contemplación, además de 10 baños.

Estilo canario

La presentación de la oferta recoge que seis de estas habitaciones se encuentran en la planta principal y están orientadas a un patio típico canario, y otras cuatro en un nivel distinto, orientadas a la finca y con vistas al barranco. Estas cuatro, tienen cada una, su propia terraza individual desde donde disfrutar de las vistas. Están preparadas para la instalación de los sanitarios, dispuestos ya en cada una de ellas, así como el resto de mobiliario a estrenar, y terminar de decorar.

Sus dos salones son unos espacios diáfanos, con grandes ventanales, los cuales inundan de luz las estancias. Dispone de cocina totalmente equipada y de espacios reservados para zona de eventos y reuniones con instalaciones trifásicas para poder realizar grandes eventos con caterings si fuese necesario.

Cuenta adicionalmente con una sala acristalada totalmente diáfana, y orientada hacia la piscina. Su uso es polivalente y puede acoger reuniones, celebraciones, cursos o talleres, y dispone además de la preinstalación para su acondicionamiento como zona spa, sauna y masajes. A todo esto hay que añadir la piscina al aire libre con un solarium anexo.

El inmenso trabajo realizado para que vuelva a renacer devuelve a la casa de los Caubín la vida e historia que merecen ser conservadas.