Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un guardia civil se enfrenta a dos años de cárcel por quedarse con droga

El acusado se enfrenta también a una suspensión de empleo durante dos años y una multa de 15 euros diarios durante tres meses y quince días

La Audiencia Provincial de Las Palmas juzgará este lunes y martes al guardia civil Carlos Alberto T. A. al que la fiscalía le pide dos años y tres meses de prisión por quedarse con droga que previamente había sido requisada en distintas operaciones del Instituto Armado en diversas calles y centros de ocio de Lanzarote. Además, en el juicio, que será con jurado popular, se le pide la suspensión de empleo o cargo público durante dos años y una multa de 15 euros diarios durante tres meses y quince días.

Según el escrito de la Fiscalía el acusado se apoderó los días 1 y 26 de abril de 2010 de 1,4 gramos de cocaína, que había sustraído de los respectivos sobres en que la sustancia se encontraba, que el guardia civil custodiaba y que debía ser remitida al organismo sancionador correspondiente.

La Fiscalía asegura que el acusado tenía además en su poder, derivado de actuaciones idénticas a la anterior un total de 25,3 gramos de hachís cuyo valor asciende a 132,61 euros, 3,15 gramos de marihuana por valor de 12,63 euros y 1,35 gramos de cocaína con un precio de 80,52 euros. Los hechos por los que se acusa a Carlos Alberto T. A. son constitutivos de un delito continuado de malversación de caudales públicos.

El acusado ejercía su labor como guardia civil destinado en el Equipo de Seguridad Ciudadana de la tercera Compañía de Costa Teguise. Dentro de sus atribuciones le correspondía participar en la tramitación de los expedientes administrativos en materia de seguridad ciudadana relativos a denuncias por incautaciones de sustancias estupefacientes de tráfico prohibido en la vía pública. Se le acusa de obtener un beneficio patrimonial ilícito a sabiendas de que contravenía los deberes de fidelidad inherentes a su cargo.

Compartir el artículo

stats