Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lanzarote pide a Costas que cambie el vallado en el Charco de Los Clicos

El Cabildo y el Ayuntamiento de Yaiza consideran que la delimitación ejecutada no va acorde con una zona protegida por la Reserva de la Biosfera

Lanzarote pide a Costas que cambie el vallado en el Charco de Los Clicos

Lanzarote pide a Costas que cambie el vallado en el Charco de Los Clicos

No ha gustado en las instituciones lanzaroteñas la ejecución del vallado que el Ministerio de Medio Ambiente realizó en las mejoras de los accesos del Charco de Los Clicos, y alrededor de la propia laguna; unos trabajos donde se incluyó el dragado de este emblemático espacio de la costa insular.

Para los responsables del Cabildo de Lanzarote, los pivotes de madera elegidos no están en sintonía con la paisajística del lugar; y así lo expresan en un acuerdo plenario unánime alcanzado la semana pasada, donde se solicita al Ministerio de Medio Ambiente que cambie los cientos de palos que salpican el vallado de esta zona cercana a El Golfo.

El posicionamiento unívoco del Cabildo en este asunto apoyó una propuesta previa del grupo Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario (CC-PNC), donde se pedía sustituir la madera por otro elemento, como podía ser el hierro envejecido, un material que ya ha sido empleado en otras localizaciones de la Isla, por considerar que el mismo se adapta mejor al entorno volcánico.

Según afirma el consejero insular de Turismo, Echedey Eugenio, "entendemos que no es adecuado, es agresivo y no mantiene la dinámica de diseño que se sigue en el resto de El Golfo. Es un vallado de madera, con sogas, que consideramos que tiene un impacto grande. Quizá sea acertado para otros lugares, pero no para el Charco de Los Clicos", detalla el consejero a la hora de argumentar esta petición lanzada. La propuesta, según afirma el consejero, está consensuada con la dirección de Demarcación de Costas de Las Palmas, "con la que nos hemos reunido, y su director comparte nuestra opinión", apostilla el Echedey Eugenio.

La intervención, finalizada hace escasas semanas, también es criticada por el consejero insular de Somos Lanzarote, Tomás López, quien no comparte tampoco la ejecución del pavimento: "Sería conveniente también que estudiaran el impacto del pavimento utilizado en el acceso, ya que creemos que esa piedra gris colocada no es el mejor material para el paseo". Algunas voces apuntan que el asfalto sería más propio -mimético- para una zona volcánica como esta.

Yaiza también lo rechaza

El Ayuntamiento de Yaiza, municipio donde se localiza el Charco, aprobó también recientemente una moción en la misma línea, esto es, dirigirse al Costas para que inste al Ministerio a sustituir ese vallado que definen como "poco apropiado". En el acuerdo plenario sureño se afirma que la delimitación ejecutada "no va acorde con la zona protegida por la Reserva de la Biosfera", por lo que solicitan al ente medio ambiental que "se reconsidere la opción de volver al vallado tradicional de sogas y pivotes que no rompen la estética".

El consistorio, haciéndose eco de la propuesta de CC, remarca que después de que el Gobierno central llevara a cabo una inversión de más de medio millón de euros, "reclamada por los conejeros, para mejorar el dragado de una de las curiosidades paisajísticas más importantes de la isla", no acertaron finalmente con el vallado.

Un proyecto muy buscado

Hay que recordar que una vez finalizado el dragado del popularmente conocido como "charco verde", en el proyecto se incluyó la restauración de la principal rampa de acceso, antes algo empinada y en un estado deficitario -incómoda y criticada por turistas- colocando decenas de pivotes de madera en el lateral, piedra en el pavimento y, como principal intervención, ejecutando una especie de escollera en su vertiente al litoral, ahí donde el oleaje tropieza con el camino y con el objetivo de evitar desprendimientos hacia el mar.

La actuación, bajo el patrocinio del Ministerio de Medio Ambiente, fue puesta en marcha bajo la gestión de la ministra Isabel García Tejerina, que respondía así al compromiso adquirido para esta demandada actuación que mantuvo un proceso administrativo de más de una década, y que ya figuraba entre las necesidades medio ambientales de conservación desde hace tres décadas.

En el dragado se retiró más de 40.000 metros cúbicos de arena negra, que sirvieron para regenerar playas de la zona. Los trabajos de dragado fueron supervisados por expertos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats