Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una educación con historia

Mercedes Medina Díaz recopila más de 500 documentos sobre la actividad educativa en Lanzarote y La Graciosa

Una educación con historia

Una educación con historia

La Asociación Mercedes Medina Díaz trabaja desde hace un año en la creación del fondo documental sobre la historia de la educación en Lanzarote y La Graciosa, proyecto con el que ha conseguido reunir más de 500 documentos, la mayoría de ellos fotografías, que reflejan la evolución de la actividad educativa en ambas islas desde principios del siglo XX. Además, se han realizado hasta la fecha 39 entrevistas grabadas a profesores e inspectores veteranos, entre otros protagonistas de la enseñanza. La primera de ellas se hizo el 19 de diciembre de 2016 a Pedro Hernández Cerdeña, el conocido maestro de Arrecife fallecido el pasado 27 de noviembre a la edad de 103 años. Alguno de los entrevistados están aún en activo, como el director del Instituto Politécnico de Formación Profesional Marítimo Pesquero de Canarias (Escuela de Pesca), Javier Fraile, o el director del Centro de Profesores de Lanzarote, Eduardo Núñez.

El lanzaroteño Omar Lemes es el historiador que lleva a cabo la investigación. Asegura que uno de los aspectos que más le ha sorprendido es la diferencia educativa que existe entre los municipios de la Isla. Así, recordó que mientras Haría ha celebrado este año el cincuenta aniversario de la inauguración del Colegio Libre Adoptado de Enseñanzas Medias de Grado Elemental Mixto (en 1967 se convirtió en el segundo de Lanzarote tras el Agustín Espinosa, que data de 1928) y en el curso 1980-1981 puso en funcionamiento su Escuela Hogar como apoyo a la continuidad del instituto, sin embargo, los institutos de Teguise y Tinajo no llegan ni a los 25 ni 30 años, respectivamente, de su apertura.

El investigador precisó que "los pueblos de Haría y Máguez llegaron a tener el mayor número de titulados de España en relación a su población". De ahí, el dicho popular de que "en cualquier casa en la que toques en el norte de Lanzarote hay un maestro. Es el caso, por ejemplo, de Domingo Valenciano, hijo de maestros y hermano de seis maestros".

"En cada casa un maestro"

Muchos de los norteños, recordó Lemes, "salieron a estudiar a través del Seminario, que era la universidad de los pobres. Entre finales de los años cincuenta y los sesenta salieron de la Isla más de medio centenar de lanzaroteños a estudiar en el Seminario y la mitad de ellos procedía del municipio de Haría". Añadió que "muchos de ellos usaban el Seminario de trampolín un año o dos, porque allí no pagaban estancia, y luego pasaban a la carrera de Magisterio, todo ello con el beneplácito del cura Enrique Dorta, que fue párroco de Haría y llegó a poner dinero de su bolsillo porque decía que lo primero era formarse. El 99% de los estudiantes de Lanzarote en el Seminario en aquella época se hicieron maestros, a excepción de uno o dos, como Policarpo Delgado, perteneciente al Cabildo Catedralicio de Las Palmas" y fallecido el pasado año. El Ayuntamiento de Haría inauguró el pasado noviembre un busto en su honor junto a la ermita de Ye, de donde era originario.

Lemes cree que "si la Iglesia hoy en día no está con la sociedad, esta no está con la Iglesia y reflejo de ese acercamiento es la cercanía que siguen teniendo muchos maestros norteños con el ámbito religioso porque los apoyó en su momento".

Parte del archivo de imágenes que posee la Asociación Mercedes Medina Díaz perteneció a la inspectora de Educación Cándida Campos, alrededor de medio centenar de fotos que llegaron a manos de Maura Palarea, hija de Mercedes Medina, que las donó al fondo documental. Se pueden ver en memoriadigitaldelanzarote.com y están datadas en la década de los años cincuenta.

"Cándida, que era de Castilla-La Mancha, estaba un mes recorriendo todos los centros educativos de Lanzarote y en una de sus visitas a la escuela de Tahíche y a la casa del maestro, se dirigió a la maestra María José Ferrer tras ver que estaba todo desvencijado y mandó a cerrar las instalaciones y ordenó que arreglaran", relató Lemes.

A partir de los años ochenta se produjo el despegue de las infraestructuras educativas en Lanzarote, destacó el investigador, con la construcción de los nuevos centros y la reforma de otros existentes. En los noventa se construyen los institutos de Tinajo y Yaiza. Con anterioridad se aprobó la Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa que impulsó el entonces ministro de Educación José Luis Villar Palasí, por medio de la cual se estableció la enseñanza obligatoria hasta los 14 años, cursando la Educación General Básica (EGB) estructurada en dos etapas. Tras esta primera fase de ocho cursos el alumno accedía al Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) o a la recién creada Formación Profesional (FP).

La idea es que el patrimonio documental que se reúna se destine a los fondos del futuro museo de la educación en Lanzarote en 2020, cuya ubicación está prevista en la actual sede de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Arrecife, donde se conservan las pizarras originales de los años cincuenta del colegio La Marina. Otro de los elementos en los que trabaja la asociación es "un mapa en el que reflejaremos todas las escuelas que han existido y las que existen con fotos del antes y el después", dijo Lemes, que cuenta con la colaboración de Sara Talavera y Moisés González en este proyecto en la creación del archivo digital.

Compartir el artículo

stats