Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suspenso en el examen de integración

El Ministerio de Justicia deniega la nacionalidad a un marroquí que desconoce el color de la bandera canaria y no entiende castellano después de 12 años en Lanzarote

Suspenso en el examen de integración

Los colores de la bandera canaria son "amarillo y rojo" contestó un ciudadano marroquí tras 12 años de residencia en Lanzarote a unas de las preguntas que le hizo el juez del Registro Civil de Arrecife para obtener la nacionalidad española. El Ministerio de Justicia le denegó tal solicitud en 2012, tras vivir en Lanzarote desde 2000, decisión que recurrió el interesado ante la Dirección General del Registro y Notariado y la Audiencia Nacional, que tampoco le dieron la razón.

En una sentencia del pasado 18 de noviembre la Audiencia Nacional esgrimió la falta de integración en la sociedad española del recurrente, su desconocimiento de "acontecimientos normales" de la vida española y sus "dificultades en comprender el contenido de las preguntas que se le hacen porque no entiende el español, por lo que difícilmente podrá integrarse en la sociedad de la que pretende ser nacional, después que lleva viviendo en España desde el año 2000".

La sentencia añade que "el conocimiento suficiente del idioma para entender y hacerse entender en el país del que pretende adquirir la nacionalidad es un elemento revelador y significativo al ser el vehículo de comunicación entre las personas y es una obligación recogida en el artículo 3.1 de la Constitución Española".

El interesado, que alegó que estaba nervioso, no supo tampoco contestar a la pregunta sobre las dos capitales de la comunidad autónoma ni decir ningún nombre de las Islas Canarias. No entendió las preguntas en las que se le pidió que citara tres países de la Unión Europea, varios periódicos importantes regionales o nacionales o nombrar algún río de España, desconocía a qué comunidad autónoma pertenecen La Coruña y Sevilla y los nombres de tres españoles conocidos mundialmente.

En cambio, contestó de forma correcta los nombres de dos presidentes anteriores a Rajoy -"Aznar y Zapatero"-, de la reina de España en ese momento -"Sofía"- y alguna montaña española - "el Teide"-.

En otro de los casos, también se denegó la nacionalidad a un marroquí por no acreditar suficiente grado de integración en la sociedad española y porque "le cuesta entender el castellano y lo habla con dificultad", tal como mostró en su comparencia ante el juez en noviembre de 2011, tras permanecer en territorio nacional desde 2000. De su entrevista se desprendió también que "desconoce aspectos fundamentales de la sociedad española como el nombre del presidente del Gobierno de España (dice Aníbal), del presidente del Gobierno de Canarias (dice Las Palmas)" y "no recuerda ningún plato típico español", por lo que "tanto el fiscal como el encargado del Registro informan desfavorablemente la solicitud". La sentencia desestimatoria de la Audiencia Nacional es de julio de 2017.

La falta de adaptación a la cultura y estilo de vida españolas es otro de los motivos por los que un dominicano no obtuvo la nacionalidad en mayo de 2013, resolución que confirmó la Dirección General del Registro y la Audiencia Nacional en su sentencia de mayo pasado. Así, "no cita el nombre de las Islas Canarias (reside en Lanzarote), desconoce el archipiélago balear, no conoce escritores ni museos españoles, cree que el derecho al voto se ejerce desde los 21 años, como montaña o conjunto de montañas españolas nombra las dunas de Fuerteventura, cree que el día de la Constitución Española se celebra en julio y no sabe cuándo se celebra el día de Canarias".

En un auto propuesta de octubre de 2016 el juez desestimó la petición de nacionalidad de un marroquí residente en España desde 2001 por "falta de justificación del suficiente grado de integración en la sociedad española y su falta de adaptación a la cultura y estilo de vida españoles". Fue entrevistado en abril de 2013. En su informe el fiscal detalla que "no habla ni comprende el castellano, desconociendo instituciones y costumbres españolas". A su vez el encargado del Registro advirtió que "las preguntas debieron ser formuladas empleando diferentes giros gramaticales para que las comprendiera y que tiene dificultad para mantener una conversación en español".

A modo de ejemplo contestó que no sabe qué islas españolas hay en el mar Mediterráneo, que "España tiene fronteras con Marruecos no recordando otros países" y que "el Rey de España se llama Pablo Jesús". La sentencia de la Audiencia Nacional es de abril del pasado año.

En su informe de mayo de 2013 el fFiscal asegura que "el solicitante de la nacionalidad [marroquí residente en Canarias desde 1996] no conoce datos tan esenciales de nuestro sistema patrio como la existencia de la Constitución Española, el momento en el que se adquiere la mayoría de edad según la legislación española o el periodo de celebración de elecciones". Además, el peticionario reconoce que no sabe leer ni escribir en español y que habla el idioma con dificultad. La Audiencia Nacional ratificó la decisión en marzo de 2017.

Compartir el artículo

stats