Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Educar en la creatividad, la clave del éxito como docente de Roberto Arrocha

El periodista y profesor universitario lanzaroteño presentará el 26 de julio en Arrecife su libro 'Piensa, luego crea. Educar para disfrutar', cuyos derechos de autor ha cedido a la Fundación ECCA para formar a los colectivos más desfavorecidos

El docente y periodista Roberto Arrocha con su último libro.

El docente y periodista Roberto Arrocha con su último libro. M.A.G.

El periodista lanzaroteño Roberto Arrocha (Arrecife, 1975) presentará el lunes 26 de julio (10.30 horas) en la Librería Diama de Arrecife su libro Piensa, luego crea. Educar para disfrutar (Editorial Samarcanda), que publicó en 2019 justo antes de la pandemia del coronavirus. Arrocha ha cedido los derechos de autor de su última publicación a la Fundación ECCA para el desarrollo de acciones formativas con los colectivos más desfavorecidos.

Arrocha, que además de Periodismo estudió Magisterio en la Universidad de La Laguna, compagina la formación universitaria con su trabajo como periodista y jefe de Sección de Deportes del diario ABC en Sevilla y en Sevilla FC TV. Doctor en Comunicación por la Universidad de Sevilla, imparte la asignatura Documentación Informativa en primer curso en la Universidad Loyola en Sevilla y Córdoba. El citado centro universitario le concedió en 2019 el premio a la Mejor Labor Docente.

"Básicamente lo que trato es que los alumnos sepan buscar información. En la primera clase les hago que ver que la asignatura gira en torno a cuatro verbos: recopilar, almacenar, analizar y difundir. No es muy distinto a lo que puede hacer un agricultor cuando recoge, por ejemplo, los plátanos, los almacena, los analiza para ver cuáles están bien y cuáles no, para terminar vendiéndolos al final", explica sobre su materia. Ve la información de una manera parecida: "Recopilamos, buscamos información, la almacenamos en nuestros dispositivos, ya sea un ordenador o una libreta, la analizamos y la publicamos", detalla.

Comienza cada capítulo de su nuevo libro por una letra de la palabra Creatividad. De ese modo, los titula Curiosidad, Risas, Empatía, Animar, Tenacidad, Ilusión, Valores, Imaginación, Desafíos, Autoestima y Diversidad. Son las bases de su proceder en sus clases para que sus estudiantes experimenten, disfruten y aprendan de manera creativa desde su experiencia como docente y también como padre de tres hijos.

Arrocha aboga por enseñar a pensar frente a memorizar contenidos que se olvidan con el tiempo

decoration

Frases de personajes célebres encabezan cada capítulo. Entre ellas, la Premio Nobel de Literatura Alice Munro ("La felicidad constante es la curiosidad"); la actriz Marlene Dietrich ("Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado"); el beisbolista estadounidense Louis Gehrig ("Me encanta ganar; pero amo perder casi igual. Me encanta la emoción de la victoria, y también me encanta el desafío de la derrota"); el dirigente más destacado del Movimiento de independencia de la India Mohandas Gandhi ("Nosotros mismos debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo"); el escritor Mark Twain ("La peor soledad es no estar a gusto con uno mismo"); o el actor Morgan Freeman ("Desafíate a ti mismo; es el único camino que conduce al crecimiento").

"Educar en la creatividad se antoja como imprescindible para formar personas flexibles, con visión de futuro, con confianza, con iniciativa y preparadas para afrontar los inconvenientes que se puedan presentar", asegura el autor en la introducción de su nueva obra, que ha tenido repercusión en Andalucía a raíz de la crisis del coronavirus, cuando las aulas educativas en España y otras partes del mundo se trasladaron a las casas de profesores y alumnos. Durante el confinamiento, las ideas que desarrolla en su publicación las practicaba desde hacía tiempo y le sirvieron "para mucho" durante la cuarentena. "Creatividad es inventar de alguna manera. Y, con la situación que nos tocó vivir, les hice ver a los alumnos que estábamos ante una oportunidad única para crecer en todos los sentidos. Somos muy frágiles, tremendamente frágiles, y la pandemia me ha servido para que los alumnos empiecen a ser conscientes de que la vida es un suspiro, una oportunidad", advierte.

"Educar en la creatividad se antoja como imprescindible para formar personas con iniciativa y preparadas para afrontar los inconvenientes que se puedan presentar"

decoration

Parafraseando la máxima del filósofo, matemático y físico francés René Descartes, Arrocha aboga en Piensa, luego crea. Educar para disfrutar por enseñar a pensar frente a memorizar contenidos que se olvidan con el tiempo y despertar la curiosidad para que "nuestros alumnos e hijos inicien un proceso mucho más apetecible a la hora de aprender", asegura.

Tras leer el libro, algunos de sus amigos le comentaron que "todo parece muy fácil, pero luego, teniendo en cuenta cómo está todo montado, se les hace complicado. ¡Y es verdad!", reconoce el profesor. "Estamos acostumbrados a trabajar de una manera, y no es sencillo cambiar de manera tan radical", pero aún así es optimista porque "poco a poco le daremos al fomento de la creatividad la importancia que tiene".

Cuestiona que "la única vía para evaluar al alumnado en el mundo actual sea la memoria. Yo no digo que la memoria no sea importante, todo lo contrario, pero sí insisto en que hay otras muchas habilidades que debemos potenciar. Queremos educar de la misma manera que nos educaban a nosotros hace 3 años, y eso es absolutamente incomprensible", subraya.

Un cambio "necesario"

Arrocha es consciente de que "cambiar no es fácil pero sí necesario". Y, para ello, señala, "las personas con responsabilidad en materia educativa deberían hacer una reflexión muy profunda del tema. No creo que haya muchos trabajos que tengan un componente de vocación tan grande como el del maestro, el de profesor. A mí me gusta el profesor revolucionario, el que rompe, el que educa, el que motiva, el que en su clase es capaz de crear un mundo mejor, el que juega, el que sueña... Y, créeme, que los hay".

En su experiencia docente ha tenido alumnos que le han dicho que no saben pensar. "Al ritmo que vamos y con los avances tecnológicos como referencia, cambiarán muchas cosas. Necesitamos gente que se adapte a los cambios, o, incluso, que se adelante a ellos. ¿Por qué, por ejemplo, tenemos que estar pendientes de lo que inventen en Estados Unidos personajes como Larry Page o Sergey Brin (creadores de Google? ¿No somos capaces de inventar nosotros en Canarias, en España?", se pregunta.

Arrocha destaca que "en Canarias tenemos una materia prima maravillosa. El canario es sensibilidad. Sólo necesitamos que nos empujen un poquito". Transmite a sus pupilos que no viene a dar respuestas, sino, sobre todo, a ayudarles a que ellos se creen preguntas. En ese sentido, considera que su libro "tiene también un componente en relación a la educación que debemos impartir como padres. Mis hijos me han enseñado mucho en este sentido. Los seres humanos llegan a la vida con un componente a explotar, que es de la curiosidad, jugar... Y los adultos nos encargamos de romper este camino. A veces me he puesto a pensar en cómo sería un mundo sólo de niños", revela.

"En Canarias tenemos una materia prima maravillosa. El canario es sensibilidad. Sólo necesitamos que nos empujen un poquito"

decoration

Sobre la nueva ley de Educación, la Lomloe, Arrocha entiende que con la misma "se dará cabida al desarrollo de otras habilidades, más allá de la memoria". Cuando estudiaba Magisterio en La Laguna, "allá por el año 1993, 94, 95...", le llamó la atención que "habíamos tenido varias leyes de educación. Que si la LOECE, que si la LODE, que si la LOGSE; pero es que después aparecieron la LOPEG, la LOCE, la LOE, la LOMCE... Creo en los cambios, la mejora, claro que sí, pero tantos vaivenes me preocupa", apunta.

Una familia de maestros

Su tío Rafael Arrocha llegó a ser director de Radio ECCA. Uno de sus primeros recuerdos cuando llegaba a casa de su abuela en la calle Fajardo, 33, en Arrecife, era ver a su tío Rafael "liado con papeles". Con el tiempo supo que estaba trabajando para Radio Ecca. "Vivía en Las Palmas y cuando venía a Lanzarote en verano, me gustaba verlo. Era como un orgullo", rememora. En su familia "todos han sido maestros, todos. Mi madre lo fue, mis tías, mis tíos". Con ellos aprendió que "la enseñanza no es un trabajo cualquiera. Es una forma de entender mi vida, un regalo para los demás". Para su tía Mari Lola Arrocha, fallecida el pasado mes de enero y maestra durante muchos años del colegio Nieves Toledo, en Arrecife, tiene un recuerdo muy especial. "Será el primer verano que vaya a Lanzarote y no esté. Le debo mucho, mucho, porque me enseñó lo más importante: aprovechar y disfrutar de cada minuto como si fuera el último", comenta agradecido.

La última creación de Roberto Arrocha viene precedida de otro de sus éxitos, Hoy sí me puedo levantar (Alfar 2018), entrevistas a conocidos personajes, entre otros, al cantante Javier Labandón 'El Arrebato', la bailaora Cristina Hoyos, la modelo Sandra Ibarra, el futbolista Carlos Bacca o el torero Juan José Padilla, que cuentan experiencias que les han marcado de por vida y cuyos derechos de autor cedió a Andex, la asociación de padres con niños con cáncer en Andalucía.

Compartir el artículo

stats