Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad pierde cada año 1,5 millones de euros por vados clandestinos

El concejal de Hacienda asegura que carece de medios para hacer pagar a los infractores

Alfonso Campoamor. LA PROVINCIA / DLP

La capital grancanaria pierde cada año un millón y medio de euros por los vados clandestinos que no pagan la tasa por la entrada de vehículos. El concejal de Hacienda, Agustín Gutiérrez, anunció en 2012 que se iba a redoblar la inspección para cazar a los morosos, pero en el último pleno municipal celebrado el pasado mes se escudó en la "falta de recursos" para no aplicar la ordenanza a los que la incumplen desde hace años.

Según los cálculos del PSOE, de los 20.000 vados que hay en la ciudad, sólo 8.400 están legalizados y pagan la tasa de vados. El concejal socialista, Alfonso Campoamor, criticó la ausencia de medidas por parte del Ayuntamiento para corregir este incumplimiento de la ordenanza, sobre todo de "los numerosos vados que hay en zonas como Ciudad Jardín, Mesa y López o León y Castillo". En su opinión, no es tan difícil detectar las entradas de vehículos a los garajes que carecen de vados.

En la calle Pío XII, resaltó, hay 37 entradas de garaje sin licencia en el tramo de apenas 300 metros que va desde la altura de los túneles de Julio Luengo hasta la piscina Julio Navarro. "En ese tramo tan sólo uno cuenta con la licencia de vados y lo mismo pasa en muchas calles de Ciudad Jardín, en las que se puede comprobar que en el margen de la acera donde está prohibido aparcar no tienen licencia de vados", señala el edil.

"El Ayuntamiento", denunció, "no sólo no ha regularizado los vados, sino que encima les ha hecho los rebajes de acera gratis en las entradas de los garajes, una obra que debe hacer el dueño del vado. Encima, les arreglan la acera. Esto es una falta de solidaridad con los ciudadanos de esta ciudad que peor lo están pasando".

Según Campoamor, los 12.000 vados clandestinos están situados en su gran mayoría en calles catalogadas por el callejero fiscal como de primera categoría, que deberían pagar 240 euros. Gutiérrez reconoció en el citado pleno municipal que sólo en el camino que recorre en coche desde su casa hasta el Ayuntamiento ha contabilizado hasta 50 vados. "Los medios materiales y humanos con los que contamos son poquísimos", explicó Gutiérrez, quien destacó que es necesario contrastar los datos a través del sistema de información geoestacional. "Hemos empezado hace año y medio y se trata de trabajos muy complejos", dijo para justificar al Gobierno municipal.

En 2012 el Gobierno de Juan José Cardona informó de que los inspectores del área de Hacienda habían detectado a 900 ciudadanos que no pagaban el vado y calculaba que, además, existían unos 2.000 clandestinos que ni siquiera se habían legalizado. Nada se ha sabido del tema desde entonces.

"Lo único que pedimos es que se aplique correctamente la ordenanza. Me parece muy injusto que los que más tienen en esta ciudad no paguen sus tributos. Los que más tienen son los que no pagan el vado, porque viven en calles en las que no se puede aparcar", criticó Campoamor, que lamentó que el Partido Popular rechazara la moción que presentó para que se obligue a los dueños de vados a regularizar su situación y destinar el millón y medio que pierde la ciudad por este e motivo a "partidas sociales que favorezcan la reducción de la brecha social que se está abriendo en esta ciudad". A juicio del edil socialista, la pasividad del Ayuntamiento con los vados clandestinos contrasta con las "presiones" sobre los dueños de las 786 viviendas sociales de La Feria para que paguen el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). "El PP sabe ayudar al poderoso y amnistiar a los grandes defraudadores, pero es implacable con los 786 vecinos de La Feria, a los que reclaman el IBI desde hace tres años", dijo. El Ayuntamiento prevé cobrar este año 919.843 euros por la tasa de entrada de vehículos. En el padrón municipal hay registrados este año unos 8.200 vados, 200 menos que el pasado año, según la información que maneja Campoamor, una disminución que atribuye a que la gente se ha dado de baja debido a la crisis económica.

Compartir el artículo

stats