Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DISA echa el cierre a su histórica gasolinera de Tomás Morales

La estación fue diseñada por el arquitecto Suárez Valido y comenzó a funcionar en 1961

DISA echa el cierre a su histórica gasolinera de Tomás Morales

DISA echa el cierre a su histórica gasolinera de Tomás Morales

La vieja gasolinera de Tomás Morales, número 20, que hace esquina con la calle Senador Castillo Olivares, echó el cierre el pasado lunes, después de haber despachado combustible durante más de cincuenta años. Diseñada por el arquitecto canario Fermín Suárez Valido, la gasolinera, que inicialmente perteneció a Cepsa, fue adquirida por la compañía DISA a principios de este siglo.

Fuentes del grupo atribuyeron a decisión del cierre del negocio al "escaso movimiento" de la estación de servicio, pese a estar en un lugar muy céntrico de la ciudad, y, sobre todo, a la obligatoriedad de la compañía, que hace unas semanas abrió una nueva gasolinera en las inmediaciones del centro comercial de Tamaraceite Sur, de no superar la cuota de mercado de un 30% de estaciones en las Islas.

Fuentes de la compañía añadieron que el edificio de dos plantas seguirá funcionando como sede de Siyocsa-Niarsa, empresa perteneciente al grupo. Este periódico intentó hablar, sin éxito, con responsables de la compañía para conocer qué uso se le va a dar a la parte baja del edificio, donde estaba situados los surtidores. El edificio está catalogado, lo que impide su derribo. La alta protección del inmueble ha impedido hasta la sustitución de los hierros que enmarcan las ventanas que dan a la fachada.

El pasado lunes comenzó el desmantelamiento de la histórica gasolinera, que fue proyectada por Suárez Valido en 1947 y construido entre los años 1957 y 1961. La estación, ha pasado a formar parte de del paisaje de esta parte de la ciudad, junto al peculiar edificio de oficinas que la presidía, con formas onduladas, rematadas por aleros. De hecho, su cierre ha provocado un pequeño revuelo en las redes sociales de internet, por parte de personas que lamentan su desaparición.

El edificio original, que constituye un exponente del racionalismo tardío, sólo tenía una planta y en años posteriores se le añadió un segundo piso.

El arquitecto, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, José Luis Gago, destaca la importancia del edificio y habla de él como una "pieza excepcional de la arquitectura que se hacía en aquella época" en la capital grancanaria. "Es un exponente tardío del racionalismo de los años 50 del siglo pasado. Se trata de un racionalismo de segunda generación inspirada en las corrientes alemanas", explica José Luis Gago, quien destaca que constituye "un hito" de la arquitectura racionalista de aquella época.

A juicio del arquitecto, la obra de Suárez Valido no alcanza la genialidad de Miguel Martín-Fernández de la Torre, pero es "interesante", en la misma medida que lo es el edificio de la gasolinera de Tomás Morales y por esa razón, resalta, "vale la pena conservarlo".

"Suárez Valido es un referente del racionalismo, no al nivel de Martín-Fernández de La Torre, pero muy interesante", indica el experto en la obra del arquitecto canario. "Es un buen arquitecto y destaca porque realizó su obra en una época en la que no se hacía buena arquitectura y él la hizo", afirma

Tamaraceite

La de Tomás Morales es la segunda gasolinera que DISA cierra en la capital grancanaria en menos de tres años. La primera fue la estación que estaba situada en la calle Albareda, detrás del hotel AC, tras el acuerdo firmado con el Ayuntamiento de la capital grancanaria en 2012, que compensó a la compañía con unos terrenos para instalar otra gasolinera que están situados entre la rotonda de acceso al barrio de Lomo Los Frailes y el complejo comercial de Tamaraceite-sur. Hace algo más de seis años, se puso en marcha el surtidor de las Ramblas de Jinámar, cuyos terrenos fueron también cedidos por el Ayuntamiento, como compensación por el cierre de la gasolinera que estaba situada en la trasera del Teatro Pérez Galdós.

Compartir el artículo

stats