Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sólo el 20% de los hoteles es accesible para las personas con discapacidad

El sector reconoce que la mayoría cumple únicamente lo mínimo exigido

Sólo el 20% de los hoteles es accesible para las personas con discapacidad

Sólo el 20% de los hoteles es accesible para las personas con discapacidad Yaiza Socorro

Sólo el 20% de los hoteles de la capital grancanaria es completamente accesible y ha sido adaptado para garantizar las necesidades y la autonomía de las personas con problemas de movilidad. Así lo reconoció el presidente de la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria (Ahelpa), Orlando Bonilla, quien admitió que la mayoría de los alojamientos turísticos sólo cumple los mínimos y se halla en "proceso de adaptación".

La necesidad de adaptar la capital grancanaria para garantizar el disfrute de las vacaciones de las personas con movilidad reducida se puso de manifiesto ayer durante la presentación de las Jornadas sobre Turismo accesible y Atención al cliente con discapacidad u otras necesidades diversas. Ana Rodríguez, la presidenta de la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (Aspaym Canarias), consideró que tanto la capital y Canarias en su conjunto deben apostar por el turismo accesible, no sólo para cumplir la ley y garantizar el disfrute con autonomía de estas personas, sino por razones económicas. "Si queremos promovernos como destino turístico, no es lógico que perdamos 70 millones de personas con discapacidad que hay en Europa ", que son clientes potenciales y "que no vienen a Canarias. Hay que apostar por ese turismo porque ello crearía muchísimos puestos de trabajo", sostuvo Rodríguez quien añadió que los problemas de accesibilidad no afectan sólo a los hoteles, sino que se extienden a los comercios, restaurantes, medios de transporte, etc. La presidenta de Aspaym Canarias valoró como "muy importante" la apuesta por el turismo accesible que "está haciendo" Las Palmas de Gran Canaria. Una apuesta, de la que es gran medida responsable la concejala de Vías y Obras, Gloria Marrero, que ha propiciado que a lo largo de los tres últimos años se hayan abierto varios itinerarios sin barreras, entre ellos el que conecta el Castillo de La Luz a Triana, y ha vigilado para que las nuevas obras públicas y privadas cumplan la ley de accesibilidad.

"Aunque sólo sea desde el punto de vista económico", sostuvo Marerro refiriéndose a todos los establecimientos, "se deberían poner las pilas ya. El 15% de los cruceristas son mayores de 67 años, que ya se consideran personas con movilidad reducida, y los comercios que no son accesibles, por lo menos deberían tener una rampa en la puerta o un aviso de que lo tienen disponible para que los turistas lo sepan".

El rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), José Regidor, defendió la importancia de garantizar la autonomía personal. "Ser un destino turístico importante implica también que las personas con problemas de accesibilidad también tienen derecho a ser turistas y que deben hacerlo en condiciones normales", sostuvo. "Toda la oferta turística", resaltó el alcalde Juan José Cardona, "debe ser cien por cien accesible y para ello tenemos que trabajar en el ámbito privado y en el público". Al respecto, el concejal de Turismo, Pablo Barbero, manifestó que el municipio está en camino de ser una ciudad inteligente, una categoría que pasa por la accesibilidad, además de la aplicación de las nuevas tecnologías al turismo. "Estamos terminando una página web accesible, doble A", anunció Barbero.

Las jornadas, que se celebran en el hotel Exe Las Canteras, han sido organizadas por el Ayuntamiento y la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif), con la colaboración de la Fundación Vodafone y la ULPGC. El curso, en el que se han matriculado más de cien personas, tiene como objetivo perfeccionar la atención a las personas con discapacidad en los establecimientos turísticos.

Compartir el artículo

stats