Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Embajadores de La Luz en Noruega

Otech celebra su segundo aniversario en el Puerto con una cena en la que donarán 10.000 euros a una asociación

El director de la empresa, Gabriel Estévez (izquierda), y el presidente, Odd Are Tveit, frente a la sede de Otech en el Puerto de La Luz.

El director de la empresa, Gabriel Estévez (izquierda), y el presidente, Odd Are Tveit, frente a la sede de Otech en el Puerto de La Luz. ANDRÉS CRUZ

Odd Are Tveit llegó a la capital grancanaria en 2012 cuando tenía 32 años. Lo hizo con la idea de empezar a implantar su empresa de trabajos submarinos en el Puerto de La Luz, afianzar la compañía en la capital y después continuar con los negocios en su país: Noruega. Tres años después de aquella llegada, el presidente del grupo Otech Marine Services se siente un isleño más. "Vivir aquí es un lujo", asegura con un correcto español que ha aprendido a lo largo de este tiempo. Y esa perspectiva de la Isla la hace llegar a su país, donde explica a los diferentes empresarios los beneficios que tienen si se instalan en una Isla que la compañía ya hace suya. Tanto, que ha organizado una cena el próximo fin de semana, coincidiendo con el Día Nacional de Noruega y los dos años de la empresa en el Archipiélago, en la que donará 10.000 euros a la Asociación Asperger Islas Canarias (Aspercan).

El 8 de octubre de 2012 aparecía por la bocana del puerto la imponente figura de la plataforma Eirik Raude, la más grande entre todas las que surcaban los mares del mundo en aquellos momento. El arribo de este coloso conllevo consigo un importante impulso económico para las empresas de reparaciones navales. Y también significó la llegada de nuevas sociedades. Era el caso de Otech, que aterrizaba en La Luz para realizar los trabajos submarinos. La compañía noruega no estaba afincada en la Isla. Llegaba para un proyecto puntual. Pero aquella experiencia les animó a construir un año después unas oficinas en el Puerto.

A pesar de su pasado nórdico, Gabriel Estevez, director de Otech Marine Services en la capital grancanaria, resalta que "somos una empresa española, que tributamos aquí y hemos contratado personal local", que conforman una plantilla fija de diez personas que crece por temporadas. "Nosotros trabajamos según el volumen de trabajo; si llega un proyecto bueno podemos tener 40, 50 ó 60 personas contratadas", puntualiza.

La diferencia de culturas no ha supuesto ningún problema para la compañía, como destaca Odd Are Tveit. "La gente de aquí tiene una buena mentalidad y en algunos casos tenemos aquí mejores profesionales que en Noruega". Esto, a pesar de que reconoce que en el Archipiélago "falta un poco de experiencia" en el sector offshore en el que su país es una de las referencias mundiales. Por ello, uno de los objetivos con los que trabaja la compañía ahora mismo es la creación de una escuela para submarinistas profesionales a través de la filial creada recientemente, Otech Consortium, que se encuadra dentro de la Zona ZEC.

El presente de la compañía está en el sur de Gran Canaria. Allí dirigen los trabajos que se realizan alrededor del pesquero ruso Oleg Naydenov, que se hundió hace casi un mes después de sufrir un incendio en el Muelle Reina Sofía, para iniciar las tareas de sellado de las fugas de hidrocarburos del barco. "Las tareas han sido hasta hora un éxito, porque primero se localizó muy rápido y ahora estamos con la segunda fase que es un trabajo muy complicado". Todo ello "está suponiendo un reto muy importante", indica Estevez.

Si ese es el presente, el futuro sigue ligado a Canarias. "Queremos que esta sede sea un centro de operaciones para próximos proyectos de trabajos offshore en países de África Occidental, como Angola o Nigeria", apunta Estevez. A lo que Odd Are Tveit añade que no descarta trasladar sus oficinas generales hasta la capital grancanaria, donde ya sus trabajadores reciben formación para trabajar tanto en España como en Noruega. "Hay empleados que participan en los proyectos que tenemos en mi país o en otros lugares", detalla.

Y es que, los trabajadores son, según Odd Are Tveit, una de las piedras angulares del grupo. Con una edad media aproximada de 30 años, la idea de la empresa es "que puedan trabajar toda su vida junto a Otech, por lo que estamos buscando un perfil de personas que queremos que evolucionen con nosotros y que sienta que la empresa es parte de ellos" porque "la filosofía noruega es que si un empleado no está feliz no es un buen empleado".

Con esta ideología han llegado a Las Palmas de Gran Canaria, donde ya participan en el carnaval de la ciudad y ahora organizan una cena que esperan que se convierta en una tradición anual para colaborar con asociaciones de las Islas.

Compartir el artículo

stats