Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Logiscrap acumula toneladas de chatarra en La Luz tras bajar el precio del hierro

La compañía afirma que poner el material en el mercado no sale rentable

Logiscrap acumula toneladas de chatarra en La Luz tras bajar el precio del hierro

Logiscrap acumula toneladas de chatarra en La Luz tras bajar el precio del hierro

La imagen lo dice todo. Un simple vistazo a las instalaciones de Logiscrap, la única empresa del Puerto de La Luz encargada de reciclar los buques abandonados en los muelles, basta para comprobar cómo la chatarra ha ido conquistando las instalaciones hasta casi alcanzar el mar. Y es que la bajada de un 31% del precio del hierro durante el último año ha motivado que la compañía decida amontonar miles de kilos de este material antes que ponerlo en el mercado ya que el coste de procesarlo es superior al precio que se paga en la actualidad por tonelada. Ante esta situación, Logiscrap evalúa solicitar un espacio temporal a la Autoridad Portuaria donde almacenar parte de los desechos.

En noviembre del año pasado se inauguró el complejo de esta empresa situada en el muelle Reina Sofía después de dos años de trámite. De esta forma, se convertía en el primero de este tipo dentro del recinto portuario después de que las compañías Erbenmetal y Hierros Sierras se fusionaran. Ambas sociedades realizaron una inversión de 1,6 millones de euros para preparar el espacio y adquirir maquinaria especializada. Una de las finalidades era liberar a La Luz de las decenas de barcos abandonados que estaban amarrados en los distintos muelles y que ocupaban más de dos kilómetros de líneas de atraque. Durante el acto de la inauguración se hablaba de que la planta podría mover entre 1.500 y 2.000 toneladas de chatarra cada mes.

Sin embargo, la situación casi un año después es muy diferente a la que se preveía. La causa principal se encuentra en el precio del metal, que, según fuentes de la empresa, ha caído considerablemente durante los últimos meses debido a la desaceleración de la economía china. Esto hace que los costes de cortar las diferentes partes de los buques sea incluso mayor que el que pagan las diferentes empresas por la chatarra, según las mismas fuentes.

Es por ello por lo que Logiscrap prefiere acumular el material antes que ponerlo en el mercado, lo que su vez conllevaría un descenso aún mayor de su valor. Sin embargo, esta situación hace que en el complejo no se pueda apilar más material. Según las fuentes consultadas, la casi paralización de la actividad también hace que no puedan desguazar cinco buques que adquirieron en su tiempo y que se encuentran atracados en el recinto portuario.

Entre ellos está el May, un barco que está amarrado en el muelle de Sanapú y que está entorpeciendo las obras del futuro acuario Poema del Mar.

El Puerto ya les ha solicitado que retiren esta embarcación de la zona en la que se encuentra, aunque las fuentes apuntan que no pueden realizar el desguace ya que no tienen espacio suficiente en sus instalaciones.

Coste de las embarcaciones

A esto se une el coste de estas embarcaciones. Logiscrap paga por cada uno de los buques una tasa de entre tres y cuatro mil euros mensuales a la Autoridad Portuaria por tenerlo atracados en los muelles del Puerto hasta que sean trasladados hasta las instalaciones y desguazados, como precisaron las fuentes. En la actualidad, sólo un barco se encuentra atracado en la zona a la espera de la liberación de espacio para ser despiezado.

Una de las soluciones con las que trabajan los directivos es solicitar a la Autoridad Portuaria un espacio en el que poder amontonar todo el material que tienen cortado y procesado.

Sin embargo, esto no aliviaría la situación de la empresa, ya que con el precio actual del metal no le interesa aumentar la oferta en el mercado porque el margen comercial con el que trabajan es el coste del transporte de la mercancía y el procesado.

Compartir el artículo

stats