Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento da un mes a Endesa para cerrar la subestación de la Cícer

La compañía tiene dos meses para presentar un recurso

Endesa tiene un mes para desalojar la subestación eléctrica que tiene en la Cícer. Así lo determina la resolución de la Dirección General de Edificación y Actividades del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria publicada esta semana. El escrito recoge una orden de paralización voluntaria de toda la actividad que la compañía desarrolla en el barrio de Guanarteme desde 1929. No obstante, la empresa cuenta con dos meses de plazo, a partir de que reciba la notificación, para recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias esta medida.

Tanto la producción como la transformación, transporte y distribución de energía eléctrica que se lleva a cabo en el inmueble que se emplaza entre las calles Pizarro, Espartero, Secretario Padilla y el paseo de Las Canteras, tendrá que cesar en un mes. De lo contrario, será la Policía Local la que efectúe el precinto del edificio cuando acuda a comprobar el cumplimiento de la orden, según advierte el documento emitido por el Consistorio.

Este no es primer litigio al que se enfrenta la compañía por la central que da luz a 45.000 hogares de la ciudad. Ya el pasado mes de julio, la Sala de lo Contencioso- Administrativo del TSJC desestimó el recurso de apelación que presentó Endesa ante la el fallo judicial de febrero de 2015 que les obliga a cerrar la subestación que tiene en la Cícer. La sentencia, que es firme y no admite recurso, considera que las instalaciones de Guanarteme son ilegales, ya que la compañía carece de licencia de apertura.

Fueron los vecinos de la zona, quienes a través de la Asociación Ciudadana Recuperar La Cícer denunciaron en el año 2009 esta situación ante el Ayuntamiento capitalino. En ese momento, la Dirección General de Ejecución Urbanística decidió denegar la licencia de apertura que la empresa había solicitado para su inmueble.

Y es que le Consistorio tiene la intención de que se ejecute la sentencia que da la razón tanto a los vecinos como a la Administración local. Para ello, el pasado mes de septiembre Urbanismo ofreció a Endesa dos parcelas para trasladar la subestación eléctrica de La Cícer, a través de una permuta del terreno de la compañía por otro en El Rincón o, en su defecto, en Las Torres. Sin embargo, a pesar de que el suelo que se les ofreció supera al que ocupa ahora la central, la compañía se negó a la reubicación, por lo que la orden de desalojo fue finalmente emitida.

Javier Doreste, responsable municipal del área de Urbanismo, informó el pasado martes de esta decisión a los miembros de la Asociación Ciudadana Recuperar La Cícer, a quienes instó a que también soliciten la ejecución de la sentencia.

Compartir el artículo

stats