Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accidente en el Puerto Otros siniestros históricos

La historia se repite en La Luz

El Puerto cuenta en sus 134 años con varias colisiones de buques contra los muelles

La historia se repite en La Luz

La historia se repite en La Luz SEEFAHRTSFREUNDE-EMDEN.DE

Hacía muchos años que el Puerto de La Luz no veía un accidente como el ocurrido el pasado viernes, cuando el ferri Volcán de Tamasite de Naviera Armas perdió el control y se dio de bruces contra el muelle de La Esfinge. Hay que remontarse a 1982 para recordar un suceso parecido. En aquella ocasión fue un petrolero de más de 300 metros de eslora el que se estampó contra el espigón del León y Castillo. El Universe Explorer destrozó 60 metros de espaldón cuando realizaba la maniobra de atraque, dañando asimismo las canalizaciones como ya ocurriera en el accidente sucedido la semana pasada. Aquella colisión provocó un vertido de 50 toneladas de fuel, un combustible más denso que el gasoil esparcido estos días por la bahía de la capital grancanaria.

El listado de accidentes de este tipo se inició allá por los años cincuenta del siglo pasado, según el documento histórico publicado por José Ferrera Jiménez. Eran, concretamente, las cuatro de la madrugada del día 1 de noviembre de 1951 cuando el vapor inglés City of Hull chocó contra por el entonces denominado dique del Generalísimo Franco, actual muelle León y Castillo. Aquel incidente quedó en unos pequeños destrozos en la infraestructura al ocurrir en el tramo más protegido del mismo. En cambio, el navío sufrió una hendidura en proa, como recuerda Ferrera Jiménez, quién relató aquel suceso con estas palabras: "Al sentir el tremendo golpe creí que había ocurrido algo muy grave, pero afortunadamente, a los dos días de hacerle un prima de cemento en la parte afectada, continuó su viaje como si tal cosa".

Siete años después, el 21 de marzo de 1958, y también en horas de madrugada, el buque alemán Caroline Schulte, consignado por Harald-Flick, fue el protagonista de un nuevo incidente. Ocurrió en el mismo dique del Generalísimo. Así lo contaba Ferrera Jiménez: "Sobre las cuatro de la mañana sentimos un golpe muy fuerte, estremeciendo el espaldón". Lo que había ocurrido era que el barco se había estampado. "Cual sería mi sorpresa al ver un barco grande -149 metros de eslora- pegado al mismo y con la proa dentro del muelle, comprobando que el espaldón estaba roto por el centro del muelle".

Un caso más curioso fue el del mercante polaco Lodz ya que en su viaje inaugural en el año 1966 chocó contra el mismo dique. El accidente causó destrozos en 100 metros de línea de atraque y destrozó todas las tuberías que suministraban de líquidos a los barcos que atracaban en la ciudad, generando un vertido.

El último de los accidentes hasta el pasado viernes lo protagonizó el citado Universe Explorer, de 337 metros, que llegaba a la capital grancanaria para atracar durante seis meses a la espera de que se reactivara el sector petrolero, toda vez que la subida del precio del crudo y el descenso del consumo hicieron que varios petroleros eligieran La Luz para el periodo de inactividad. Señalan las crónicas que el 1 de abril de 1982 el buque se preparaba para realizar la maniobra de atraque, que debido a su enorme tamaño calificaban de delicada y "extremadamente complicada". Entonces, la cadena del ancla detuvo la proa del barco. Esto hizo que girara sobre sí mismo y la popa chocara contra el espaldón del muelle León y Castillo. El resultado: 60 metros de la infraestructura destrozados y la rotura de casi todas las tuberías, con la correspondiente contaminación.

Compartir el artículo

stats