Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un brindis por Mohamed VI

El Hotel Santa Catalina acoge la celebración del 18 aniversario de la subida al trono del monarca de Marruecos entre cuscús, pinchos morunos y langostas

La canción Shemch Al- Ashiya suena de fondo, mientras poco a poco la sala García Escámez del Hotel Santa Catalina se llena. Tallines, puffs y teteras decoran el espacio en el que los cuadros de paisajes y personajes árabes cobran especial protagonismo, pero sin robárselo a la imagen que da la bienvenida al salón, la del rey Mohamed VI. Él es el verdadero homenajeado de la velada que congregó ayer a más de 200 personas para celebrar una fecha tan señalada como es el 30 de julio, día en el que se cumplió el 18 aniversario de su ascenso al trono como sucesor de su padre, Hasan II.

Nada más llegar al enclave hotelero, dos manos amigas reciben a los invitados entre los que se encuentran representantes institucionales, políticos del Gobierno Canario, Cabildo insular y Ayuntamiento, así como miembros del Ejército y del cuerpo consular, artistas y empresarios. " Salam Aleikum (la paz sea contigo)", se escucha en aquellas ocasiones en las que coinciden el anfitrión, el cónsul del país marroquí, Ahmed Moussa y su hija Alya Moussa, con algún compatriota. Es la primera vez que la joven de 20 años acompaña a su padre en la recepción de la celebración de la Fiesta del Trono para la que ambos van ataviados acorde a la ocasión. Él, con impecable chilaba blanca y tarbuch (sombrero rojo con borlón negro). Ella con un elegante caftán negro y dorado.

Y es que cada detalle cuenta en una noche en la que la cultura árabe se puede palpar con los cinco sentidos, especialmente el del gusto. Para la ocasión, los chefs Fran Marichal y Naima de Jerrari han elaborado una carta llena de sabor marroquí gracias a briwats, pastelas de pollo, pinchos morunos, cuscús al estilo marroquí o cordero, entre otros platos. No obstante, son los dulces de Rabat y las langostas traídas de Dakhla (antigua Villa Cisneros) por Moussa, las estrellas de la propuesta gastronómica con la que el cónsul ha querido agasajar a los presentes en un día tan especial, como así confesó antes de empezar su tradicional discurso.

"Para nosotros lo marroquíes, la celebración de esta fiesta es la consagración que simboliza una perfecta cohesión y simbiosis entre el pueblo y su rey, entre la monarquía y los diferentes componentes del país en sus diversas regiones", comentó al inicio de su intervención. Seguidamente, el cónsul resaltó los 18 años de reinado de Mohamed VI marcados por "una modernización progresiva del país sin rupturas, respetando y conservando sus tradiciones". Y destacó Marruecos como "una nación que destaca por su estabilidad en África y en el mundo árabe".

En cuanto a las relaciones bilaterales, Moussa resaltó que ambos tanto el Gobierno español como el marroquí "han situado en muy alto nivel la alianza estratégica y económica" gracias al "impulso de los jefes de Estado de los dos países amigos, Felipe VI y Mohamed VI". Asimismo, el cónsul señaló los vínculos existentes entre el país africano y Canarias que "están en unos de sus mejores momentos". Delante de los invitados, el representante marroquí aludió a las palabras lanzadas por el monarca el pasado sábado en las que comentó que "los partidos políticos están llamados a conectar más con el tejido electoral y, particularmente con la juventud", así como la necesidad de que "los responsables de la Administración también lo haga con eficacia con las verdaderas preocupaciones de lo marroquíes".

Por último, Moussa resaltó "el rol fundamental de la corona para hacer progresar la situación de la mujer "a través de la puesta en vigor del Nuevo Código de la Familia" o "la altura de miras que ha tenido el rey con una visión modernista y pragmática que ha hecho del país una pieza clave en la lucha contra el extremismo y el terrorismo, con una gran proyección estabilizadora en todo el continente". Por todo ello, al finalizar su intervención y con motivo del 18 aniversario, el cónsul pidió un brindis por Felipe VI y, por supuesto, por Mohamed VI.

Compartir el artículo

stats