Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Rías Bajas lleno de estrellas

Los retratos de ilustres visitas decoran las paredes del reconocido restaurante gallego de la capital

Un Rías Bajas  lleno de estrellas

Un Rías Bajas lleno de estrellas

Si las paredes del restaurante Rías Bajas pudieran hablar, contarían las vivencias y recuerdos de decenas de famosos del panorama nacional e internacional que han cenado o almorzado en sus salones. La mítica marisquería de Las Palmas de Gran Canaria y su fundador, José Bouzón, han sido galardonados con el premio honorífico Mahou LA PROVINCIA-La Opinión, a la trayectoria de un establecimiento ya emblemático.

En 1991 el gallego se instaló en su actual ubicación, próximo al parque Santa Catalina. "En los primeros años les costó arrancar, pero lo lograron con unas jornadas gastronómicas gallegas, algo que aquí nunca se había hecho", señala David Bouzón, hijo del fundador y actual jefe del restaurante. Su concepto de "restaurante de mantel", le hizo ganar popularidad. La fama empezó a engrandecerse y en poco tiempo las celebridades que visitaban la capital recalaban en sus mesas. Hoy las escaleras y paredes de sus salones se cubren con instantáneas.

Ilustres visitas

"Mi padre siempre recuerda dos ocasiones que le impactaron, uno de ellos dice que fue cuando vino el que subió a la Luna", indica David, recordando el encuentro entre su padre y el astronauta español Pedro Duque. El otro gran momento llegó con la visita de Julio Iglesias. "Para él fue muy importante, porque verlo fue conocer al icono de su época, siempre cuenta que era un sibarita de las nécoras y salió de aquí muy satisfecho", continua recordando.

Subir por la escalera del Rías Bajas significa rememorar tiempos pasados. Las caras de Vicente del Bosque, José Vélez o David Meca han quedado inmortalizadas. "Todo artista que llegaba a la Isla pasaba por aquí a comer", afirma Bouzón. La fama de la marisquería entre la clase política cruzó, incluso, el charco. El expresidente de Argentina Carlos Menem disfrutó también aquí de los exquisitos productos del mar, allá por la década de los noventa. Esas mismas paredes las contempló el magnate empresarial Amancio Ortega, en la compañía del por aquel entonces presidente de El Corte Inglés.

"En estas paredes se han gestado grandes proyectos empresariales y políticos de esta ciudad, que luego se han reflejado en el ciudadano", señala el dueño. "Siempre recordamos con cariño a Jerónimo Saavedra, porque aparte de ser un cliente excepcional es un señor y la relación es excelente", elogió al exalcalde. Aunque, si hay una visita de autoridades a destacar, esa es la del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien preside uno de los retratos de la escalera.

Momentos inolvidables

El día que Karlos Arguiñano pisó el Rías Bajas marcó especialmente a los Bouzón. La madre de David, Josefa González, recordaba siempre el plato que le cocinó de manera excepcional. "Arguiñano dice que comió el mejor caldo de pescado de su vida, mi madre le preparó el plato fuera de la carta", rememora el hijo. "Siempre decía que ella se lo preparó", continúa.

En lo personal, las cenas de famosos marcaron, incluso, la primera comunión de David. "Estábamos celebrándola, cuando de pronto entraron los Panchos y se pusieron a cantarme unas serenatas, se quedaron flipando cuando vieron que me sabía todas las canciones", exclama.

La visita del trío mexicano no es la única que recuerda el empresario con cariño. "Hace unos años vino a comer Olga Cerpa, acompañada de Hevia, que es un cantante folk asturiano que hace cosas chulísimas", se entusiasma, mientras reconstruye la situación. "He de decir que yo vivía en Galicia en ese entonces, pero mi hermano le dijo a Hevia que yo flipaba con su música, me llamó y hablé con él, es uno de esos momentos que te marca para toda la vida", continúa.

Su hermano pequeño también pasó grandes momentos en el Rías Bajas. En plena gira por España, Shakira hizo una parada en el restaurante de la capital grancanaria. "Mi hermano era muy fan de ella, así que le pidió por favor una entrada, al día siguiente la tenía reservada en la recepción del hotel donde se hospedaba", apunta Bouzón.

En los últimos años la presencia del glamour internacional ha disminuido. No obstante, son muchos los futbolistas de primera división que se han pasado por allí desde que la Unión Deportivo ascendió de categoría. Aún así, el restaurante sigue siendo hoy un referente de la capital grancanaria.

Compartir el artículo

stats