Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Eduardo Araujo

"Queremos atraer a unos 600 socios numerarios más en estos cuatro años"

"Entre las prioridades está empoderar a los trabajadores para que puedan hacer su labor y tomar decisiones", aseguró el presidente del Metropole

Eduardo Araujo.

¿Cómo está el Club de Natación Metropole que hereda como presidente?

Es un club con una historia importante y con una gran fortaleza por el número de socios que tiene. Estamos hablando de alrededor de los 14.000 socios si contamos, además de los numerarios que tienen derecho a voto, a las familias. Este es un club que durante décadas ha generado grandes campeones deportivos que han representado a Gran Canaria en el exterior, prácticamente en todos los ciclos olímpicos y, por lo tanto, heredamos una entidad que ha tenido problemas en los últimos años, no lo podemos esconder, pero que sigue siendo una seña de identidad de la Isla, de todos los grancanarios y que queremos cuidar, mimar y sacar adelante. No por nosotros, si no por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos, para que puedan disfrutar de este legado.

Las cuentas han sido protagonistas los últimos meses. ¿Cuál es la situación económica de la entidad?

Es delicada. A nosotros no nos gusta mirar para el pasado, a pesar de que hemos sido denunciantes de esta situación para que los socios supieran que había que cambiar de rumbo. Ya hemos dicho que la deuda financiera supera el millón y medio de euros y que el déficit registrado en los tres últimos ejercicios supera el medio millón. Pero creemos que la fortaleza del club, con una buena dirección, nos puede llevar a superar esta situación en los próximos cuatro años, con trabajo, con voluntad y con cariño. Ahora nuestra principal labor va a ser la de reequilibrar las cuentas.

¿Y cómo lo van a hacer?

Por la vía del capítulo de gastos es imposibles porque el club no puede dejar de prestar unos servicios a los deportistas y socios porque perdería su esencia y su razón de ser. Así que tenemos que mirar el capítulo de ingresos y es ahí donde tenemos que ampliar el abanico. Ha habido una merma de ingresos que es lo que ha generado el desequilibrio de las cuentas en los últimos tres años y estos hay que recuperarlos en gran medida a través de la recuperación de los socios que se han perdido por culpa de la mala gestión, la recuperación de nuevos usuarios a base de nuevas actividades que puedan ser atractivas y también por ingresos atípicos de explotación de nuestras instalaciones que están infrautilizadas la mayor parte del tiempo.

¿Cuáles son esas nuevas actividades?

Nuestra piedra filosofal es la Escuela de Natación, que es el mejor lugar para enseñar y aprender a nadar de toda Canarias. Pero en los últimos años ha mostrado una decadencia injustificada que ha supuesto una merma en el número de usuarios. Por eso queremos recuperarla y volver a poner en valor nuestro método de enseñanza, a nuestros técnicos, que son los mejores de Canarias, y comunicarle a la sociedad que el mejor sitio de todo el Archipiélago para aprender a nadar es el Club Metropole. Queremos volver a potenciar eso para centros escolares, para centros de mayores que precisen de actividad física y para que la Escuela de Natación pueda servir también de iniciación para adultos en cualquiera de nuestras cuatro secciones. Además queremos abrir nuestro club a nuevos usuarios de actividades acuáticas que precisan de instalaciones como las que tenemos para desarrollar su actividad, como por ejemplo el submarinismo o el triatlón. Y a los socios queremos ofrecerles más actividades y tratar de modernizar el club y llevarlo al siglo XXI.

¿Cómo se lleva a un club como el Metropole al siglo XXI?

Nuestra principal inversión no va a ser dinero porque no lo necesitamos para muchas de las cosas que queremos hacer. Necesitamos proyectos, motivación, cariño e ilusión y eso es lo que queremos contagiar el conjunto de socios, usuarios, trabajadores y directiva.

De todas las acciones que pretenden llevar a cabo, ¿hay alguna que sea prioritaria?

Existe un abanico de prioridades y el primero es el económico porque necesitamos conocer las cuentas en profundidad para poder comenzar con los distintos proyectos. Queremos empezar la temporada de manera planificada para que los cerca de mil deportistas federados que el Metropole tengan confortabilidad. Y otra prioridad fundamental es el empoderamiento de los trabajadores para que puedan desarrollar su tarea profesional libremente y puedan tomar decisiones, recuperando el protagonismo que han perdido. Por ejemplo, el mantenimiento de las instalaciones ha sufrido una decadencia fruto de la imposibilidad de los trabajadores para llevar a cabo su labor correctamente sin la intromisión de la junta directiva del momento y nosotros no queremos caer en ese error.

¿Tienen intención de acometer alguna reforma en las instalaciones?

En la medida que nos permita la posibilidad presupuestaria, queremos acometer una reforma de determinados elementos de la instalación que se han quedado obsoletos. El primero de ellos los vestuarios. Los socios venimos reclamando desde hace tiempo que no pueden seguir en el estado en el que están y no se trata solo de una cuestión de deterioro, sino de cuidado. Eso requiere de dedicación y, en la medida que nos los permita el dinero, queremos remodelarlos. Después hay otros elementos del club como el parque infantil, la cancha deportiva, la zona del restaurante y la de salto que requieren también de un remozamiento.

¿Cuántos socios más se han marcado como objetivo atraer?

Hay una cifra mágica a la que queremos llegar y es a la de 5.000 socios numerarios, que eso vendría a significar 15.000 usuarios. Esto sería recuperar unos 600 socios más porque tenemos actualmente 4.380 socios numerarios.

Compartir el artículo

stats