Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una de las dos cooperativas de taxis de la ciudad quiere que se implante el día libre

El 67,8% de los participantes en el sondeo apuesta por regular el sector para reducir coches - El 31 de agosto finaliza la restricción que sólo permite circular al 50% cada día

Una de las dos cooperativas de taxis de la ciudad quiere que se implante el día libre

Una de las dos cooperativas de taxis de la ciudad quiere que se implante el día libre

El 67,85% de los socios que participaron en el sondeo de la Cooperativa de taxistas de Las Palmas de Gran Canaria apoya la regulación del taxi, mediante la implantación de un descanso obligatorio y rotatorio, que se propone iniciar el próximo mes de septiembre y funcionaría al menos durante un año, en función de cómo evolucione la situación. El sector del taxi ha sufrido, como el resto de la sociedad, los efectos de la pandemia y en estos momentos el negocio se ha reducido en al menos un 50% por la caída de clientes.

El próximo 31 de agosto concluye la vigencia del decreto municipal aprobado en junio pasado, que establece que sólo puede circular un 50% de la flota cada día, lo que obliga a trabajar a los taxistas un día sí y un día no. Por ello, el sector se plantea adoptar algún tipo de regulación a partir de septiembre.

El objetivo sería limitar el número de taxis en la calle para aumentar el rendimiento de la jornada de trabajo. Faltan por conocer los resultados de la Cooperativa de San Cristóbal, que ha prorrogado el sondeo una semana más. Los resultados definitivos se llevarán a la Mesa Municipal del Taxi, donde se adoptará una decisión en torno a la regulación, que sería sometida de nuevo a un referéndum entre los casi 1.640 titulares de licencias. La mayoría de los que se muestran partidarios de regular el sector apuesta por un sistema rotatorio que consiste en trabajar dos días y librar un tercero entre semana. En los fines de semana, la mitad de la flota libraría un sábado y la otra mitad un domingo.

La reducción de clientes ha disminuido el volumen de negocio en un 50%, una circunstancia a la que se une el exceso de licencias de taxis que hay en la ciudad, cifrado en 600 por un estudio realizado por el Ayuntamiento capitalino hace varios años, cuando intentó establecer sin éxito la libranza obligatoria.

Han sido las restricciones de circulación tras el inicio de la pandemia, que llegaron a ser de un 20% durante el confinamiento, lo que ha hecho darse cuenta a muchos taxistas -antes reacios y con muchas dudas sobre el descanso obligatorio- que cuando hay menos taxis en la calle las ganancias de los que trabajan aumentan.

En concreto, en el sondeo organizado por la Cooperativa de Las Palmas, que se llevó a cabo mediante una aplicación informática entre el 11 y el 25 de julio pasados, participaron un total de 422 titulares de licencias, es decir el 49,2% de los socios, cuyo número supera los 800, según informó el presidente José Antonio González de la Fe.

Del total de 422 votantes, 286 taxistas votaron a favor de la regulación (67,8%) y 136 en contra (32,2%). A los que votaron a favor se les dio a elegir tres alternativas de regulación y fue la opción A, la que obtuvo más votos, con un 54,5%. En segundo lugar, quedó la opción C, con un 23,8% de votos y en último lugar la B, con un 21,7%.

La opción elegida por la mitad de los votantes consiste en establecer un sistema rotativo de tres grupos, en el que dos de ellos trabajarían dos día librando un tercio de la flota diariamente. Los taxistas trabajarían dos días y librarían uno entre semana y los fines de semanas descansaría la mitad un sábado y la otra mitad en domingo. Se descansaría dos días cada semana, salvo una al mes en la que serían tres.

La opción B plantea que una quinta parte de la flota libre de manera rotativa de lunes a viernes, la mitad los sábados y la otra mitad los domingos, alternándose los días en función de matrículas pares e impares. La opción C, la segunda más votada, plantea buscar otro sistema alternativo a los anteriores.

Resultados pendientes

Quedan pendientes ahora los resultados de la Cooperativa San Cristóbal, que ha decidido prolongar una semana más el periodo de votación, debido a la escasa participación registrada hasta ahora por parte de sus casi 800 socios.

José Antonio González destacó el "apoyo aplastante" a la regulación del sector en la Cooperativa de Las Palmas y aclaró que el objetivo del sondeo es conocer como "respiran" los taxistas en relación con el asunto, de cara a llevar la postura a la mesa del taxi, que será la encargada de establecer las libranzas.

"Los compañeros consideran que la opción A, en la que se trabaja de lunes a viernes librando un día y la mitad un sábado y la otra mitad un domingo, es la que menos pérdida de trabajo tiene. En principio, sería para implantarlo durante un año como máximo y luego establecer la regulación definitiva, porque nos han dicho que la situación del próximo año será mucho peor", explicó.

En relación con la última votación celebrada en enero de 2018, en la que el 80% de los taxistas rechazó la implantación de dos días libres obligatorios, González señaló que "las circunstancias han cambiado mucho", desde entonces por la pandemia. "Muchos dicen que les da igual seguir hasta diciembre con la situación actual", que sólo permite circular al 50% de la flota cada día. "Los fines de semana", añadió, "no hay trabajo ninguno. Además no hay cruceros y la gente no sale de noche. La vida nocturna en esta ciudad está muerta".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi (ATAT), Fran cisco Reyes, eludió pronunciarse sobre la regulación del sector para no interferir en las votaciones, pero indicó que los resultados del sondeo en la Cooperativa de Las Palmas reflejan que "hay un porcentaje altísimo de taxistas que se ha dado cuenta de que hay que hacer algo de alguna manera para regular el sector".

Frente a otras asociaciones del sector, como Asprotac, que han anunciado un recurso en contra el mantenimiento de la restricción tras la finalización del estado de alarma, Reyes consideró necesaria la reducción de taxis durante su intervención en el pleno del pasado mes de mayo. "Sería un suicidio salir todos a la calle, porque es que no hay clientes", dijo entonces.

"El actual sistema", recordó ayer, "está vigente hasta el 31 de agosto y en septiembre saldríamos todos los taxis a la calle, en principio, salvo que se alcance un acuerdo o el Ayuntamiento tome las medidas que considere oportunas". Constató que el número de clientes ha bajado muchísimo. "Yo trabajé el sábado por la tarde y por la noche no habría más de 200 coches en la calle y no había trabajo ninguno porque después de las noticias del repunte de contagios, la gente cogió miedo y se retrajo otra vez. No había nadie en la calle", sostuvo Reyes, quien indicó que la encuesta se está realizando porque "la han pedido los propios taxistas".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats