Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cruceros de AIDA retoman sus rutas por Canarias la próxima semana

Sus buques realizarán circuitos de siete días con menos pasajeros y visitas en grupos ‘burbuja’ | Las primeras semanas de la temporada concluyen sin casos de Covid-19

Barcos de AIDA atracados en el Muelle de Santa Catalina a finales del pasado octubre.

Barcos de AIDA atracados en el Muelle de Santa Catalina a finales del pasado octubre. Juan Castro

Los cruceros de AIDA volverán a navegar por Canarias a comienzos del próximo mes. La naviera alemana del grupo Carnival ha anunciado que reanuda sus trayectos por el Archipiélago el cinco de diciembre con el AIDAperla, que actualmente se encuentra en ruta desde Dinamarca. La compañía, una de las más fieles a los puertos de las Islas, tenía previsto volver a operar este mes de noviembre, pero unos días antes de la fecha anunciada decidió suspender sus rutas durante un mes en consonancia con las medidas impuestas por Alemania para contener la pandemia.

A los trayectos por las Islas de la enseña alemana de Carnival, que tendrán su base principal en Las Palmas de Gran Canaria, se sumará el crucero AIDAmar dentro de unas semanas. Lo hará con un crucero navideño que arrancará el 20 de diciembre, de modo que la naviera ofrecerá viajes de siete días con inicio los sábados o los domingos. El buque, una vez adaptado a los nuevos requerimientos de seguridad, se encuentra fondeado en aguas de la bahía capitalina desde hace semanas a la espera de la reanudación de las operaciones.

La naviera, una de las que más turistas movía entre las Islas hasta que la crisis sanitaria obligó a interrumpir de manera abrupta la temporada a finales del pasado invierno, retoma ahora las operaciones con limitaciones en el pasaje y un protocolo de seguridad reforzado. Aunque el AIDAperla y el AIDAmar tienen una capacidad combinada para más de 5.000 personas, la ocupación se verá restringida a poco más de un 60% en cada nave de acuerdo con un cálculo que tiene en cuenta el número de camarotes con ventilación exterior o filtros de aire HEPA, las enfermerías o las zonas de aislamiento a bordo de las naves.

La ocupación de los barcos de la enseña alemana de Carnival no estará por encima del 70%

decoration

AIDA, consignada en el Puerto de La Luz por Pérez y Cía, explica en su comunicado que las regulaciones de seguridad adoptadas por el Gobierno español para retomar la actividad turística en Canarias “están alineadas con las medidas de higiene y prevención ya establecidas por AIDA”. Entre ellas se incluyen pruebas diagnósticas gratuitas para los pasajeros antes del comienzo del viaje, un protocolo seguro de embarque y desembarque, atención médica, regulación de la distancia física y mayores medidas de desinfección a bordo.

AIDA, que navega bajo bandera italiana, estipula también que todas las excursiones que realicen los pasajeros en los lugares de escala deben ser coordinadas desde el barco en grupos burbuja y se está mostrando inflexible al respecto. El 20 de octubre, la naviera denegó el acceso al AIDAblu a un pasajero que durante una excursión en Catania (Italia) “abandonó su grupo de viaje incumpliendo las normas de conducta aplicables para la protección contra la Covid-19”, según indicó la naviera en un comunicado recogido por la prensa especializada.

La temporada de cruceros arrancó en Canarias el seis de noviembre con el Mein Schiff 2, también destinado al mercado alemán. Desde entonces, el buque de la rama de cruceros de TUI, que cuenta con Hamilton y Cía como agencia consignataria, ha completado tres travesías por el Archipiélago sin que se hayan diagnosticado casos de coronavirus a bordo, según señalaron ayer fuentes de la Autoridad Portuaria. A él se le sumará también en diciembre el Mein Schiff 6, que realizará trayectos de siete o catorce días, según ha informado el turoperador. El próximo mes también llegará a Canarias para reanudar sus travesías el Europa 2, de Hapag-Lloyd Cruises, consignado por Containership.

En Italia, AIDA ha expulsado de sus naves a pasajeros que no respetaban las medidas

decoration

La reanudación de la temporada supone un impulso al sector en los puertos del Archipiélago. La suspensión de la temporada 2019-2020 supuso la pérdida de 356.000 cruceristas en los puertos dependientes de la Autoridad Portuaria de Las Palmas y expedientes de regulación temporal de empleo en algunas empresas que les prestaban servicios. La administración ha impulsado desde entonces la adaptación de las infraestructuras a los nuevos requerimientos de seguridad.

Para ello, los Puertos de Las Palmas ha puesto en marcha un protocolo que estipula cada aspecto de las escalas, desde el número de atraques simultáneos que puede acoger cada puerto -dos en Arrecife y Las Palmas de Gran Canaria, uno en Fuerteventura- hasta los aforos o los flujos de personas a pie de muelle. Las instalaciones también están preparadas para que las escalas de estos buques no solo sean en otros puertos canarios, sino también europeos, como el de Funchal.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats