Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AIDA mantiene canceladas sus rutas por Canarias hasta finales de enero

La naviera suspende las próximas tres travesías del ‘Perla’ y el ‘Mar’ tras paralizar sus cruceros de Nochevieja por un problema informático | Regresará el día 23

Cruceristas a bordo del último buque de AIDA que llegó a Las Palmas de Gran Canaria, el ‘AIDAmar’, el pasado sábado.

Los cruceros de AIDA no volverán a navegar por Canarias al menos hasta la última semana de enero. La naviera anunció el pasado jueves la cancelación de las operaciones de sus buques entre las Islas durante una semana debido a un problema informático que le impedía comunicarse con sus clientes y ahora amplía esa suspensión hasta el 23 y 24 del próximo mes, según informó ayer a las autoridades portuarias del Archipiélago a través de su consignataria.

La decisión de la naviera alemana supone la suspensión de los tres próximos trayectos circulares por el Archipiélago que iban a realizar dos de sus naves. El AIDAperla y el AIDAmar debían zarpar del Puerto de Las Palmas a partir de Año Nuevo en una ruta con paradas en Tenerife, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura, pero permanecen desde el pasado fin de semana en el muelle Santa Catalina a la espera de volver a navegar. Mientras aguardan el retorno a la actividad, uno de ellos cambió ayer su lugar de atraque para hacer hueco al Mein Schiff 2 de TUI, que emprende una nueva travesía turística por las Islas a partir de mañana.

La paralización de los trayectos de Nochevieja, que debían haber comenzado el pasado fin de semana, se debió a “restricciones técnicas que impedían a la naviera ponerse en contacto con sus clientes o que estos usen el portal del pasajero, algo especialmente necesario entre quienes están a punto de embarcar. Los problemas informáticos, cuyo origen no ha sido confirmado, también afectan al grupo Costa, del que AIDA forma parte dentro de la estructura de la corporación Carnival. La naviera italiana no permite reservar nuevos cruceros a través de su sitio web desde hace varios días. La matriz de ambas firmas ya tuvo que hacer frente el 15 de agosto a un ataque tipo ransomware, según reconoció ese mismo día en una notificación remitida al regulador bursátil estadounidense.

Restricciones técnicas impiden a la compañía alemana contactar con sus clientes

decoration

AIDA, una de las navieras de cruceros que más operaciones realizaba por Canarias hasta que la pandemia paralizó el sector en todo el mundo, regresó a las Islas a comienzos de este mes con el AIDAperla y el pasado día 21 duplicó su capacidad con la incorporación del AIDAmar. La compañía preveía entonces una media de unos 1.000 pasajeros en cada buque para cumplir con las limitaciones de capacidad y así prevenir las transmisiones de coronavirus a bordo. Los viajeros debían cumplir con las normas a bordo y mantenerse en grupos burbuja en las excursiones con la advertencia de que serían expulsados si incumplían.

Con el sector prácticamente paralizado en todo el mundo, la experiencia canaria resulta clave para navieras como AIDA, que prueban en las Islas la fiabilidad de sus protocolos contra el coronavirus como carta de presentación antes de regresar a otros mercados. La vicepresidenta de la firma alemana, Steffi Heinicke, aplaudió las bajas tasas de transmisión en el Archipiélago durante la visita que realizó a Las Palmas de Gran Canaria para inaugurar la temporada y aseguró que las medidas de seguridad tanto a bordo como antes de zarpar facilitan que “se mantengan bajas”. Durante estas semanas no se ha reportado ningún caso del virus en sus buques, en los que la ocupación está limitada a poco más del 60%.

Pese a la baja temporal de AIDA, otras dos navieras turísticas destinadas al público alemán continuarán navegando por el Archipiélago las próximas semanas. TUI sigue adelante con las operaciones del Mein Schiff 2 con circuitos de siete días por las Islas y recientemente incorporó al Mein Schiff 1, una de sus embarcaciones más modernas, para desplazamientos de mayor duración que también se acercan a otros archipiélagos macaronésicos, aunque sin llegar a hacer escala en ellos para cumplir con la normativa sanitaria. De hecho, este buque tiene previsto pasar la Nochevieja en aguas cercanas al puerto de Funchal, en Madeira, junto a otro crucero que también opera de manera habitual en las Islas, el Europa 2 de Hapag-Lloyd.

La suspensión coincide, sin embargo, con un aumento de los casos de coronavirus en Alemania, principal mercado al que están dirigidos los paquetes turísticos de la naviera. El número de personas fallecidas como consecuencia del Covid-19 se situó ayer en 1.129 con casi 25.000 nuevos casos en un día, por lo que el gobierno de Angela Merkel ya ha anunciado su intención de prolongar el cierre de la vida pública más allá del 10 de enero.

Compartir el artículo

stats