Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exposición | Día Mundial de la Cruz Roja

Respuesta solidaria en pandemia

Una exposición en el Museo Elder celebra el día mundial de la Cruz Roja hasta el próximo domingo, 9 de mayo | La muestra incluye fotos, audiovisuales y talleres

Respuesta solidaria en pandemia | LP/DLP

Respuesta solidaria en pandemia | LP/DLP

La Cruz Roja en Canarias celebra su día mundial en el museo Elder este fin de semana con una exposición fotográfica sobre los retos que tiene por delante la sociedad en materia solidaria; una serie de vídeos sobre su acción en el Mundo; y un recorrido por los distintos programas y proyectos que en los que trabaja la entidad social en Canarias, de carácter educativo, afectivo sexual, violencia machista o atención a mayores.

«El último año ha sido muy importante, en el que hemos visto que todos podemos ser vulnerables». Con estas palabras Antonio Rico, presidente de Cruz Roja Española en Canarias, dio por inaugurada este jueves, 6 de mayo, una exposición en el Museo Elder de Las Palmas de Gran Canaria, de cara a celebrar el próximo sábado, 8 de mayo, el Día Mundial de la Cruz Roja, una fecha en la que la entidad quiere poner en valor su incansable labor social y la respuesta de solidaridad que ha dado durante la pandemia dadas las necesidades que han generado la crisis sanitaria, la económica y la migratoria en las Islas. La muestra podrá ser visitada hasta el próximo domingo, 9 de mayo.

Una serie de fotografías están dispuestas en la primera planta del Museo de la Ciencia y la Tecnología de la capital. Las imágenes pretenden evocar temáticas de índole social de máxima actualidad y preocupación en las que Cruz Roja está aportando su granito de arena. Instantáneas donde se ve reflejada la pobreza tanto en ciudades españolas como en los suburbios de las grandes urbes africanas. Las catástrofes naturales, la crisis climática o la explotación de los recursos naturales también están presentes en una exposición que incluye, además, talleres, audiovisuales y una serie de stands con los distintos proyectos de la entidad en las Islas.

Cruz Roja atendió en 2020 a más de 160.000 personas en Canarias, destacó Rico durante su intervención. Una cifra disparada con respecto a años anteriores por culpa de la vigente pandemia y la crisis económica que ha provocado, al dañar el tejido productivo de las Islas y, especialmente, su principal motor: el turismo. De tal manera que miles de personas se han visto obligadas a recurrir a entidades como esta, donde el nutrido cuerpo de voluntarios ha tenido que ponerse en marcha para dar la mejor respuesta.

"Todos podemos ser vulnerables, ya sea en el aspecto sanitario o social", señala Antonio Rico

decoration

«Todos podemos ser vulnerables, ya sea en un aspecto sanitario o en el aspecto social por ese deterioro de la economía que hemos sufrido en Canarias», apuntó Rico. «Entre todos hemos intentado dar respuesta, es verdad que es posible que se nos hayan quedado atrás, por eso tenemos que seguir haciendo un esfuerzo, esta crisis no ha acabado desgraciadamente», destacó el máximo representante de Cruz Roja en las Islas, entidad que este año recibirá la medalla de oro de Canarias.

La organización cuenta en el conjunto del Archipiélago con 16.500 voluntarios que, aunque no todos han estado movilizados al mismo tiempo, Rico resaltó que están «disponibles» para que «en un momento determinado puedan ayudar a las personas». Concretamente, en 2020 movilizaron a unas 3.600 personas con el objetivo de responder a todas esas personas que han necesitado ayuda durante la pandemia.

La movilización de todos estos voluntarios ha sido posible gracias al «Plan Responde», apuntó el presidente, el cual ha seguido vigente en lo que va de año, «porque esta crisis no ha terminado». Este programa cuenta con una financiación en las Islas de 800.000 euros procedentes de los fondos propios de la entidad, precisó.

La exposición cuenta con la recreación de un hospital de campaña, similar a los que han desplegado en los puertos de las Islas en el último año para dar respuesta a la crisis migratoria y atender de la manera más rápida posible a quienes llegan en muchas ocasiones en unas condiciones deplorables. «La crisis migratoria nos ha puesto a prueba como sociedad», resaltó Rico al respecto. El presidente de Cruz Roja apuntó que «ese momento álgido de inesperabilidad ya pasó» pero que deben «seguir dando una respuesta que permita que el proyecto migratorio de estas personas culmine».

Y es que los sanitarios de Cruz Roja han tenido que atender en el último año a personas que en numerosas ocasiones llegaban a las costas canarias en muy malas condiciones. Los enfermeros Paula Paula Atochero y Juan Miguel Vela, por ejemplo, lograron en marzo salvar a una niña de dos años de una parada cardiorrespiratoria recién llegada a Arguineguín, aunque finalmente falleció en el Materno esa misma semana.

«Esta es una ruta tremendamente mortal», resaltó Rico. El presidente de Cruz Roja señaló que «los más optimistas» aseguran que el índice de mortalidad en la travesía que separa Canarias de las costas de África Occidental ronda el 5%; «pero ahí no se cuentan las pateras que nunca aparecen», en ese caso, el índice de mortalidad ascendería al 8%, resaltó. «Tenemos que seguir trabajando para dar una respuesta, los migrantes llegan después de una travesía muy dura por el mar y a través del continente, donde muchas veces sufren violaciones de los derechos humanos», alegó.

«Debemos dar la mejor atención posible a quienes lleguen a nuestras costas», apuntó Rico, quien precisó que en 2020 atendieron a más de 23.000 personas y que en este año ya han ayudado a más de 4.000, al tiempo que destacó que el índice de mortalidad se ha incrementado. «Hay que decirle a la sociedad que este es un problema complejo», señaló. «Mientras haya una persona que sufra Cruz Roja va a estar a su lado», sentenció al respecto.

El director del Museo Elder, José Gilberto Moreno, señaló durante su intervención de este jueves que la institución mantendrá sus puertas abiertas para todo el voluntariado de Cruz Roja hasta el próximo domingo, cuando finalice la muestra. «Ellos son los primeros que tienden una mano, que alargan su brazo cuando una barcaza llega, los primeros que cogen un kit de supervivencia cuando alguien está viviendo sin techo», resaltó. «Queremos que el museo de ciencias sea uno con conciencia», precisó Moreno.

13

Exposición de Cruz Roja en el Museo Elder

La muestra cuenta con una serie de stands dedicados a cada uno de los proyectos solidarios en los que Cruz Roja se está involucrando en Canarias, tanto a nivel local como internacional. Por ejemplo, en el del Centro de Cooperación con África, entidad que tiene sede en el puerto de la capital grancanaria, forma parte de la red logística de ayuda humanitaria con destino al continente más empobrecido del mundo. En la mesa se muestran materiales como esterillas, herramientas de refugio, kit de cocina o mosquiteras; las cuales sirven como respuesta a situaciones de desastres o crisis.

La exposición incluye también zonas dedicadas a la unidad de emergencias, punto violeta, teleasistencia domiciliaria, el programa enrédate -el cual busca reducir la soledad y el aislamiento involuntario de las personas mayores-, El Puntito -donde obtener información acerca del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual-, objetivo de desarrollo sostenible, entre otros.

Uno de los stands está completamente dedicado a la infancia y la educación, con programas dirigidos a la prevención del acoso escolar, prevención de conductas violentas en todos los ámbitos o la entrega de juguetes no sexistas ni bélicos. Solo con el proyecto Éxito Escolar, enfocado a niños y niñas de familias en riesgo de exclusión social, Cruz Roja atiende a 348 menores de 16 años en la provincia de Las Palmas.

«La Covid-19 nos ha impedido utilizar centros educativos, pero intentamos que ningún niño se quede atrás», señaló Davinia Santana Montesdeoca, coordinadora del proyecto. Para ello han recurrido, por ejemplo en Valsequillo, a instalaciones como la casa de la Juventud. En la capital puedan hacer uso del colegio Perseidas, a la espera de poder recurrir a otras instalaciones el próximo curso. Mientras tanto, han repartido tablets y recursos a aquellas familias más desfavorecidas.

La muestra incluye la proyección de audiovisuales y talleres de violencia de género y salud

decoration

En el punto violeta, en cambio, muestra en el stand diferentes programas que trabajan la prevención de la violencia sexual o ya directamente dan atención psicológica a las víctimas mediante el servicio insular de atención psicoeducativa a menores víctimas de violencia de género. También cuenta con programas de «buen trato» a las personas mayores.

Además, Cruz Roja también presta atención psicológica a personas con VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. «En Canarias hemos avanzado, pero queda camino por delante, hay que incidir en la educación sexual y dar más información», apuntó la psicóloga y coordinadora de El Puntito, Begoña Hernández.

La muestra también incluye la proyección de la serie Encrucijada, la película Historia de una idea, la proyección del vídeo Un año del responde; talleres de violencia de género, salud constante, Enrédate, Cruz Roja Juventud y sobre personas mayores.

«Esta crisis sanitaria ha dejado en la soledad a muchas personas mayores, hemos tenido un deterioro importante de la salud mental, también hay familias muy desfavorecidas que esta crisis les ha golpeado», indicó Antonio Rico ante los retos que tiene por delante Cruz Roja y la sociedad, no sin antes dejar de realzar la figura del voluntariado y su formación.

Precisamente, a la presentación de la exposición acudieron también una representación de los voluntarios de la entidad. Santiago Vázquez lleva 30 años involucrándose en Cruz Roja, resalta. Durante la pandemia ha colaborado comprando alimentos para las familias que peor lo han estado pasando y, además, también ha asistido a la llegada de algunos de los miles de migrantes que han llegado a las costas de Canarias en el último año.

Residente en las Islas desde hace cuatro años y natural de Galicia, Vázquez anteriormente vivió en Madrid, donde colaboró en la asistencia a las víctimas del atentado del 11-M en Atocha. «Son cosas que te marcan como persona», recalcó. Y, al igual que en tantos otros voluntarios de Cruz Roja, la cuestión va de familia, «mi tío fue médico en una zona rural y no cobraba a las familias que peor lo pasaban, me metió el gusanillo este de la solidaridad».

160.000 Atendidos en pandemia

  • Cruz Roja dio una respuesta solidaria en las Islas a unas 160.000 personas en 2020 a raiz de la crisis sanitaria y social, una cifra aportada por su presidente en Canarias, Antonio Rico.

3.600 Voluntarios

  • La entidad movilizó mediante el Plan Responde durante 2020 a más de 3.600 voluntarios para ayudar directamente a aquellas personas afectadas por la crisis sanitaria y social.

Compartir el artículo

stats