Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad | Finaliza la obra del puente del Tívoli

El arreglo de la escollera de la autovía, pendiente de Costas

Pérez asegura que se han dado los pasos para iniciar las obras, pese a considerar que es competencia del organismo estatal

De izquierda a derecha, Miguel Ángel Pérez, Antonio Ortega y Francisco Batllori. | | José Carlos Guerra

El consejero de Obras Públicas y Transportes del Cabildo de Gran Canaria, Miguel Ángel Pérez, subrayó ayer que los técnicos de su departamento preparen el inicio cuanto antes posible de las obras de refuerzo de la escollera de la Avenida Marítima para acabar con la aparición periódica de socavones en la estructura del malecón, como el que provocó la aparición de grietas esta semana en el paseo, a la altura del hospital Insular .

Según Pérez, el Cabildo va a ser «proactivo» y pondrá en marcha las obras, si la Dirección General de Costas del Gobierno de España no actúa, pese a considerar que la obra entra dentro de las competencias del organismo estatal. Los técnicos, explicó, ya están trabajando en el proyecto y sólo están pendientes de la «autorización» de Costas para impulsar su puesta en marcha.

«La grieta que aparece en el paseo de la Avenida Marítima está en una demarcación que le corresponde a la Dirección General de Costas del Gobierno de España. Nosotros vamos a ser proactivos en ese sentido y he dado órdenes a los técnicos para que se realice un proyecto que ya tenemos en marcha», sostuvo el consejero.

«En cuanto lo tengamos», añadió, «actuaremos nosotros de inmediato si la Dirección General de Costas lo autoriza para hacerlo a la mayor brevedad porque entendemos que este es un punto crucial, como lo es la zona del Tívoli, en la entrada a la capital».

«He dado órdenes a los técnicos para que se realice un proyecto que ya tenemos en marcha»

decoration

Al respecto destacó que por ese tramo pasa a diario un volumen de vehículos superior al que circula por el Tívoli. Pérez del Pino cifró en más de 50.000 los vehículos que pasan por ahí, ya que a los que vienen desde el Sur hay que sumar los que se incorporan desde los barrios del Cono Sur, la circunvalación y los que van de vuelta a la ciudad tras pasar por la zona hospitalaria.

«Esa zona», aseguró, «es prioritaria para el Cabildo de Gran Canaria y para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y haremos todo lo posible para que esté en optimas condiciones».

El Cabildo cerró desde el pasado fin de semana la zona del paseo marítimo comprendida entre la altura del hospital Insular y la escultura de Lady Harimaguada, un tramo de algo menos de un kilómetro que se corresponde con la parte más vieja de la autovía.

El mal estado de la escollera, por la acción del oleaje y la falta de mantenimiento, ha producido hasta seis incidentes en la misma zona en los últimos quince años. La causa de todos ellos es la misma, el embate de las olas agujerea la estructura del malecón y aparecen grietas en unos casos, como las últimas del paseo, y en otros más graves se han llegado a producir hundimientos en la calzada. En esta ocasión, el firme de la autovia no ha sido afectado, aseguró el consejero, pese a lo cual se han iniciado los pasos para reforzar la escollera.

Según indicaron fuentes de la Consejería de Obras Públicas, el deslinde del dominio público terrestre llega hasta el bordillo de la acera del paseo, por lo que el mantenimiento y la solución de los problemas le corresponderían a Costas.

Por este tramo de la Avenida Marítima circulan a diario una media de más de 50.000 vehículos

decoration

Desde la Demarcación de Costas aseguraron, por el contrario, que la obra no es de su competencia. La autovía pertenece al Gobierno de Canarias, que ha cedido su gestión, como ocurre con el conjunto de la interurbanas, al Cabildo de Gran Canaria.

Los técnicos de la institución insular plantearon en 2017, en un informe encargado por el Cabildo, la necesidad de reconstruir la escollera para evitar la aparición de nuevos socavones y hacer un muro nuevo.

En lugar de esa actuación, la institución insular se ha limitado a poner parches, mediante el relleno con hormigón de los agujeros que va abriendo en la escollera, el continuo batir de las mareas de la zona.

Compartir el artículo

stats