Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un martinete sobrevuela el Doramas

El parque capitalino adopta por unos días a un ejemplar al desorientarse en su ruta hacia el norte | Salud Pública la monitoriza para saber si tiene problemas

Un nuevo visitante del Parque Doramas Christian Afonso

El parque Doramas tiene un nuevo inquilino, al menos por unos días. Se trata de un ejemplar de martinete, un ave que suele volar por los cielos canarios en sus rutas migratorias entre Eurasia y el África tropical, donde suele pasar las épocas invernales. Sin embargo, este simpático animal pudo desorientarse y acabar dándose un chapuzón en el estanque del recinto verde capitalino, según la hipótesis que manejan los técnicos el departamento de Salud Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que le monitorizaron durante toda esta semana para saber si tenía algún problema que le impidiera volar.

Ayer, los técnicos municipales de este departamento no consiguieron localizar al ave, que desde el lunes se encontraba en las inmediaciones del estanque, y hoy volverán a hacer un monitoreo para ver si sigue en la zona y, en caso de tener problemas -lo cual no parece probable, según su opinión-, «se intentaría rescatar para llevarle al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Tafira». Lo más probable es que el martinete se haya desorientado y se extraviara de su ruta migratoria habitual, terminando en el parque capitalino, algo que ya ha ocurrido con otros animales, como cisnes, pero que no recuerdan que se produjera con un ejemplar como este hasta el momento. 

Desde SEO/BirdLife en Canarias, su ornitólogo, Antonio Lorenzo, explicó que el martinete es un ave que está «asentada», desde mediados de los 90 en algunos lugares de Canarias, sobre todo en Tenerife y Gran Canaria, donde ha encontrado áreas de nidificación tranquilas y con alimentos, siempre cerca de lugares con agua, como presas o estanques. En Las Palmas de Gran Canaria, se les puede ver en las charcas de San Lorenzo, pero han llegado incluso a estar presentes en parques de la capital tinerfeña y de La Laguna. A pesar de ello, no es habitual toparse con uno de ellos, ya que son animales crepusculares y nocturnos, es decir, que hacen su vida mayoritariamente de noche.

El martinete no se encuentra en peligro, pero sí es un animal protegido. Aunque se extiende, poco a poco, por el Archipiélago, lo normal es que sobrevuelen por los cielos canarios en sus rutas migratorias en otoño y primavera, siempre en busca de entornos más cálidos donde asentarse. Tiene un plumaje, en el caso de los ejemplares adultos, gris pálido en las partes centrales y más oscuro en la cabeza, mientras que los juveniles son de un color más pardo. Pero lo que más llama la atención es el color rojo oscuro de sus ojos, lo que les posibilita ver de noche sin ningún problema.

El espécimen encontrado en el parque Doramas esta semana parece haberse alimentado de pequeñas carpas del propio estanque, si bien desde el Ayuntamiento se aseguró que, por ahora, «no supone ningún problema porque está bien surtido de peces». De hecho, ayer mismo técnicos de Parques y Jardines realizaron una limpieza a fondo de este espacio acuático para renovar el agua del mismo, comprobando que los míticos ejemplares de carpas del recinto siguen estando en perfectas condiciones.

Compartir el artículo

stats