Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MOVILIDAD

La vuelta de la zona azul a la Avenida por la tarde enfada a los usuarios

La recuperación del cobro a partir de hoy coge por sorpresa a los conductores que aparcan en la zona, quienes consideran que la medida es recaudatoria

Usuarios de la zona azul, ante un parquímetro para abonar su tiquet. . | | JOSE CARLOS GUERRA

Usuarios de la zona azul, ante un parquímetro para abonar su tiquet. . | | JOSE CARLOS GUERRA

«Son unos abusadores». Así se desahogaba ayer un usuario de los aparcamientos de la zona azul de la calle Alcalde Ramírez Bethencourt contra la recuperación, a partir de hoy, del cobro por aparcar por la tarde. El hombre había oído que la zona azul volvía y se disponía a pagar en el parquímetro, entre el enfado y la resignación, cuando una persona le dijo que todavía no hacía falta. La vuelta del abono por dejar el coche en la zona azul ha cogido por sorpresa a la mayoría de los usuarios, quienes en su inmensa mayoría se mostraban ayer cabreados por una medida que consideran puramente recaudatoria.

El pago vespertino en los aparcamientos azules de la calle Alcalde Ramírez Bethencourt, entre Juan XXIII y la Biblioteca Pública del Estado, se suspendió en 2017 porque los aparcamientos en superficie apenas tenían ocupación y según manifestó en su momento el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, la medida solo tenía un afán recaudatorio.

Casi cuatro años después, la empresa municipal Sagulpa ha justificado la reactivación de los parquímetros por la tarde con el argumento de que la reciente eliminación de 271 plazas de aparcamiento en las calles Luis Doreste Silva, Paseo de Madrid y Plaza de la Feria «hace necesario» volver a cobrar durante las tardes por aparcar en un total de 345 plazas de Alcalde Ramírez Bethencourt. La medida se defiende por la necesidad de potenciar la rotación en una zona en la que apenas se aparca por la tarde.

«Puedo entender que cobren por la mañana. Me parece lógico para que la gente se mueva y haya más plazas libres, porque si no sería imposible aparcar, pero en horario de tarde me parece excesivo, salvo que quieras recaudar», indica Acaymo. A Nayra, la vuelta de la zona azul le da igual, porque hace varios años que va al trabajo en bici.

«Tengo coche, pero al trabajo vengo en bicicleta, primero por ejercicio y, segundo, por no andar buscando aparcamiento, porque en la zona azul no es fácil encontrarlo y estar pagando durante toda tu jornada laboral es complicado», subraya Nayra, quien recomienda a la ciudadanía que opte por la bici.

«Aunque estuvieran los aparcamientos de Luis Doreste Silva, hay poca plaza de aparcamiento para tanto coche. Por eso hay que optar por la bici. No nos queda otra», dice. A David, otro trabajador de la zona, la medida le parece «fatal». «Que nos cobren por la mañana me parece mal, pero que lo hagan por la tarde, pues peor. Yo trabajo por esta zona y aparcar aquí es muy difícil. Por la tarde está vacío y no hay problema para aparcar».

5

La zona azul regresa a la Avenida Marítima José Carlos Guerra

A juicio de Borja del Campo, la medida forma parte de la «política de movilidad del Ayuntamiento para que la gente no saque el coche». «Yo no tengo coche y voy en guagua y en bici, pero me parece un poco abusivo. Si tuviera coche me parecería bastante mal porque la gente ya paga el impuesto de circulación. Y en algún lado hay que meter los coches». Entre los indignados por la medida está el motero Octavio Medina Rodríguez. «Es demasiado lo que tiene uno que pagar para mantener a tanto mangurrián. Están estrechando todas las calles para que todo el mundo tenga que pagar el aparcamiento. Ese es el motivo. Pues que quiten el impuesto de circulación», exclama.

En el mismo sentido se pronuncia Begoña Santana, quien considera «injusta» la medida, «en un momento como este en el que la gente lo está pasando mal por el covid y ahora tiene que destinar parte de lo poco que tiene a pagar el aparcamiento».

Los que aparcan en la plaza


Mientras los que trabajan por la zona de los edificios administrativos de Venegas deben pagar la zona azul o el primer aparcamiento que encuentren, la plaza de los Derechos Humanos continúa siendo un reducto para los privilegiados que pueden dejar su coche con la autorización del Gobierno canario y también del Ayuntamiento. Algunas personas consultadas sobre la vuelta de la zona azul por la tarde llamaban la atención ayer sobre el trato desigual que supone el hecho de que, mientras ellos tienen que pagar, algunos privilegiados pueden aparcar gratis en una plaza que, se supone, es un espacio peatonal. La toma de la plaza se inició en 2002 de forma «provisional» para los coches de la Policía Nacional, cuando estaba allí la comisaría. La policía se fue, pero casi 20 años después, la plaza sigue tomada. | T. G. S.

Compartir el artículo

stats