Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A juicio por una agresión sexual a una amiga de su hijo en un bar

Según Fiscalía, el acusado, de origen extranjero y sin autorización de residencia, eyaculó en la boca de la víctima pese a su negativa

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Las Palmas juzgará la próxima semana a un hombre de 43 años de edad y nacionalidad extranjera por, presuntamente, agredir sexualmente a una amiga de su hijo en un céntrico bar de Las Palmas de Gran Canaria. Según el escrito de conclusiones provisionales de Fiscalía, el acusado -para el que solicita 11 años de cárcel- obligó por la fuerza a la víctima a besarle y practicar sexo oral hasta que terminó eyaculando en el interior de su boca, pese a la negativa constante de la joven.

El Ministerio Público relata que los hechos tuvieron lugar el 20 de marzo de 2019, cuando el acusado, de origen cubano y sin autorización de residencia legal en España, se encontró en la calle Travieso de la capital grancanaria a la víctima, a la que conocía por ser amiga de su hijo. Tras insistirle, «consiguió que le acompañara a un bar de la zona» y, una vez dentro, «con el ánimo de satisfacer sus propios instintos sexuales», le llevó a una zona reservada del establecimiento y le espetó: «Eres mi putita, me gustas, te pago un hotel para los dos».

Pese a la negativa de la joven, el presunto agresor «comenzó a tocarle los muslos» y a agarrarle más fuerte «para impedir que pudiera moverse». Fiscalía explica que, después de ello, «le tiró del jersey para acercar la cara de ella a la de él», y pese a la resistencia de la víctima y por su mayor fuerza, le metió su lengua en la boca y le llenó de saliva la cara y el cuello. Posteriormente, «se levantó y colocó su pelvis a la altura de su cara y, mientras le cogía fuerte de la cabeza, le introdujo su pene en la boca». Usando su fuerza y tirándole fuertemente del pelo, terminó eyaculando en el interior de la boca de la mujer.

El acusado tiene antecedentes penales, prosigue el escrito de Fiscalía, tras haber sido condenado en 2016 por un delito de falsificación de documento público cometido en 2013 a una pena de prisión de ocho meses.

La Fiscalía solicita para él una pena de 11 años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo que dure la condena, así como la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctima, su domicilio o lugar de trabajo, o de ponerse en comunicación con ella por un tiempo de 10 años, por un delito de agresión sexual penado en los artículos 178, 179, 191 y 192.1 del Código Penal. Al mismo tiempo, pide que el acusado abone las costas procesales. El Ministerio Fiscal también insta a que, «una vez sea acordado el tercer grado penitenciario, la ejecución de la pena se sustituya por la expulsión del penado del territorio nacional».

Además, se solicita una indemnización de 70.000 euros a la víctima según lo dispuesto en el artículo 576, apartado 1, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. El juicio tendrá lugar el próximo martes en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Compartir el artículo

stats