Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablemos de las personas primero | El caso de Madrid Central

Una zona de bajas emisiones eficaz

Reyes Montiel Mesa expone en el Museo Elder la implantación de Madrid Central

Reyes Montiel Mesa durante la conferencia de este martes  en el Museo Elder con motivo de la charla organizada por Guaguas y LA PROVINCIA.

Reyes Montiel Mesa durante la conferencia de este martes en el Museo Elder con motivo de la charla organizada por Guaguas y LA PROVINCIA.

La implantación de Madrid Central como una zona de bajas emisiones. Reyes Montiel Mesa, una de sus ideólogas, expuso este martes en el Museo Elder el recorrido de esta medida.

El 30 de noviembre de 2018 la corporación de Manuela Carmena dio el pistoletazo de salida a una zona de bajas emisiones en pleno centro de la capital española: Madrid Central. Un perímetro de 472 hectáreas, el equivalente a unos 661 campos de fútbol, quedó restringido al tráfico. Con la excepción de residentes e invitados, el tráfico quedaba restringido a vehículos eléctricos o híbridos; el resto solo podrían entrar a condición de estacionar en una plaza de aparcamiento. Un año después, un informe de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente calificó la medida como la zona de bajas emisiones más eficaz entre las grandes ciudades europeas. Una caso de movilidad sostenible que no estuvo exento de polémicas -actualmente está paralizado por la justicia- y que este martes cobró protagonismo en el Museo Elder de Las Palmas de Gran Canaria de la mano de una de sus ideólogas, Reyes Montiel Mesa.

LA PROVINCIA / DLP y Guaguas Municipales organizaron este martes un encuentro en el que Montiel Mesa expuso las principales características de Madrid Central, sus aciertos y las piedras que se encontró por el camino. Y es que el objetivo que persigue el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria va en la misma dirección: transformar las ciudades a través de la movilidad sostenible. «Siete de cada 10 desplazamientos son hoy día en coche, son datos a corregir», expuso el concejal de Movilidad de la capital grancanaria, José Eduardo Ramírez, al inicio de la charla. En definitiva, «darle la vuelta» a las políticas que han seguido los gobiernos medio mundo hasta hace bien poco, con un horizonte en el que dejar atrás las imágenes de una ciudad colapsada por los vehículos.

Problema de contaminación

Fruto del equipo de técnicos del área de Medio Ambiente y Movilidad del ayuntamiento de la capital española, Madrid Central nació para dar respuesta al tremendo problema de contaminación que sufría -y sufriría de no ser por la pandemia- la ciudad. «Crear zonas de bajas emisiones no estaba en los programas electorales de ninguno de los cuatro partidos con representación, pero teníamos por delante un requerimiento de la Unión Europea (UE) que alertaba del exceso de contaminación en cuatro puntos de España», expuso Reyes Montiel Mesa. Entre estos, las dos grandes ciudades: Madrid y Barcelona.

«Creamos una estrategia con un enfoque en la salud y el cambio climático», expuso Reyes Montiel

decoration

«Nos dimos cuenta de la magnitud del problema», apuntó Montiel; «y este no se solucionaba con una política ambiental o social, si no con una más integral, donde se necesita el compromiso de los ciudadanos». Precisamente, hizo hincapié en la necesidad de hacer entender a la población la existencia de esta problemática, para lo que hay que «echar muchas horas de diálogo». Ante la situación que se les presentó, tomaron primeramente una medida «de emergencia»; un plan con cuatro niveles de alerta que diera respuesta inmediata a los grandes episodios de contaminación que se suceden periódicamente en Madrid. «Pero necesitábamos algo a más largo plazo», expuso.

Ahí, desde esa disyuntiva, nació Madrid Central. Montiel, quien fuera directora del Gabinete del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid en la etapa de Carmena, señaló este martes que la idea se puso en marcha bajo el Plan A de Calidad de Aire y Cambio Climático, con 29 medidas de las que la zona de bajas emisiones era tan solo una de ellas. «Una estrategia con un enfoque en la mejora de la salud de las personas y ligado al cambio climático», subrayó.

El plan causó polémica desde un primer momento, principalmente desde la oposición política; y, además, la propia Montiel admitió que no llegaron a convencer a los comerciantes ni al sector del ocio nocturno. Aún así, resaltó que el éxito de las políticas de movilidad sostenible en el corazón de las ciudades «no obedece únicamente a un compromiso ideológico, sino transversal de todos los ciudadanos».

Montiel, quien ahora es asesora del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España, destacó que una de las primeras críticas a la zona de bajas emisiones era su extensión, «pero esta, al ser tan grande, disuadía el efecto frontera», expuso. Es decir, indicó que evitaba que el tráfico se desviara de una zona para acumularse en los alrededores del área delimitada por Madrid Central. Esta experta en políticas de sostenibilidad insistió en la necesidad de modificar la políticas de estacionamientos, revirtiendo las concesiones de los aparcamientos para asumirlas desde la Empresa Madrileña de Transportes (EMT) o cambiar las zonas azules por zonas verdes para residentes. «Si no puedes aparcar, no vas a ir», señaló.

La experta resaltó que, a pesar de las «piedras» puestas en el camino «Madrid Central se queda» como concepto

decoration

«La oposición dijo que la ciudad colapsaría, eso no pasó», recalcó Montiel. La experta señaló que, aunque el Supremo haya ratificado el pasado mayo la sentencia judicial que paraliza la medida, la actual corporación del popular José Luis Martínez Almeida deberá adaptarse a la normativa europea que obligará a las ciudades de más de 50.000 habitantes reducir sus emisiones con áreas de esta misma índole con restricciones a la entrada de vehículos, «así que no se llamará Madrid Central, probablemente, pero Madrid Central se queda”. Y es que la alternativa propuesta por la actual corporación, Madrid 360, camina «en la misma dirección, es casi todo lo mismo».

Y es que, tal y como destacó el concejal de Movilidad de la capital grancanaria, José Eduardo Ramírez, en su presentación es fundamental lograr «un pacto por la movilidad» entre todas las formaciones políticas, «un consenso», similar al que logró la ciudad en 2011, «desde entonces han gobernado o cogobernado cuatro formaciones y aún así ha seguido por la misma senda».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 928 479 439.

Compartir el artículo

stats