Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales | La noche más corta del año

Los fuegos iluminan la ciudad en una fiesta con distancias en Las Canteras

El Ayuntamiento trasladó el espectáculo pirotécnico a tres localizaciones de la capital

8

Los fuegos iluminan la ciudad en una fiesta con distancias en Las Canteras Andrés Cruz

Los fuegos artificiales iluminaron una ciudad con la fiesta con distancias en Las Canteras en la noche de San Juan. Grupitos dispersos a lo largo de la playa, algún altavoz con un hilo difuso de bachata o salsa y el ruido de las olas. Poco más. La estampa de este miércoles difería de la habitualmente vive Las Palmas de Gran Canaria en la víspera del día que conmemora su fundación. Como medida de prevención ante la Covid-19, el Ayuntamiento decidió trasladar el espectáculo pirotécnico que tradicionalmente llena de luz y color La Puntilla y, en su lugar, hacerlo desde diferentes localizaciones del municipio: Santa Catalina, La Minilla y Siete Palmas.

El paseo de Las Canteras y las inmediaciones del parque Santa Catalina registraron este miércoles un marcado ambiente festivo, sí; pero nada comparable a la estampa que habitualmente llena las calles del Puerto con decenas de miles de personas abarrotando la arena y todas sus inmediaciones. A diferencia del año pasado, los accesos a la playa sí estuvieron abiertos al público. Aún así, la ausencia de pirotecnia, conciertos y la advertencia de una fuerte presencia de efectivos de la Policía Local -incluyendo el vuelo de un drone- hicieron que la noche de San Juan se viviera a medio gas.

A la espera de la noche de San Juan en Las Canteras Adzubenam Villullas

«La verdad, pensaba que iba a venir más gente», apuntó Hiurma Perera junto a un grupo de seis amigas. «Ese era mi miedo, pero consideramos que somos gente tranquilita y estamos separados del resto», señaló mirando a su alrededor. Y efectivamente, en la zona de La Puntilla, al menos a eso de las nueve de la noche, apenas había un puñado de personas desperdigados por la arena, muy distanciados entre sí.

Entre otros motivos, el día no acompañaba. La panza de burro permaneció imbatible durante toda la tarde y la noche y más que el bañador, invitaba a ponerse la rebequita o el pulovito. «Aún así, yo me traje el bikini, por si acaso», recalcó Manoly, amiga de Hiurma Perera, con la esperanza de poder darse un chapuzón a la media noche. Y eso que al mal tiempo y el vientillo se le unió la subida de la marea, aguándole a más de uno las ganas de juerga.

«Ya que el año pasado no se pudo celebrar, este no nos lo perdíamos», indica la familia Benítez

decoration

Otros, en cambio, lo tenían claro. En la familia Benítez-Dapresa, todos ellos de La Isleta y Guanarteme. «Somos fieles», recalcaron todos casi al unísono, quienes contestaron con un «por supuesto» al preguntarles sobre sus ganas por meterse en el mar. Bueno, y levantándose la camiseta para enseñar el bañador. «Ya que el año pasado no se pudo celebrar, este no nos lo podíamos perder», indicaron; de hecho, llegaron a la zona de La Puntilla cargados con la nevera, un par de sombrillas, tumbona, bocadillos de jamón y queso, además de unos tupers con tortilla y hasta de albóndigas.

Veteranos y primerizos. La familia de Los Pérez, recién llegados de Cuba, se llevaron un chasco al saber que no habría voladores desde la playa. «¿En serio? Nos dijeron que todos los años hay fuegos aquí en Las Canteras y por eso vinimos a pasarla bien», apuntaron lastimosos. Aún así, se quedarían unas cuantas horas, mantita en mano para llegar hasta la medianoche. «El día no acompaña», recalcaron tapándose.

Las mayores aglomeraciones se produjeron en las inmediaciones del hotel Reina Isabel, donde varios grupos de jóvenes -y no tan jóvenes- iban llegando a cuenta gotas al caer el sol. Y aún así, había bastante espacio libre. «Me sorprendió que dejando entrada libre hubiera poca gente», recalcó Gloria Inés junto a dos amigas.

Donde sí había bullicio era en las terrazas del paseo y Santa Catalina, eso sí, con una fuerte presencia de efectivos policiales. Desde allí pirotecnia Canarias saltó 110 kilos de pólvora; Pirotecnia El Pilar y Pirotecnia San Miguel desde La Minilla y Siete Palmas, respectivamente. Este jueves el cantautor cubano Pablo Milanés pondrá el broche de oro a las Fiestas Fundacionales 2021 -habrá otros actos menores el fin de semana, con actuaciones musicales en Santa Catalina-; unas jornadas festivas que han recuperado para la ciudad, al menos en parte, el ambiente de la vieja normalidad.

Fuegos artificiales en la Noche de San Juan en Las Palmas de Gran Canaria 2021 Adzubenam Villullas

Así fueron los Fuegos de San Juan 2021 en Las Palmas de Gran Canaria MiPlayadeLasCanteras

Compartir el artículo

stats