Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de los investigados por la muerte violenta de un sin techo en Guanarteme tiene antecedentes policiales

Hay dos jóvenes detenidos - Miguel Ángel García, de 60 años, recibió una paliza en el parque Pino Apolinario que le costó la vida

Flores para Miguel Ángel C. G.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos veinteañeros como principales sospechosos de la muerte violenta de un sin techo en el barrio de Guanarteme. Miguel Ángel García, de 60 años, recibió, presuntamente, una paliza la noche del domingo por parte de dos jóvenes de 22 y 26 años sobre las 20.15 horas en el parque Pino Apolinario, que se encuentra cerca de la Playa de Las Canteras.

La víctima de nacionalidad española vivía desde el principio del verano por la zona en un solar que da a la calle Kant, donde hasta ayer estaban sus pertenencias. Justo al frente, se encuentra el parque donde la noche del domingo se encontró su cuerpo sin vida. A las 20.15 horas el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 recibió la alerta en la que se indicaba que había una supuesta reyerta en el lugar, por lo que se activaron dos ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC), una de soporte vital básico y la otra medicalizada. Sin embargo, tras llegar al sitio del suceso, los sanitarios que atendieron al agredido sólo pudieron confirmar su fallecimiento.

El cuerpo quedó bajo la custodia de los agentes de la Policía Nacional hasta las 22.20 horas, cuando se personaron los de la Policía Científica y un vehículo del Instituto de Medicina Legal para hacer el levantamiento del cadáver. Las primeras pesquisas apuntan a que son dos los implicados en el suceso que cobró la vida del pensionista, a quienes los vecinos conocían como El Rubio, tras propinarle una paliza, presuntamente, dentro del parque que colinda con las calles Portugal, Kant y Arístides Briand. Los testigos facilitaron a los agentes una grabación en la que se ve a un hombre de camisa blanca moviendo a la víctima que yace inmóvil y recogiendo cosas que posteriormente traslada hacia donde están otras personas. Momentos después, el sujeto se acerca a Miguel Ángel García para rociarle con un líquido que era una presunta bebida alcohólica.

Antecedentes

Se espera que los dos jóvenes detenidos que, según fuentes cercanas a la investigación son españoles, pasen a disposición judicial durante la jornada de este martes como presuntos autores de un delito de homicidio, uno de ellos cuenta con un antecedente policial. Mientras tanto, la investigación continúa y no descartan que se produzcan nuevas detenciones, por ahora se desconocen las causas del brutal ataque. Algunos residentes de la zona señalaron a este medio que una mujer también podría estar implicada en los hechos.

La indignación afecta a los vecinos del barrio de Guanarteme, quienes han manifestado a este periódico que están «consternados» por esta noticia ya que aunque era una persona nueva en la zona, «no se metía con nadie». Una de las vecinas narró que estaba trabajando cuando se enteró de lo que sucedía, por lo que se trasladó hasta el parque para saber de quién se trataba. Sin embargo, al llegar sólo vio a los sanitarios tratando de salvarle la vida a El Rubio. «Llevaba poco tiempo en la zona, siempre estaba en la plazoleta de Farray tomándose un cortado con un amigo», rememoró una residente al tiempo que dijo que «era muy tranquilo» y que algunos preferían decirle El Inglés.

Los habitantes de la zona explicaron que la víctima solía llevar una cerveza en la mano ya que «le gustaba mucho beber», al tiempo que destacaron que no era una persona violenta. «No se metía ni molestaba a nadie», se quejó una mujer a la vez que se mostró sorprendida por lo que le sucedió a Miguel Ángel García. Un comerciante de la zona, le vio momentos antes de la presunta agresión y es que este se encontraba en las proximidades del parque cuando le vio pasar sobre las 20.00 horas. «Estaba muy bebido», narró el testigo que aseguró que le vio caminar con sentido al lugar donde ocurrieron los hechos, aunque no se enteró sino hasta ayer de lo que le había sucedido. «Él saludaba a todo el mundo como si los conociese de toda la vida», añadió.

Solar en el que se encontraban las pertenencias de la víctima Andrés Cruz

Quienes le conocieron detallaron que «era una persona muy educada» y a la que le gustaba «el orden y la limpieza», puesto que en el solar donde dormía organizaba cada noche unos cartones con unas alfombras donde se acostaba para después arroparse con un edredón blanco que «siempre estaba limpio». Por la mañana, tras despertarse, recogía todo, lo sacudía y lo colocaba sobre una silla de plástico para evitar que se ensuciara con la tierra. Después se iba al parque Pino Apolinario a pasar el rato. «Los primeros días de cada mes se cortaba el pelo», recordó una de las vecinas. La víctima cobraba una paga que utilizaba para pernoctar en el Hotel Olympia un día al mes ya que la dueña le hacía «un precio especial», además, le dejaba asearse porque «no le gustaba estar sucio, siempre andaba con la ropa limpia e incluso los zapatos que eran de color blanco», sostuvo la dueña del hotel, María Victoria Land, quien aún conserva algunos artículos del fallecido ya que él le pedía que se los guardase porque «le robaban cuando se quedaba dormido». «No era malo, me llegó a contar que tenía un hijo. Acababa de conseguir trabajo en un bar de Playa Chica como freganchín pero por lo visto no querían pagarle y eso lo tenía molesto», aseveró la mujer.

Este suceso se produjo en el marco de la proliferación de delitos de odio que han ocurrido en toda España y que han llevado al Ministerio del Interior a crear grupos específicos contra este tipo de delitos en las comisarías de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Todo esto enmarcado en la comisión de seguimiento del Plan de Acción de Lucha contra los Delitos de Odio que presidió el jefe de Gobierno de España, Pedro Sánchez, el pasado viernes. El pasado 3 de julio una agresión grupal acabó con la vida de Samuel Luiz en La Coruña cuyo episodio se ha ido reproduciendo en otras zonas del país como la ocurrida a Alex de 23 años en el País Vasco el 25 de julio (cuya recuperación no se sabe si llegará), otra a un hombre de 42 años por su orientación sexual en Cataluña y hasta una manifestación neonazi de Chueca ocurrida el pasado sábado.

«Un hombre estudiado»

Según la dueña del Hotel Olympia, María Victoria Land, la víctima era «un hombre con estudios» y es que aseguró a este periódico que en las conversaciones que llegó a mantener con él cuando se hospedaba en sus instalaciones, éste le comentó que hablaba diversos idiomas como francés, alemán e inglés. «Era muy educado, se notaba que era una persona con estudios que por razones que no conozco, terminó en la calle», lamentó la vecina del barrio. «Siempre estaba bien vestido, tenía un pelo envidiable ya que se lo cuidaba mucho», narró al tiempo que indicó que la última vez que le vio fue el sábado. Asimismo, rememoró que Miguel Ángel García consumía alcohol al punto de que «perdía la cabeza». «No se merecía eso», lamentó con tristeza Land. La empresaria también agregó que la víctima padecía de una enfermedad cardiaca y que le solía ver caminar por el barrio con un bolso a cuestas. En el lugar donde el hombre sin techo perdió la vida, los vecinos han puesto un par de flores amarillas y planean hacer una concentración en repudio a lo sucedido. | M. S. J.


Compartir el artículo

stats