Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ahogamientos, una ‘epidemia’ silenciosa bajo el mar

Las Canteras conmemora el día internacional para su prevención con exhibiciones de los equipos de rescate y un simulacro con helicópteros

25

Día Mundial de Prevención de los Ahogamientos Andrés Cruz

Son una ‘epidemia’ que solo en 2020 acabó con la vida de más de 300 personas en España, 43 de ellas en Canarias. Los ahogamientos, reconocidos como un problema de salud pública por la Organización de Naciones Unidas (ONU), causan en el Archipiélago el doble de víctimas que los accidentes de tráfico, con un impacto social difícil de calibrar. Las Canteras, corazón de la vida playera de Las Palmas de Gran Canaria, acogió este sábado un acto para conmemorar el día internacional de la prevención de estas emergencias en el que participaron los equipos médicos y de salvamento que suelen asistir en ellas. A lo largo de la mañana se sucedieron exhibiciones de material, talleres prácticos y dos simulacros de rescate que se volvieron inquietantemente reales cuando sus participantes tuvieron que atender a una persona que en ese mismo instante se encontraba en apuros en el agua cerca de La Puntilla.

Este tipo de sucesos causa en Canarias el doble de víctimas mortales que los accidentes de tráfico

decoration

«El mejor socorrista no es el que mejor sabe nadar, sino la información de la cultura de prevención», recordó el responsable de la plataforma Canarias 1.500 kilómetros de costa, Sebastián Quintana, Para ello, en el arenal se dieron cita efectivos de distintos cuerpos que intervienen en rescates en el mar, desde la Cruz Roja Española hasta el Servicio de Urgencias Canario (SUC) pasando por la Policía Nacional, la Policía Local y el Cuerpo de Bomberos de la capital, el Servicio Aéreo de Rescate del Ejército y la Guardia Civil. Dos centenares de jóvenes, muchos de ellos llegados a Canarias tras arriesgar sus vidas en el mar a bordo de embarcaciones precarias, atendieron con detalle sus explicaciones y no dudaron en practicar con los maniquís de reanimación cardiopulmonar.  

«Lo primero que tenemos que hacer es saber si la persona está consciente o inconsciente», explicaba Carlos Quintana, enfermero del SUC, junto a uno de los maniquíes. Paso a paso fue detallando cada aspecto de la maniobra, como la técnica frente-mentón que permite comprobar si hay respiración o el ritmo al que hay que realizar las compresiones sobre el tórax. Bregado en situaciones de emergencia, Quintana alertó sobre los peligros que se pueden esconder tras un ahogamiento: «No hay que ser héroes, es difícil que veamos a alguien ahogándose y no queramos salvarla, pero al final pueden ser dos víctimas en vez de una», advierte. La solución, agregó, se encuentra en los tres dígitos del número 1-1-2. «Marcándolo ya estamos ayudando a la persona, porque desde ahí se coordina a todos los servicios de emergencia».

Carrera contra el tiempo

Los rescates son una carrera contra el tiempo en la que cada segundo vale, aunque no siempre salen bien. En esas ocasiones, la Guardia Civil tiene que hacerse cargo de las pesquisas y para ello cuenta con el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), que este sábado desplegó en Las Canteras buena parte del equipo con el que realizan su trabajo. Entre los jóvenes que asistieron al evento llamó la atención el propulsor subacuático y un planeador que se engancha a una embarcación para atravesar grandes espacios en poco tiempo, aunque no pudieron contemplarlos tanto tiempo como hubieran querido: los especialistas del GEAS tuvieron que abandonar la playa para atender una emergencia en el sur de la Isla antes de que concluyera el acto. 

Cruz Roja tuvo que auxiliar a una persona en apuros en el agua mientras tenía lugar el acto

decoration

El colofón a la mañana lo pusieron Cruz Roja Española y el Servicio Aéreo de Rescate del Ejército, que participaron en sendos simulacros en las mismas aguas de Las Canteras. Primero se activó la moto acuática, que recuperó a un voluntario del mar y lo trajo hasta la orilla para realizar una reanimación cardiopulmonar, y a continuación llegó el helicóptero. El sonido de sus aspas congregó a una muchedumbre que sacaba fotos sin parar. La expectación por la operación de izado hizo que muchos no se dieran cuenta de que en esos mismos instantes la moto de agua volvía a hacerse a la mar para ayudar en una emergencia real con una persona que se encontraba en apuros cerca del restaurante La Marinera.

El acto, respaldado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, convierte a la ciudad en la primera de España en conmemorar este Día Internacional que tiene lugar el 25 de julio, aunque la pandemia no permitió celebrarlo en esa fecha. El concejal de Turismo, Pedro Quevedo, describió como «silenciosa y silenciada» la ‘epidemia’ de ahogamientos y celebró el éxito de convocatoria del acto: «Es muy gratificante ver como más de un centenar de jóvenes, muchos de ellos ya han tenido una experiencia traumática en el mar, aprenden técnicas básicas de emergencia frente a los ahogamientos». Por otra parte, el edil de Ciudad De Mar, José Eduardo Ramírez, anunció una ampliación inmediata del servicio de salvamento y socorrismo: «La ciudad lo reforzará a partir de diciembre».

Compartir el artículo

stats