Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gabinete Literario restaura su porche y renueva su suelo de mármol de Carrara

Las baldosas del siglo XIX se encontraban en mal estado y se asentaban sobre tierra

10

Obras en el Gabinete Literario Juan Castro

Dos de los edificios más emblemáticos del barrio de Triana, el Gabinete Literario y la Biblioteca Insular, experimentarán sendos remozamientos en sus instalaciones para darles un necesario lavado de cara. Concretamente, en el caso del antiguo Hotel Madrid, se renovará de manera integral el porche de entrada, deteriorado por el paso del tiempo, sustituyéndose las baldosas de mármol de Carrara, la carpintería y la barandilla. Por otro lado, en el archivo documental se rehabilitará la cubierta y la torre-mirador del edificio Fernando Navarro y se subsanarán problemas de humedades perimetrales, en unos trabajos de saneamiento que fueron adjudicados la semana pasada a la empresa Proyecon Galicia. 

Según explicó este lunes a este periódico el presidente del Gabinete Literario, Juan José Benítez de Lugo, las obras en el porche del emblemático edificio, que comenzaron hace alrededor de una semana, están previstas «dentro del proyecto de rehabilitación del Gabinete», que da «un paso más». Programadas desde hace poco más de un año, se han demorado por solicitar los permisos necesarios para hacerlas, ya que se trata de un inmueble protegido considerado Monumento Histórico Artístico de interés para el Archipiélago, así como Bien de Interés Cultural (BIC) con la máxima protección. 

Los trabajos contemplan la renovación integral del porche de entrada a la institución, y han provocado el cierre del restaurante del Gabinete, como mínimo, hasta el 10 de febrero. Y es que el plazo previsto para finalizar la obra es de un mes, aproximadamente. Benítez de Lugo garantizó que los tiempos se cumplirían «porque por nuestro calendario de compromisos, no podemos irnos más allá». El coste de la actuación, que no ha trascendido, será asumida, casi íntegramente, por el propio Gabinete, con una ayuda procedente del Cabildo de Gran Canaria. Aun así, «poco a poco», se van acometiendo todas las mejoras y renovaciones que están marcadas dentro del proyecto de rehabilitación completa del histórico edificio, que llevaba más de un siglo sin experimentar grandes cambios en sus pieles.

Desde la pasada semana, los operarios, bajo la supervisión de la arquitecta Magüi González, directora del proyecto, y la constructora Preconte, se encuentran levantando el antiguo piso de mármol de Carrara, que tiene más de 100 años, y que se encontraba desgastado, y en algunos puntos roto por la acción de la humedad que emana del suelo. Y es que estos azulejos se encontraban directamente sobre la tierra, sin ningún tipo de base sobre la que asentarse. También se extrajo la propia barandilla de acero, para tratarla con productos antioxidantes y protectores que eviten que vuelva a presentar esa imagen de óxido.

La actuación en el edificio de la plaza de las Ranas prevé subsanar humedades perimetrales

decoration

El suelo de la entrada al inmueble, obra de corte ecléctico-modernista del arquitecto grancanario Fernando Navarro y del valenciano y discípulo suyo Rafael Massanet, será sustituido por baldosas nuevas del mismo material, mármol de Carrara, pero de mayor calidad. Se hace así para evitar un cambio en la idiosincrasia del propio edificio, e incluye también una nueva cama de asiento -hasta ahora, las baldosas iban sobre la tierra- para evitar las humedades. Previamente, se había recuperado la madera de cedro de las puertas y ventanas que dan a esta fachada, y se volvió a sacar a la luz la curiosa veta de la madera, que había quedado tapada por sucesivas manos de pintura y barniz, según detalló el presidente del Gabinete Literario. 

Sin humedades

Hasta la fecha, ya se ha actuado en la fachada norte del edificio, en las cúpulas y en las vigas interiores, así como en sus «tripas», en palabras de Benítez de Lugo, refiriéndose a la fontanería y el cableado eléctrico, que en algunos casos era tan antiguo que estaba forrado de tela. «A veces, este trabajo es ingrato, porque no se ve a simple vista, pero es igualmente necesario», admitió. Al mismo tiempo, adelantó que a lo largo de este año también se tienen previstos unos trabajos en el suelo del hall de entrada y se empezará la renovación de la azotea, donde quieren instalar una zona chill out. Todo ello, no obstante, «dependerá de los fondos con los que contemos». 

Por su parte, el área de Cultura del Cabildo de Gran Canaria adjudicó a Proyecon Galicia unos trabajos en la Biblioteca Insular, situada en la plaza de las Ranas de la capital grancanaria, por valor de 367.956,95 euros. Esta actuación tendrá por objeto rehabilitar la cubierta y la torre-mirador del edificio Fernando Navarro, así como eliminar las humedades perimetrales que han surgido e instalar armarios rodantes en la planta sótano del inmueble. Igualmente, se adecuaran las instalaciones eléctrica, contra incendios y de climatización del recinto.

El Cabildo adjudica a Proyecon Galicia la obra en la cubierta y la torre-mirador de la Biblioteca Insular

decoration

Para acabar con las humedades perimetrales se pretende instalar una cámara de aire ventilada en los muros afectados, y se sustituirá el pavimento existente de linóleo, que se encuentra muy deteriorado, según reza el proyecto insular. Además, para solucionar las humedades por capilaridad se colocarán puntos de ventilación al pie de los muros afectados. También se modificarán tabiques y se colocarán puertas resistentes al fuego para realizar las compartimentaciones necesarias. En la planta baja, las intervenciones se centrarán en eliminar los aseos existentes, que no se usan desde que abrió el nuevo edificio de la biblioteca, no son accesibles, y presentan deterioro por el paso del tiempo, para crear en su lugar una nueva zona de almacén. Las intervenciones en la torre-mirador se centrarán en desmontar, restaurar y volver a colocar en su posición original con materiales adecuados e insertando refuerzos si fuera necesario los elementos de cantería de cornisas y pretiles.

Según la Corporación, estas actuaciones están motivadas «por la necesidad de conservación del edificio, facilitando el acceso y uso público de la terraza y torre mirador, así como para incrementar el espacio de almacenamiento de sus fondos». Los trabajos se prevé que puedan demorarse unos cuatro meses desde que den comienzo próximamente.

Compartir el artículo

stats