Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El concurso de la gestión del centro sociosanitario del Pino queda desierto

La retirada del proceso del actual concesionario obliga a repetir la licitación | La subida de los sueldos de los trabajadores en un 6,5% obliga a revisar el pliego

Una de las fachadas del centro sociosanitario Nuestra Señora del Pino. | | LP/DLP

El concurso convocado por el Cabildo de Gran Canaria para renovar la gestión del servicio de atención en el centro sociosanitario Nuestra Señora del Pino ha quedado desierto, tras retirarse la actual concesionaria, Grupo ICOT, la única empresa que se presentó a la licitación publicada en diciembre del pasado año.

Así lo aseguró ayer la consejera insular de Política Social y Accesibilidad, Isabel Mena Alonso, quien informó de que la actual concesionaria decidió retirarse tras entrar en vigor la subida de sueldos de los trabajadores en un 6,5%, de acuerdo con el convenio colectivo del sector de Dependencia, que basa los incrementos en el IPC. Mena informó de que el concesionario decidió retirar su oferta el pasado jueves, en la misma semana en la que la institución insular tenía previsto proceder a adjudicarle el servicio.

Sin embargo, añadió, los representantes de la empresa argumentaron que la subida de sueldos de los trabajadores del Pino a la que tiene que hacer frente provocaría un desequilibrio económico en el contrato.

Así las cosas, se decidió dejar desierto el concurso, que salió con un precio de licitación de 50,9 millones por un periodo de cinco años, y actualizar el contrato para hacer frente a esa «subida sobrevenida del IPC, la mayor que se ha producido en 30 años».

La consejera garantizó que, al tratarse de un servicio esencial, el grupo ICOT seguirá al frente de la gestión hasta que se adjudique de manera definitiva el contrato.

«Vamos a estudiar las cifras del contrato para ver si entra efectivamente en desequilibrio económico debido a esta subida salarial», que entró en vigor el pasado mes. Mena reconoció que casi con total seguridad el contrato será «más caro. Habrá que hacer ese estudio para colocar el contrato en equilibrio económico y volver a publicarlo y adjudicarlo». El contrato, que venció en 2021 sufrirá ahora un mayor retraso. La responsable insular de Política Social desconoce cuanto tardará la repetición del proceso, pero admite que llevará meses, porque al ser un contrato millonario debe ser publicado en el Boletín de la Unión Europea, un procedimiento que alarga los plazos de los trámites.

En cualquier caso, subrayó, no tardará tanto como el que acaba de quedar desierto porque los pliegos ya están hechos y sólo habrá que revisarlos y volver a publicarlos. Sólo esos pasos iniciales conllevarán un mínimo de tres meses. «No partimos de cero, porque el pliego, que es la parte más complicada, ya existe. Ahora lo que habría que modificar es el pliego administrativo y publicarlo», explicó Mena, quien indicó desconocer si la cuantía del contrato subirá conforme a la subida del 6,5% salarial de este año, porque «un contrato no sólo se compone de salarios»

Las empresas del sector de la dependencia han intentado negociar con los sindicatos para intentar que se produzca una subida menor, pero las centrales se han negado de manera tajante. UGT pidió el pasado 25 de enero que se aplique el incremento de sueldos.

En palabras de Isabel Mena, ICOT debe proceder a la subida de los sueldos del personal porque «es un derecho de los trabajadores y los derechos son incuestionables. En un contrato público, la empresa tiene que pagar según el convenio» del sector. El centro atiende a más de 400 personas, entre residentes y usuarios.

Compartir el artículo

stats