Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto de Las Palmas ensaya con la energía de las olas en un laboratorio de pruebas

La empresa Wedge Global transforma una nave industrial en un espacio de investigación y desarrollo para el mayor generador eléctrico lineal del mundo

Botadura del dispositivo respaldado por Wedge Global en el Puerto de Las Palmas, antes de ser trasladado a la Plocan en 2014. ANDRES CRUZ

En la búsqueda de energías limpias con las que generar electricidad sin recurrir a los combustibles fósiles, pocas resultan tan atractivas como las olas. Su incesante vaivén supone un recurso inagotable, pero el estudio de los equipos de conversión no se encuentra tan avanzado como el de otras fuentes renovables marinas como la eólica. Las aguas de Canarias han servido para probar varios prototipos en los últimos años y el Puerto de Las Palmas acogerá ahora el laboratorio con el que la empresa promotora de uno de ellos quiere cerrar el ciclo de investigación y desarrollo de su dispositivo.

«Vamos a realizar ensayos de componentes y dispositivos a escala», explica el consejero delegado de Wedge Global, Francisco García. La compañía está detrás del desarrollo del W1, un dispositivo de 140 toneladas para captar la energía de las olas que está dotado con el mayor generador eléctrico lineal del mundo. Tras probarlo desde 2014 en aguas abiertas y en el interior de uno de los muelles del Puerto de Las Palmas, la compañía se ha decantado por el recinto de la capital grancanaria para cerrar el círculo de investigación que comenzó más de una década atrás.

El dispositivo W1, fondeado. WEDGE GLOBAL

Las instalaciones del «laboratorio y espacio de ensayos para la investigación y el desarrollo de las energías marinas», denominación oficial de la concesión otorgada por la Autoridad Portuaria, ocuparán 750 metros cuadrados en una nave industrial cercana a la dársena exterior. En ellas tendrá lugar el análisis del ciclo de vida del W1, según avanza García, que resalta las particulares características del Puerto de Las Palmas, con muelles profundos que resultan especialmente adecuados para llevar a cabo todas las operaciones logísticas relacionadas con la botadura o recuperación de estos grandes artefactos. 

Calado y zona de pruebas

Al responsable de Wedge Global no se le escapan los 21 metros de calado que tiene el muelle Reina Sofía en el punto desde el que tuvo lugar la botadura del dispositivo en 2014, cuando arrancó su prueba in situ. El dispositivo, compuesto por una boya formada por dos cuerpos, tiene una longitud de 30 metros y un diámetro de siete.  

El artefacto llegó al agua en enero de ese año y a continuación fue remolcado hasta el banco de pruebas de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) que en los últimos años ha acogido varios proyectos punteros en renovables, entre los que también se incluye el primer aerogenerador marino instalado en España. El W1 permaneció varios años allí hasta que fue trasladado finalmente hasta la punta sur del muelle Nelson Mandela, según detalla García. 

Las instalaciones en tierra que Wedge Global utilizará durante los próximos ocho años permitirán a la compañía contar con un espacio de ensayos prácticamente a pie de muelle desde el que validar el funcionamiento de cada componente. De momento, la compañía avanza en la transformación de la nave con trabajos de pintura, electricidad y adaptación del suelo usando resinas especiales. De cumplirse sus previsiones, el laboratorio comenzará a funcionar en verano.

Compartir el artículo

stats