Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España prohíbe a medias el acceso de barcos rusos a sus puertos

Los pesqueros y los petroleros quedan fuera del veto, que arranca el domingo con una amplia lista de excepciones establecida por la Unión Europea

Dos pesqueros rusos, atracados en el Puerto de Las Palmas. JUAN CASTRO

Los barcos registrados bajo pabellón ruso no podrán acceder a los puertos españoles a partir del próximo domingo, aunque los pesqueros y aquellos dedicados al transporte de combustibles o cereales podrán continuar operando, según han notificado Puertos del Estado y la Dirección General de la Marina Mercante a los agentes consignatarios. El Estado asume de esta manera el paquete de medidas restrictivas aprobadas por la Unión Europea (UE) el pasado 8 de abril, que decretó la prohibición de acceso de esta flota después del día 16 con una larga lista de excepciones vinculadas con el transporte de materias primas.

La decisión de los Veintisiete de la que emanan las instrucciones españolas atañe a todos los barcos que ondean la bandera rusa y también a aquellos cuyos armadores se hayan apresurado para modificarla en fechas recientes. La prohibición afectará, por tanto, a todos los que hayan cambiado su pabellón o registro al de cualquier otro estado después del 24 de febrero, fecha en la que comenzó la invasión de Ucrania por el ejército ruso. 

El reglamento acordado por el Consejo solo afecta a aquellas embarcaciones comprendidas en el ámbito de aplicación de los convenios internacionales. Para España, esto supone la exclusión de las embarcaciones de pesca, que cuentan con su propia regulación al margen de acuerdos como como Solas (para la seguridad de la vida humana en el mar) o Marpol (para prevenir la contaminación por los buques).

Flota pesquera en Canarias

Esta interpretación de la norma permite a la flota pesquera rusa continuar operando en el Puerto de Las Palmas, donde tiene su principal base en el Atlántico a través de banderas propias o de conveniencia. La presencia de estos barcos –medio centenar de escalas cada año, aproximadamente– supone un volumen anual cercano a los 100 millones de euros en La Luz, donde recalan para recibir todo tipo de pertrechos, desde cajas de cartón hasta equipos de radiocomunicaciones, además de ser sometidos a trabajos navales. 

La decisión tampoco afecta a los barcos que ya se encuentren en algún puerto en estos momentos, aunque en este caso España ha pedido confirmación por escrito a la Comisión, ni a los que necesiten asistencia en busca de refugio o por emergencias vinculadas a la seguridad marítima. Asimismo, las embarcaciones de recreo –también las de menos de 15 metros usadas con fines deportivos o recreativos con o sin fines comerciales– podrán continuar atracando en instalaciones náuticas españolas.

La Unión Europea también incluye una larga lista de excepciones para garantizar la llegada de materias primas básicas procedentes de Rusia siempre que se obtenga una autorización para el atraque. Entre ellas se encuentran los buques que transporten gas natural, petróleo o refinados, minerales como el cobre, el paladio o el hierro y una amplia gama de productos químicos y siderúrgicos, además de productos farmacéuticos, médicos, agrícolas y alimentarios, incluido el trigo.

Compartir el artículo

stats